jueves, 22 de marzo de 2012

Reseña 22 de la lectura conjunta


La fórmula preferida del profesor (lectura conjunta)

Nunca había participado en una lectura conjunta hasta que Isi organizó esta. Me decidí porque se trataba de un libro que llevaba un tiempo en mi plan infinito y porque además se sorteaba La residencia de estudiantes, del que me había hablado mi librera. Lo que me hizo dudar  y bastante es que cada participante debe hacer su propia reseña  y no sé como hacerla.  Comprendí perfectamente como se sentían los chavales del taller cuando me decían que no sabían que comentar.

_¿Por qué no empiezas por el exterior? Al fin y al cabo, los libros también nos entran por los ojos. 
Me gusta la portada; la imagen cuadra con el contenido del libro (nada que ver con esta) y el color azul claro refleja la serenidad que impregna el libro. Además, puedes tenerlo en las manos con comodidad mientras lees. Funambulista, es otra de esas editoriales cuyo nombre es sinónimo de calidad.

_ En toda reseña debe haber un resumen del argumento ¿ de que trata?
Es la historia de un antiguo profesor de matemáticas que debido a un accidente, solo es capaz de recordar lo sucedido en los últimos 80 minutos y como a través del lenguaje matemático urde una relación de afecto y amistad con la asistenta que le atiende y su hijo de diez años; se convierten en números amigos. La viuda, es la incógnita que hay que despejar en esa ecuación

_  También debes dar tu opinión sobre la lectura ¿qué te pareció?
  Me encantó, me sucedió lo mismo que con Una temporada para silbar; me puse a leer y no era capaz de dejarlo. Eso sí, al contrario que el de Doig -un libro luminoso-este me dejó un poso de melancolía.

 ¿Por que no mencionas las sensaciones que te produjo la lectura?
 RESPETO –de la asistenta hacia el profesor, de él hacia ella y también hacia Roof, de este último hacia el profesor. CARIÑO, el que claramente existe entre ellos tres; cariño que el profesor percibe y se mantiene a pesar de sus problemas de memoria. . PROFESIONALIDAD, la que demuestra la asistenta a través de los comentarios sobre su trabajo. El motivo por el que decide dedicarse al servicio doméstico me recordó a un personaje de una novela de Agatha Cristhie). MELANCOLÍA, que no puedes evitar sentir porque además de bella es una historia triste. SERENIDAD, la que desprende todo el libro y (la literatura japonesa en general) y la que le gustaba al profesor
No era alegría ni libertad, sino calma lo que sentía al conseguir la solución correcta. Era la calma propia del que tiene la certeza que cada cosa está en su lugar, sin tener que añadir ni quitar una sola coma, y que las cosas van a quedarse así eternamente, como siempre había sido. Al profesor le encantaba aquello.
Por tanto, estar tranquilo era el máximo elogio. (…)
-Estás haciéndolo muy bien (me doy ánimos lo mismo que hace el profesor con Roof o su madre cuando les ayuda a resolver un problema) Supongo que no estaría de más que mencionaras algo que te haya llamado especialmente la atención
La ausencia de nombres. MI HIJO Y YO LE LLAMÁBAMOS PROFESOR. Y el profesor llamaba a mi hijo “Root”, porque su coronilla era tan plana como el signo de la raíz cuadrada., De la  asistenta, que es también la narradora, no sabemos su nombre. En realidad, al profesor tan solo le importa, -¿Qué número de pie calzas? En cuanto a la viuda, llamémosla X
Lo mismo sucede con los lugares. De la ciudad en que viven, conocemos unicamente  que está en el litoral, frente al Mar interior de Seto (en el sur de Japón). La residencia se situaba en un lugar a cuarenta minutos en autobús desde el centro de la ciudad en dirección hacia la costa (…) Tiene lógica porque el único lenguaje que el profesor entiende realmente es el de los números. 
 

No hay comentarios: