jueves, 8 de marzo de 2012

9º reseña en librosquevoyleyendo.com

En las primeras semanas de este año, en un viaje en tren, tuve la oportunidad de leer “La residencia de estudiantes”, una breve novela de Yako Ogawa que me dejó con ganas de disfrutar de otros títulos de la autora. “La fórmula preferida del profesor” no es una novela de reciente publicación, por lo que a lo largo de los tiempos he tenido la oportunidad de leer una amplia variedad de críticas sobre ella, y todas eran muy positivas.

Una mujer, madre soltera y asistenta de profesión, empieza a trabajar en el cuidado de la casa de un anciano. Desde el primer momento se da cuenta de que se trata de una persona diferente, con una peculiar característica… su memoria sólo tiene una autonomía de 80 minutos. Sin embargo, con el paso de los días, irá conociendo y aprendiendo del profesor, un amante de los números que compartirá con ella y con su hijo los secretos de las matemáticas, despertándoles, sin que se den cuenta, la curiosidad y enseñándoles como no hay matemática difícil si no mala explicación.

Una historia delicada, íntima, en la que uno se siente como si estuviera entrometiéndose en la intimidad de tres personas, como si miraramos a través de una ventana y espiáramos su vida cotidiana, siendo testigos del afecto que nace entre ellas.

Me ha fascinado el estilo en el que está escrita esta novela, con una sencillez y calidez que te envuelven y atrapan desde la primera página. No es necesario que el lector tenga grandes conocimientos matemáticos, sin embargo reconozco, que me encantan y quizá por ello la he disfrutado aún más. Yoko Ogawa consigue transmitir la belleza de las matemáticas, mostrándonos los juegos misteriosos y a la vez maravillosos en los que se enredan los números. Los números hermosos, los números amigos, los números primos… todos ellos protagonistas, sin saberlo, de nuestras vidas.


LEER MÁS

No hay comentarios: