viernes, 23 de marzo de 2018

La verdadera historia del policía Pedro Urraca, cazador de rojos (El País)

Hasta hace diez años, su abuelo paterno no era más que un familiar al que apenas había conocido y del que había heredado un apellido tan infrecuente como sonoro. Pero un domingo, al hojear las páginas de este diario, leyó el nombre de Pedro Urraca en un reportaje que desempolvaba del olvido a un personaje siniestro de la historia reciente de España. El abuelo de Loreto Urraca había sido cazador de rojos en la Francia ocupada, un policía franquista destinado al territorio galo con la misión de perseguir y detener a republicanos españoles exiliados, entre quienes figuró Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Catalunya durante la guerra.
Ficha policial de Pedro Urraca.
Ficha policial de Pedro Urraca.
Descubrir que un pariente cercano perteneció a las alcantarillas de un régimen dictatorial no es un trago fácil de digerir. En una situación similar, hay dos opciones: guardar silencio y pasar página o asumirlo y compartirlo en público. “Si me hubiera llamado López o Martínez, a lo mejor me hubiera sido más fácil pasar inadvertida, incluso no hubiera hecho nada, pero me di cuenta de que sería imposible negar mi vínculo. Decidí afrontarlo, pero a la vez necesitaba desafiliarme de él públicamente”, reconoce a este diario la nieta de Urraca, que acaba de publicar Entre hienas (Editorial Funamubilista), una novela biográfica fruto de casi una década de investigación entre archivos, cartas y diarios.
En lugar de ocultar el pasado en un archivo personal, a Loreto, de 53 años, la movió la necesidad de contar una versión de nuestra historia muy diferente a la que la había escuchado en el aula. “De lo poco que se contaba, se venía a decir que lo poco bueno que había hecho Franco fue haber evitado que España entrara en la Segunda Guerra Mundial. Con la historia de Urraca, empecé a comprender que nuestra implicación había sido más importante de lo que se nos hizo ver”, explica Loreto.

LEER MÁS

jueves, 22 de marzo de 2018

"Luz brillante" en el blog El Peso del Aire

La editorial Funambulista es conocido por haber publicado casi toda la obra de una de las autoras más importantes de la literatura japonesa: Yoko Ogawa. Obras como El museo del silencio, Hotel Iris, Bailando con elefante y gatoLa fórmula preferida del profesor caracterizan el catálogo de Funambulista, por ello celebramos que una autora tan conocida en Japón como Kaori Ekuni se una a la lista. Luz brillante (きらきらひかる) está publicado bajo la colección de LiteraDura, con autoras como la ya mencionada Yoko Ogawa. Ekuni vive en Tokio y es una de las escritoras japonesas en activo más celebradas, ha ganado diversos premios como el Premio Femina, el Premio Kawabata, el Premio Tanizaki o el prestigioso Premio Murasaki Shikibu por Luz brillante.
En esta novela protagonizada por Shoko y Mutsuki se cuestiona un término universal que además solemos ver a menudo en obras japonesas (en mi caso lo he leído en algunas de mis recientes lecturas, como en Ella en la otra orilla, de Mitsuyo Kakuta, o en Lagartija, de Banana Yoshimoto) como es la definición de “normalidad” en una sociedad tan anclada en tradiciones y esquemas sociales y culturales. Los dos personajes principales son pareja, ella es traductora y él es doctor, y aparentemente (y aunque esto suene a tópico, me ha recordado a esas parejas adultas de las novelas de Haruki Murakami) viven una vida normal y sana de pareja. La autora, a través de los relatos de los personajes, va deconstruyendo esta relación y arranca capa a capa el escudo superficial de los personajes para que comencemos a conocer la verdad que se encierra dentro de todo ser humano. ¿Es un matrimonio de conveniencia? ¿Por qué? Al poco de comenzar la novela descubrimos que Mutsuki es homosexual y que, de hecho, tiene un amante llamado Kon. Le llamo amante pero es su pareja real. Por otro lado Shoko sufre de una depresión brutal que la ha lanzado al alcoholismo más destructivo. Por ello entre ambos parece que han establecido este acuerdo para, a ojos de una sociedad demoledora, aparentar la normalidad social que necesitan para sobrevivir. Pero el peso que esto carga sobre cada uno deja huella, cicatrices y es difícil de sobrellevar.

LEER MÁS

Una nueva reseña sobre "Luz brillante" (blog Brújulas y Espirales)

 


   Luz brillante es un libro mítico en Japón. Publicado hace más de un cuarto de siglo, galardonado con importantes premios, llevado al cine y adaptado a series televisivas, convirtió a Kaori Ekuni (Tokio, 1964) en uno de los escritores nipones más conocidos. La historia que jarra Kaori Ekuni se desarrolla en los inicios de los años 90, época en la que también está ambientada la novela, pero los motivos que narra la ficción, un matrimonio de conveniencia entre un gay y una mujer alcohólica y con un cierto desequilibrio emocional, siguen vigentes en el seno de una sociedad tan tradicional como la japonesa, que presiona a los jóvenes, sobre todo para que aseguren la continuidad del linaje familiar, y que aparezcan así ante el anfiteatro social como una pareja normal.

   Los dos principales protagonistas, Mutsuki, médico y gay, y Shoko, inestable y alcohólica, están dispuestos a plegarse a esa presión social renunciando a sus principios, y contraen un matrimonio de conveniencia.

   Mutsuki y Shoko llevan apenas diez días casados. Debido a una cierta inestabilidad emocional, el médico le había recomendado a Shoko contraer matrimonio. Le hace caso y asiste a varias entrevistas matrimoniales con potenciales maridos. Se casará con Mutsuki, un médico gay incapaz de acostarse con una mujer, y al que conoce en una cita concertada. Un beso de vez en cuando era a lo más que llegaba con Shoko.

   A partir de aquí, lo que hace la autora es relatar una osada historia de amor. Digo osada porque toda historia amorosa, en el fondo, es una temeridad. El hecho de que un joven gay y una chica víctima de desequilibrios emocionales acaben desarrollando un fuerte sentimiento mutuo,  es poco creíble, pero, si acontece, no deja de ser un golpe de fortuna.
 
LEER MÁS

miércoles, 14 de marzo de 2018

Devoradora de libros: Luz brillante - Kaori Ekuni

La cubierta del libro reproduce el cuadro «Los que duermen y el que vela por ellos» (1870), del pintor prerrafaelita Simeon Solomon, una imagen que le sirvió de inspiración a Kaori Ekuni (Tokio, 1964) para concebir Luz brillante (1991), su primera novela, con la que obtuvo un gran éxito dentro y fuera de su país, y que permanecía inédita en castellano. La pintura nos da algunas pistas sobre su contenido: tres personajes abrazados, un aire como de ensoñación y misterio. Ekuni revela, además, que dicho artista sufrió el ostracismo de sus colegas como consecuencia de su supuesta homosexualidad. Esto también tiene mucho que ver con el libro, y es que los narradores japoneses parecen especialistas en la exploración de los personajes marginados por la hegemonía. Puede que en la actualidad algunos de estos aspectos resulten un tanto excesivos, pero hay que tener en cuenta los casi treinta años que han transcurrido desde su publicación, en los que se ha avanzado mucho en la normalización del tema.
La historia está protagonizada por un joven matrimonio. En apariencia, conforman una pareja como cualquier otra; sin embargo, en la intimidad salen a la luz sus secretos. Él es un médico homosexual que mantiene una relación clandestina con un chico desde hace años; ella, una mujer alcohólica emocionalmente inestable. Ambos conocen la verdad de su cónyuge y la aceptan sin reproches. Ese es el pacto del matrimonio: no se aman como dos enamorados, pero cuando están juntos pueden actuar tal y como son, pueden dejar de fingir. Aun así, existe cierto desequilibrio que les pasará factura: él tiene a su novio, mientras que ella carece de alguien con quien experimentar el amor. La mujer se interesa por el amante de su esposo, se involucra de forma progresiva en su relación, quiere conocer esa unión, incluso ser partícipe de ella. El marido, por supuesto, se siente incómodo. Quién sabe qué pretende su esposa, o tal vez todo esto no sea más que el desvarío de una persona trastornada.

LEER MÁS

miércoles, 7 de marzo de 2018

Jimena de la Almena: RESEÑA: Memorias de dos jóvenes esposas.

Jimena de la Almena: RESEÑA: Memorias de dos jóvenes esposas.: MEMORIAS DE DOS JÓVENES ESPOSAS Título: Memorias de dos jóvenes esposas. Autor: Honoré Balzac (Tours 1799-París 1850) nació en...

martes, 6 de marzo de 2018

Correspondencia Chejov/Gorki: una amistad muy teatral (culturamas)

Soy un autodidacta, tengo treinta años. No creo que pueda mejorar lo que hago, ni siquiera que pueda mantenerme en el nivel al que he llegado. No es muy alto, pero es suficiente para mí. Por lo demás, soy un personaje poco interesante. Pero usted es diferente. Nos sobrecoge la capacidad de su genio. (M. Gorki).

… El oficio literario es de por sí agotador. Entre fracasos y decepciones, el tiempo pasa deprisa, no percibimos el tiempo presente, y el pasado, el tiempo en el que era tan libre, me resulta ya ajeno, como de otro. (A. Chejov).
Al irlandés Brian Friel (1929-2015) esta correspondencia entre dos colosos en el arte narrativo y teatral, le vendría de maravilla para crear una obra que desarrollara ese encuentro sobre un escenario. Friel se ocupó mucho de reelaborar cuentos y piezas teatrales de Chéjov, mas al descubrir estos diálogos con un oponente ideológico tan fuerte, al tiempo que disfrutaría con la revelación de hombres cargados de transparentes contradicciones, descubriría dos personajes de una vitalidad desbordante, ideales para protagonizar una función que recorrería mundo.
Hoy en día sólo Chejov está siendo representado constantemente por las más diversas Compañías, en versiones generalmente muy libres, según talentos o meros caprichos de los directores que se empeñan en destacar su opinión y su estética, antes que la del genial dramaturgo, pero en Rusia se le sigue admirando con suficiente talento para representarle haciendo honor a su innovadora forma de representar, irónica y poética, sin necesidad de salir en busca de versiones supuestamente rompedoras. Aunque también las aceptan, respetuosos con formas nuevas de consolidada riqueza artística, como sucedió cuando coprodujeron la extraordinaria visión de Finzi Pasca y su teatro circo en Donka, una carta a Chejov, mientras que productores nativos montan completas sus obras, como por ejemplo Las tres hermanas de tres horas de duración respetando la época original, algo de extraordinario interés que tuvimos ocasión de ver en Madrid en el Valle Inclán, gracias al Centro Dramático Nacional de 2012 [producción y reparto rusos con dirección del británico Declan Donnellan).

LEER MÁS