lunes, 29 de diciembre de 2014

"La noche sexual", de Pascal Quignard, en Sonograma Magazine

 La-noche-sexual-sonogramaDespués de una magnífica traducción de La noche sexual, de Pascal Quignard, Paz Gómez Moreno reflexiona, en una original nota de la traductora, al final del libro, sobre la experiencia de traducir, a partir de la nocturnidad sexual, esta fascinante obra de Quignard publicada en castellano por la Editorial Funambulista.
“Frente a la estabilidad formal del original, la traducción contiene en sí la posibilidad de lo plural”. Gómez Moreno, desde su mirada, desde su silencio, crea el infinito de la realidad. Un infinito al que se llega a través de una lectura exhaustiva, minuciosa, precisa, rigurosa, analítica, comprensiva, desinteresada, sin reposo, atenta, relectora, preocupada hasta el extremo por la letra (…).
¿Qué más puede desear el lector?
Pascal Quignard (1948), escritor y músico, galardonado con el premio Gouncourt, busca con una cierta violencia verbal y con una singularidad inaudita la escena primitiva y originaria del ser humano: “La escena que existió y que nunca será visible conforma el secreto”. Acompañan sus textos, 27 capítulos de profundidad psicoanalítica – la noche, la melancolía, la negrura, la cavidad, la muerte, los infiernos- más de doscientas reproducciones de dibujos o pinturas relacionadas con la angustia y el placer nocturno. Es un compendio de arte, literatura y filosofía.

LEER MÁS

Artículo aparecido en el Diario Información sobre "La vida que nos mata", la extraordinaria novela de Xabier López

xab

Sobrevivir a uno mismo


Recuerdo haber descubierto a Álvaro Cunqueiro en mis lecturas de adolescente. La brillantez de “Merlín y Familia”, “Las crónicas del sochantre” o “El año del cometa con la batalla de los cuatro reyes” me fascinaron y me abrieron la puerta a una narrativa en muchos casos hermética para mí: la gallega. Por encima de géneros, la forma de contar que hay en esa esquina de España tiene una esencia propia, distinta a lo que habitualmente puede leerse. Si hay un realismo mágico español, nació con Cunqueiro, y es realmente una magia prosaica, unida a la tierra de donde surge. Desde entonces, trato de inocular el “veneno” de Cunqueiro a todos los que me piden referencias de lectura, y no me explico cómo no es un autor principal y reivindicado en las letras españolas.
Por eso me sorprendieron las primeras páginas de “La vida que nos mata”, del también gallego Xabier López López. Estamos acostumbrados a que, en el auge que en la última década ha tenido la novela negra, los detectives e investigadores sean tipos más o menos brillantes y más o menos amargados por la existencia, con modelos y roles con los que es fácil identificarse. En el caso de “La vida que nos mata”, su protagonista, Sebastián Faraldo, es un periodista en un diario de provincias, obeso, algo sibarita, descreído, sufridor de mal de amores, con un férreo sentido del honor y un tanto anticuado en los tiempos de cambio de la II República Española. Se me prefiguraba un remedo de Álvaro Cunqueiro, y sólo por eso hizo que la lectura me atrapara desde el primer instante. Casi se puede trazar una leve analogía con Pepe Carvalho.
La-vida_coverFaraldo trabaja en un pequeño periódico, El Matutino, envuelto en la crisis de la prensa que ya se vivía en aquella época. Cronista de sucesos, el director de su periódico le encarga sorpresivamente que realice la crónica de un matrimonio de la alta sociedad en el Gran Hotel-Balneario de Mondáriz, con la esperanza de que la crónica de sociedad aumente las ventas del periódico. Con resignación, pero también con la promesa de darse los placeres de la buena mesa y las aguas termales, Sebastián Faraldo acepta el encargo y, sin abandonar la melancolía por la soledad y el tiempo que pasa, se encamina al lugar. El espacio y la trama es la versión española de imágenes que hemos visto retratadas cientos de veces en novelas y películas anglosajonas, pero en la que los novelistas españoles se han adentrado en pocas ocasiones. El retrato de la sociedad de la época, de un mundo aristócrata y pequeñoburgués que está agonizando ante el auge de la industrialización y el proletariado, resulta magnífico y atrapante. Como no se trata de una novela histórica o de recreación, sino de una novela negra, se produce un crimen que, como mandan los cánones, es el crimen perfecto.
Esto lanzará a Faraldo a investigar en la parte literaria más bohemia de Madrid, que ya en aquella época se echaba de menos a sí misma, y a desentrañar un misterio que tiende sus brazos sobre la clase industrial del País Vasco de los años 30, el agro gallego y los movimientos anarquistas. Como no hay nunca un Quijote sin su Sancho, el contrapunto al periodista lo da un mendigo que es su informador, y que nos regala algunas de las mejores reflexiones del libro. Pese a que “La vida que nos mata” recibió el Premio de la Crítica española a narrativa en gallego, han pasado once años hasta que hemos podido verla traducida al castellano, y ha sido, como ocurre últimamente con las novelas que de verdad merecen la pena, en una pequeña editorial, Funambulista.

"La vida que nos mata", de Xabier López, en el Diario del Alto Aragón


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Artículo, fotos y vídeos de José Belló Aliaga, en Diario de tu Ciudad, sobre el aniversario de Editorial Funambulista

Una década en el alambre

Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo; Max Lacruz  y Luis Morales
Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo; Max Lacruz y Luis Morales

Editorial Funambulista cumple 10 años


Hace ahora 10 años, a finales de 2004, llegó a las librerías Lolita, de Heinz von Lichberg, el primer título de un sello nuevo, Funambulista, nacido con la vocación de publicar "literatura pura y dura".
Max Lacruz
Max Lacruz

Para celebrar este 10º aniversario, Funambulista se regala un libro que también está de aniversario: “Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares, de Fernando Pessoa”. Como recuerda Max Lacruz, director de la editorial, "ahora hace 30 años que lo publicó mi padre, Mario Lacruz, en Seix Barral, por primera vez en español, en la traducción de Ángel Crespo".

Con tal motivo se ha celebrado un desayuno de celebración de los primeros diez años de vida de la editorial- al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra...) - y presentación del citado libro de Pessoa, en La Central, situada en la madrileña calle Postigo de San Martín 8, en el que han intervenido además de Lacruz y Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva edición, Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo, traductor de aquella primera edición al castellano.

Editorial Funambulista
La voluntad de la editorial Funambulista era, como recuerda su director, Max Lacruz, "dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar" y "publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".

Desde entonces, Funambulista ha lanzado 180 obras intentando ser fiel a su filosofía. Ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgenstern, Mario Lacruz, Nicos Cavadías o Stefan Heym, y apostado por autores extranjeros como Yoko Ogawa (cuyo libro La fórmula preferida del profesor es el más vendido de la editorial) o Pascal Quignard hoy muy representativos de su catálogo, tanto como lo son los españoles Tomás García Yebra o Félix Teira.
"Lo que me anima a seguir editando es ver la sonrisa de ciertos autores", ha declarado Max Lacruz.

Max Lacruz
El editor de Funambulista, Max Lacruz, opina que el libro de Pessoa presentado es “un libro perfecto, pues, para celebrar estos 10 años de trayectoria. 10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo. En estos tiempos difíciles, el no haber desaparecido ya es un mérito".

Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, "si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas".

Entre España y Luxemburgo
Es Lacruz un editor que vive a caballo entre España y Luxemburgo, una “cercana lejanía” que le aporta una perspectiva peculiar. "Desde allí veo mucha diversidad, lo cual me congratula mucho. Creo que en España se publica mucho y muy bien, cuando voy a una librería española lo que tengo son ganas de dejarlo, pienso que hay tanta gente que lo hace igual o mejor que yo y me digo: “para qué seguir”. Y sin embargo, cuando me vuelvo a ir, sigo haciendo mi trabajo..."

LEER MÁS

lunes, 15 de diciembre de 2014

El Libro del Desasosiego, de Fernando Pessoa, vuelve más vivo que nunca

La obra cumbre de Fernando Pessoa es el autoregalo de aniversario de la Editorial Funambulista

"Tal vez no sea el libro del siglo XX sino el del XXI o incluso el del XXII", dice Luis Morales, su reconstructor

Portada de 'El libro del desasosiego'. / Ed. Funambulista 

En estos tiempos de tanto libro de autoayuda, de crecimiento personal, de pensamiento positivo y de buenrrollismo fundamentalista, el Libro del desasosiego le asesta al lector bien intencionado que se atreva a asomarse a sus interioridades un certero puñetazo en la boca del estómago. Y lo hace desde el primer fragmento... "el corazón, si pudiera pensar, se pararía", y también: "considero la vida como una posada donde tengo que esperar hasta que llegue la diligencia del abismo. Para todos nosotros caerá la noche y llegará la diligencia"...
Fernando Pessoa (1888-1935) es un escritor convencido de su perdurabilidad, de que será hallado y redescubierto dentro de cien, doscientos o tal vez mil años. Un autor que solo alcanzó a publicar una sola obra en vida, pero que ahora surge en obras inéditas a lo largo y ancho del planeta. ¿Cómo es ello posible?
El portugués Pessoa es un investigador incansable del alma humana. En su búsqueda de la introspección de esa alma aprovecha todas las herramientas: filosofía, esoterismo, neurociencia y, por encima de todo, una gran literatura. Inventa hasta 72 heterónimos, de los que se vale para describir la vida, destripar sensaciones y sentimientos, desdoblando personalidades.
Allá donde se encuentre utiliza cuadernos, libretas, cuartillas sueltas y hasta las servilletas de los cafés para plasmar los hallazgos de su introspección. Pero, no los ordena. Los echa en un inmenso baúl de recuerdos, en el que unos pocos primero, otros muchos después, descubrirán la inmensidad de un pensador-escritor único.
El primer extranjero que se tropieza con la gigantesca obra de Pessoa es el poeta Ángel Crespo, que sacrificará su propia y prometedora carrera literaria personal tras acatar la superioridad de su maestro. Crespo realiza su propia organización de fragmentos y traduce la primera edición en castellano del Libro del desasosiego, casi medio siglo después de la muerte del escritor portugués. Convence a Mario Lacruz, director de Seix Barral, de la monumentalidad de Pessoa. Fue el punto de partida de un éxito mundial traducido a más de 50 lenguas.
Ahora, 30 años más tarde, Max Lacruz, hijo de Mario, conmemora la efemérides, a la vez que los primeros diez años de su Editorial Funambulista, con una antología personal y traducción realizadas por Luis Morales. Es, pues, en realidad otra obra distinta, una más de las que cada lector puede configurar del Libro del desasosiego.


LEER MÁS EN ZOOMNEWS

La Editorial Funambulista cumple 10 años y lo celebra con Fernando Pessoa

Libro del desasosiegoEditorial Funambulista celebra sus primeros diez años de vida con una edición muy especial del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa. En un encuentro al que asistieron algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra…), el director del sello, Max Lacruz, presentó el libro del inolvidable escritor portugués.
Este año se cumple el treinta aniversario de la publicación en España (en Seix Barral –dirigida en aquel entonces por Mario Lacruz–, con organización y traducción de Ángel Crespo) de la primera edición en castellano, que fue la primera traducción a cualquier lengua, del Libro del desasosiego. A partir de esa edición el éxito de la obra fue mundial en innumerables lenguas. Editorial Funambulista, que cumple en este mismo 2014 diez años de andadura, homenajea la efeméride con esta antología personal y traducción de Luis Morales, destinada al lector no iniciado o con prisa, y configurada en un orden original y audaz, casi transgresor, que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa. Prepárense para celebrar el Día Mundial del Desasosiego y salir fortalecidos de la experiencia.
Como recuerda Lacruz en el acto de presentación, coincide el cumpleaños de la editorial con el de la primera edición de la obra del escritor portugués, que hace ahora 30 años, en 1984, fue introducida en España mediante una edición a cargo de Mario Lacruz, padre de Max, que tradujo Ángel Crespo, cuya viuda, Pilar Gómez Bedate, estaba también entre los celebrantes. “Pessoa no era entonces un ‘valor seguro’, pero Ángel sí estaba seguro. Pessoa ya era un valor consolidado en el grupo que Ángel frecuentaba, para los escritores portugueses de entonces, era el indiscutible maestro, y a él le entusiasmaba la idea de difundirlo en España. Tuvo una repercusión enorme”, nos ha dicho.
Subraya Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva propuesta, que ésta es “una antología de fragmentos, no es la totalidad del libro. El criterio de selección ha sido muy personal, avalado por el criterio del editor, a partir de los subrayados que yo tengo en las ediciones que manejo, partiendo de esa consideración de Libro del desasosiego como un diario íntimo de Pessoa, porque creo que nunca ha sido tan él mismo como con el heterónimo de Bernardo Soares. De ahí que el filtro haya sido quedarnos con los textos que tocan directamente al interior de su alma”. Morales entiende su trabajo como una invitación, una manera de atraer “a ese lector más generalista que había oído hablar del Libro del desasosiego, que sabía que tiene cierto volumen, y no se ha atrevido con él”. Admite que esta sobredosis de Pessoa entraña riesgos, y lamenta que al institucionalizarse y convertirse en un producto cultural se registre “un cierto manoseo de su figura. Creo que muy pocas de las personas que se hacen fotos con su estatua en el Chiado saben lo oscuro y lo trágico de muchos de sus versos, de su producción”. Lo cual ‘molesta’, pero no impide: en su opinión, es el gran poeta del siglo XX.
funambulistaUn libro perfecto, pues, para celebrar estos diez años de trayectoria. “10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo.” En estos tiempos difíciles, “el no haber desaparecido ya es un mérito”. Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, “si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas”. Es Lacruz un editor que vive a caballo entre España y Luxemburgo, una ‘cercana lejanía’ que le aporta una perspectiva peculiar. “Desde allí veo mucha diversidad, lo cual me congratula mucho. Creo que en España se publica mucho y muy bien, cuando voy a una librería española lo que tengo son ganas de dejarlo, pienso que hay tanta gente que lo hace igual o mejor que yo y me digo: ‘para qué seguir’. Y sin embargo, cuando me vuelvo a ir, sigo haciendo mi trabajo…”

LEER MÁS EN CULTURAMAS

viernes, 12 de diciembre de 2014

Max Lacruz y Pilar Gómez Bedate, 10º ANIVERSARIO FUNAMBULISTA y presentación del Libro del desasosiego


La editorial Funambulista celebra sus primeros diez años de "pura literatura"

Diez años de "literatura, pura y dura", hecha con vocación y desafiando a los vaivenes del mercado, al libro digital y a la piratería. Así define el editor Max Lacruz su labor al frente de Funambulista, el sello que celebra ahora sus primeros diez años de vida.
Una celebración que viene marcada por la fecha de publicación de "Lolita", de Heinz von Lichberg, a finales de 2004. Entonces la editorial vio la luz para "dar a conocer voces nuevas y otras voces no nuevas, pero que conviene que no se dejen de escuchar".
Y también con el objetivo de publicar al menos un 25 por ciento de primeras obras de autores o de desconocidos, que es donde el editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido su oficio, el de descubrir nuevos talentos", dice a Efe Lacruz.
Desde 2004, Funambulista ha lanzado 180 títulos intentando ser fiel a su filosofía y ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgentern, Mario Lacruz, Nicos Cavadis o Stefan Heym y apostado por escritores como Yoko Ogawa, cuyo libro, "La fórmula preferida del profesor", es el más vendido de la editorial.

En Intereconomía 

En El Confidencial

*** 

Pilar Gómez Bedate, Max Lacruz y Luis Morales

Editorial Funambulista cumple 10 años y se regala un Pessoa

"Lo que me anima a seguir editando es ver la sonrisa de ciertos autores", señaló el director editorial Max Lacruz


Editorial Funambulista ha celebrado esta mañana sus primeros 10 años de vida con un encuentro al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra...) y en el que el director del sello, Max Lacruz, ha presentado una edición muy especial del "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa.

***

Editorial Funambulista ha celebrado esta mañana sus primeros 10 años de vida con un encuentro al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra…) y en el que el director del sello, Max Lacruz, ha presentado una edición muy especial del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa.
Especial por varios motivos. El primero porque, como recuerda Lacruz, coincide con otro cumpleaños, el de la primera edición de la obra del escritor portugués, que hace ahora 30 años, en 1984, fue introducida en España mediante una edición a cargo de Mario Lacruz, padre de Max, que tradujo Ángel Crespo, cuya viuda, Pilar Gómez Bedate, estaba también entre los celebrantes.
“Pessoa no era entonces un ‘valor seguro’, pero Ángel sí estaba seguro. Pessoa ya era un valor consolidado en el grupo que Ángel frecuentaba, para los escritores portugueses de entonces Pessoa era el maestro indiscutible, y a él le entusiasmaba la idea de difundirlo en España. Y tuvo una repercusión enorme”, nos ha dicho.
El segundo porque, como subraya Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva propuesta, ésta es “una antología de fragmentos, no es la totalidad del libro. El criterio de selección ha sido muy personal, avalado por el criterio del editor, a partir de los subrayados que yo tengo en las ediciones que manejo, partiendo de esa consideración de Libro del desasosiego como un diario íntimo de Pessoa, porque creo que nunca ha sido tan él mismo como con el heterónimo de Bernardo Soares. De ahí que el filtro haya sido quedarnos con los textos que tocan directamente al interior de su alma”.
Un libro perfecto, pues, para celebrar estos 10 años de trayectoria. “10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo.” En estos tiempos difíciles, “el no haber desaparecido ya es un mérito”.Morales entiende su trabajo como una invitación, una manera de atraer “a ese lector más generalista que había oído hablar del Libro del desasosiego, que sabía que tiene cierto volumen, y no se ha atrevido con él”. Admite que esta sobredosis de Pessoa entraña riesgos, y lamenta que al institucionalizarse y convertirse en un producto cultural se registre “un cierto manoseo de su figura. Creo que muy pocas de las personas que se hacen fotos con su estatua en el Chiado saben lo oscuro y lo trágico de muchos de sus versos, de su producción”. Lo cual ‘molesta’, pero no impide: en su opinión, es el gran poeta del siglo XX.
Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, “si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas”.

En Topcultural

***
La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 

La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
Sucede que hace treinta años se publicó, por primera vez en castellano, una versión de Ángel Crespo del Libro del desasosiego, que salió editada por Seix Barral y al cuidado de Mario LaCruz (padre del director editorial de Funambulista). Fue la primera traducción a cualquier lengua del libro y la que inauguró, por decirlo así, la carrera internacional de esta obra de Pessoa.
Para celebrar ambas efemérides, la editorial Funambulista ha organizado una fiesta/presentación para el próximo jueves 11 de diciembre. Será en Madrid, a las 11 de la mañana, en la librería La Central (Calle Postigo de San Martín, 8) y allí estarán Max Lacruz, Luis Morales y Pilar Gómez Bedate, viuda del poeta Ángel Crespo y primer traductor de Pessoa.
A continuación y, en primicia, les ofrecemos una entrevista de Sara Gutiérrez y Eva Orúe a Max La Cruz, director editorial de Funambulista, donde hace balance de estos diez años y habla de sus perspectivas para el futuro.

max lacruz
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 En Hermanocerdo
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko - See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
Sucede que hace treinta años se publicó, por primera vez en castellano, una versión de Ángel Crespo del Libro del desasosiego, que salió editada por Seix Barral y al cuidado de Mario LaCruz (padre del director editorial de Funambulista). Fue la primera traducción a cualquier lengua del libro y la que inauguró, por decirlo así, la carrera internacional de esta obra de Pessoa.
Para celebrar ambas efemérides, la editorial Funambulista ha organizado una fiesta/presentación para el próximo jueves 11 de diciembre. Será en Madrid, a las 11 de la mañana, en la librería La Central (Calle Postigo de San Martín, 8) y allí estarán Max Lacruz, Luis Morales y Pilar Gómez Bedate, viuda del poeta Ángel Crespo y primer traductor de Pessoa.
A continuación y, en primicia, les ofrecemos una entrevista de Sara Gutiérrez y Eva Orúe a Max La Cruz, director editorial de Funambulista, donde hace balance de estos diez años y habla de sus perspectivas para el futuro.

max lacruz
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 

jueves, 4 de diciembre de 2014

Editorial Funambulista celebra sus primeros 10 años (Todo Literatura)

Editorial Funambulista celebra sus primeros 10 añosHace ahora 10 años, a finales de 2004, llegó a las librerías "Lolita", de Heinz von Lichberg, el primer título de un sello nuevo, Funambulista, nacido con la vocación de publicar "literatura pura y dura".
Su voluntad era, como recuerda el director de la editorial, Max Lacruz, "dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar" y "publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".

Desde entonces, Funambulista ha lanzado 180 títulos intentando ser fiel a su filosofía. Ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgenstern, Mario Lacruz, Nicos Cavadías o Stefan Heym, y apostado por escritores extranjeros como Yoko Ogawa (cuyo libro La fórmula preferida del profesor es el más vendido de la editorial) o Pascal Quignard, hoy muy representativos de su catálogo, tanto como lo son los españoles Tomás García Yebra o Félix Teira.

Para celebrar este 10º aniversario, Funambulista se regala un libro que está a su vez de aniversario: Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares, de Fernando Pessoa.

 

viernes, 28 de noviembre de 2014

Pequeña referencia en Babelia a la original versión de Funambulista del "Libro del desasosiego"

[...] Y de ese baúl siguen saliendo inéditos. Se acaban de publicar en Portugal las obras completas de su heterónimo Álvaro de Campos, uniendo poesía y prosa en un solo volumen. En España en los últimos meses Acantilado ha publicado Quaresma, descifrador, una recopilación de sus novelas policiacas, Funambulista ha preparado una breve antología del propio Libro del desasosiego [...]

Leer todo el artículo

Presentación de "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa


Con ocasión del 10º aniversario de Editorial Funambulista
tenemos el placer de invitarle,
el jueves 11 de diciembre, a las 11 h,
a la presentación-desayuno de

Libro del desasosiego


Un día en la (no) vida de Bernardo Soares

de Fernando Pessoa


A cargo de:



Max Lacruz, director de Editorial Funambulista

Pilar Gómez Bedate,
escritora, profesora, traductora y viuda de Ángel Crespo, traductor de la primera edición al castellano del Libro del desasosiego, de la que se cumplen 30 años

Luis Morales,
antólogo y traductor de esta nueva edición

 Librería La Central
Calle Postigo de San Martín 8, 28013 Madrid

Se ruega confirmación.

Servicio de prensa: Ingenio de Comunicación

info@ingeniodecomunicacion.com
Sara Gutiérrez
680997385 · Eva Orúe 629280954


viernes, 21 de noviembre de 2014

Entrevista capotiana a Xabier López López, autor de "La vida que nos mata", en el blog Alma en las palabras

En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la «entrevista capotiana» con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Xabier López López.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
Pues una de esas novelas río con meandros y ramificaciones y  momentos para todo y para todos (aquí hablo, fundamentalmente de “todos” los que quiero).
¿Prefiere los animales a la gente?
Ya decía Sartre (creo recordar que en “Las palabras”) que, cuando amamos de más a los animales, lo hacemos en contra de los hombres. No, bajo ningún concepto puedo preferir los animales a la gente, a las personas. Aunque algunas veces…
¿Es usted cruel?
Creo que nadie contestaría afirmativamente una pregunta así. Otra cosa es echar la vista atrás, y darse cuenta –con cierto horror– que algunas veces lo hemos sido (y mucho) y con quien menos se lo merecía.
¿Tiene muchos amigos?
Aquí hay una contradictio in terminis, ¿no? Los amigos, por definición, se cuentan con los dedos de una mano.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Lealtad, lealtad, y mucho sentido del humor.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
Un amigo nunca decepciona; otra cosa es que hablemos de todos esos sujetos a los que alguna vez hemos llamado amigos y que a la hora de la verdad…
¿Es usted una persona sincera? 
Pues todo lo sincera que puede ser una persona que, para mostrarse como es, debe acudir de vez en cuando a esa sofisticada (y maravillosa) forma de mentira que es la ficción literaria.
¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?
Leyendo. ¿Qué típico, no?
¿Qué le da más miedo?
Supongo que es un lugar común, pero me aterra la idea de perder a la gente querida.
¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?
Pues tal vez el poco respeto intelectual que se tienen (y nos tienen) ciertos políticos. Estamos llegando a extremos auténticamente inconcebibles.
Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?
Pues no sé, la verdad. ¿Ser uno de esos grises burócratas que sueña con mandarlo todo a paseo para dedicarse a escribir?
¿Practica algún tipo de ejercicio físico?
Jugué al baloncesto durante muchos años y aún intento, cuando encuentro con quién, “echar” de vez en cuando unas canastas. El sucedáneo: bicicleta estática.
¿Sabe cocinar?
Siempre he estado rodeado por gente que sabe hacerlo, de ahí que, en un estúpido ejercicio de utilitarismo, y paradojas al margen, me haya dedicado a aprender cosas bastante menos útiles. Podríamos decir que intento escoger el vino (o la cerveza) y no quedar demasiado mal.
Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?
¡Uff! Sobran personajes “inolvidables”. Y no sé por qué, los que se me vienen ahora a la cabeza merecerían que nos olvidásemos de ellos por siempre y “desde ya”.

LEER MÁS

El "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa, en el Diari de Tarragona


jueves, 20 de noviembre de 2014

Un cuento de enfermera, de Louisa May Alcott, en Un Lector Indiscreto





Seguro que la gran mayoría de los lectores en seguida asocian el nombre de la escritora estadounidense Louise May Alcott a la archiconocida novela Mujercitas, de gran fama mundial, y que daría lugar a que la autora siguiera publicando otros títulos que tenían como protagonistas a la familia March. Pero hoy toca hablar de otra obra de la misma autora que, en principio, publicó bajo el seudónimo de A. M. Barnard: Un cuento de enfermera, recuperada por la Editorial Funambulista para su colección de Grandes Clásicos, y presentada al público lector con una muy buena calidad de edición. Aunque considero que esta es una obra menor y que no está a la altura de muchos de los grandes clásicos del siglo XIX, cumple con el requisito de entretener al lector.
Kate Snow es contratada como enfermera en la lujosa mansión de los Carruth para cuidar a su hija Elinor, aquejada de una extraña enfermedad mental, de la que nadie de su familia se libra pues es como un estigma que les marca desde hace varias generaciones. De ahí el rechazo de la joven hacia su madre por no haber evitado el tener descendencia. Pese a ello, permitirán que se celebre el enlace matrimonial de su hermana Amy. Kate pronto se da cuenta de que es cierto lo que le cuenta su pupila y ve cómo la señora Carruth actúa de forma alegre y tranquila ante las visitas pero en la intimidad su rostro refleja melancolía, al igual que observa algunas reacciones extrañas en el comportamiento de Augustine y Harry, hermanos de la paciente.

Pero también le sorprende e inquieta el poder que sobre la familia Carruth ejerce el sr. Steele pues los tiene dominados de tal forma que se amedrentan ante él. Kate decide actuar de forma cuasi policíaca para esclarecer este misterio.

Es de agradecer, sin duda, el trabajo realizado por Jorge Rus, no solo en cuanto a la traducción se refiere, sino también por las aclaraciones que nos ofrece en las notas a pie de página. Y digo esto porque el lector puede comprobar cómo la autora juega hábilmente con el apellido de dos de los personajes, Snow y Steele, que serán claves para la resolución de esta historia intrigante.

Un cuento de enfermera tiene connotaciones autobiográficas, pues la autora, al igual que el personaje principal de la misma, trabajó como enfermera voluntaria durante la Guerra de Secesión Estadounidense en el Hospital de la Unión, en Georgetown, en Washington D. C. El lector lo podrá deducir desde las primeras páginas a través de las conversaciones que Kate Snow mantiene con la señora Carruth sobre su amor por la profesión, pues le dice que la prefiere a la de institutriz o ama de compañía, y sabe cómo hay tratar a Elinor, sobre todo en los momentos más críticos. En esta novela no es tan marcado el carácter moralizante de sus obras más conocidas pero sí que podemos comprobar cómo la figura de Kate Snow refleja su compromiso feminista y abolicionista. 

"La canción del siciliano", de Cristina Amanda Tur, en el blog Mis críticas sobre libros leídos


La Mafia puede esperar el momento adecuado, pero nunca olvida una afrenta ni perdona un crimen. La canción del siciliano comienza con el asesinato en la isla de Ibiza de Mario Sonnino, guardaespaldas de Sacha La Plaggia, especialista en obras de arte... y nieto y sobrino de capos de la Mafia. En esta novela tenemos una trama de ficción entrelazada con personajes y hechos reales de la historia de la Mafia siciliana, una historia cuyos protagonistas el equipo contra el Crimen Organizado de Ibiza, comandado por el policía sevillano Ariel, y Rebelene, una periodista local amiga de los policías pero fascinada por il Bel Sacha y con el corazón dividido intentarán averiguar hasta qué punto la muerte del guardaespaldas de La Plaggia es una venganza relacionada con el pasado de la famiglia. La investigación (y el amor) llevará a la periodista a Sicilia; y todos deberán enfrentarse a sus convicciones, educación y sentimientos, sin que ninguno pueda evitar escapar a su naturaleza.

Opinión Personal



Las largas manos de la mafia en la pequeña isla de Ibiza.       

Este libro que hoy reseño en el blog es una recomendación de una seguidora del blog que me invitó a descubrir a la escritora y sus novelas. La interacción entre el blog y los seguidores es algo que me gustaría que fuera algo asiduo, ya que eso demuestra que el blog está vivo.


La novela publicada por Editorial Funambulista tiene un formato que ya he visto en varias ocasiones en las publicaciones de esta editorial, de una bella factura, pequeño manejable y de una buena calidad intentando darle un toque personal a sus publicaciones. La historia que podríamos enmarcar dentro de la novela negra pero que no deja de tener pinceladas por ejemplo de crítica social dirigidas en este caso a como se gestionan las obras dentro de Ibiza, como cuando la autora critica la construcción de una autopista que puede no ser lo mejor para el entorno. Lo mejor de ello es que Cristina Amanda introduce estas críticas de una forma sutil y que no afectan a la historia sino como en este caso la complementan, quizás no directamente pero en esta novela en concreto si por el tema que trata.

Es la cuarta novela de esta saga y la primera que leo, los personajes recurrentes en el resto de las novelas como es el caso de la protagonista principal ( en esta, en el resto lo desconozco) es una periodista que comparte amistad con un grupo del cuerpo contra el Crimen Organizado, a partir de esta amistad la protagonista se ve inmersa tanto afectivamente como profesionalmente en la investigación de un asesinato del guardaespaldas de un italiano residente en la isla y que va tomando unos tintes de venganza de la mafia.

Como he dicho anteriormente a partir del asesinato del guardaespaldas (Mario) la autora genera dos líneas argumentales, totalmente paralelas, en una la investigación del caso, puramente profesional, que nos va mostrando o mejor dicho descorriendo el velo que oculta las normas y usos de la mafia, además de al ir transcurriendo el relato van apareciendo personas y casos reales acaecidos en Italia que sirven tanto para dar fuerza a la historia como para presentarnos y mostrarnos el perfil de los personajes del bando mafioso, de cómo son realmente, que les mueve y el porqué. En algunos momentos sorprende la introducción de estos datos, que parece que solo sirven para llenar páginas y que no tienen ningún nexo ni interés en lo que está ocurriendo en la novela, pero poco a poco estas pequeñas historias paralelas que van surgiendo dan forma o por lo menos son capaces de hacernos vislumbrar aspectos de los personajes que no conocemos, cual es vida anterior, que miedos y a quien de verdad debe su lealtad, que no es otro que a la Familia. Por las páginas pasan desde los jueces anti mafia, mafiosos famosos, y el asesinato de los jueces haciendo una foto de cómo es la vida en Sicilia. Todo esto nos lo presenta la autora a través de la relación afectiva que surge entre Rebelene y Sacha que nos hacen esta radiografía paseando por esos lugares como si fuera una visita turística.

En el segundo hilo argumental se trata todo lo relacionado con el caso de asesinato y su resolución, nos muestra la parte más policiaca de la novela, la interacción entre las policías de distintos países de Europa y a su vez se va mezclando con el otro hilo para ir poniéndonos en situación. Nos deja también la critica a los medios de los que se dispone para poder resolver los casos y como deben ingeniárselas en muchas ocasiones la policía para bordeando la legalidad poder hacer uso de sus limitados recursos.

LEER MÁS

En el lado sombrío del jardín, de Eva Losada Casanova, en Vegamedia Press



[Img #9534]No se trata de una novela de terror, pero sí que tiene un toque necrófilo que nos recuerda que el primero de noviembre no está tan lejos. Se trata de una historia muy nostálgica. Si hay algún lugar donde esa tristeza es más fácil de expresar es en Galicia o en Portugal, donde la morriña y la saudade son auténticas señas de identidad.
Es allí, en Portugal, donde se desarrolla la historia que hoy recomendamos, En el lado sombrío del jardín, de Eva Losada Casanova –Editorial Funambulista- Realmente se trata de la reedición de una novela que fue finalista del Premio Planeta en su día y que se ha recuperado por su calidad y por las fechas en las que nos encontramos.
Podría recordar por momentos a Pedro Páramo, de Juan Rulfo. Por lo menos en lo que se refiere a la sensación constante de estar transitando más un mundo de fantasmas y de muertos que de vivos.
Se trata, al igual que la inmortal historia de Rulfo, de una chica que vuelve a un lugar inhóspito buscando las figuras paterna y materna. Allí encuentra un viejo uniforme en el que aparece la foto de una niña. Ana –la protagonista- va preguntando a unos y otros, todos personajes en los que le queda a uno la duda de si son fantasmas sobre su padre, sobre su madre, ambos fallecidos en un accidente de tráfico, y sobre esa misteriosa foto en la que su padre aparece con una niña que luego resulta tener que ver con ella más de lo que debiera, algo que se teme uno desde el primer momento.
Hay un personaje animal que tiene categoría de tal por su presencia constante y por su simbología. Se trata de un gato que al principio es un gato sin nombre y luego pasa a llamarse Edgar.
Pero mucho me temo que todo este entramado es una excusa para reflexionar profundamente sobre lo que queda de uno a la vuelta de una vida. También sobre cómo somos o dejamos de ser recordados y sobre si tiene sentido zambullirse en el amor con todas las fuerzas que uno tenga o si es mejor no apegarse a nada, no encariñarse con nada ni con nadie y transitar por la vida como uno de esos olores que nuestra protagonista Ana atrapa en tarros de cristal en un guiño a otra gran novela, El perfume, de Patick Süskind. Es en todas esas reflexiones donde se disfruta el relato de manera absoluta.
Yo diría que más que los fantasmas, lo que más le quita a uno el sueño en esta novela es ese come-come que le queda a uno de pensar si tiene sentido el amor, la amistad, la entrega o si es mejor vivir una vida, quizá gris, sí pero libre e independiente. Una vida en la que uno tome sus propias decisiones sin depender de nadie ni intentar agradar a nadie.

jueves, 6 de noviembre de 2014

"Conversación con las catedrales", de Ruben Loza, en el blog Mis críticas sobre libros leídos



Un ensayo que nos lleva de la mano de dos grandes escritores.

Difícilmente un libro tan pequeño es capaz de contener a dos grandes de la literatura, Conversaciones con las Catedrales de Rubén Loza nos presenta desde el punto de vista del autor a dos de ellos, ya desde el título se hace un primer guiño a uno de los dos maestros.


El libro dividido en dos partes principales nos muestra en primer lugar a Vargas Llosa, para hablar sobre este autor, Rubén utiliza en el libro un lenguaje y una forma periodística creando capítulos que se podrían asemejar a columnas y entrevistas periodísticas. En ellas el autor narra conversaciones con Mario Vargas Llosa que tratan temas tan dispares como puede ser la literatura, política o como no el premio nobel.
En todo este fragmento de la novela se nota el conocimiento de su obra y la admiración hacia él, sin dejar de lado el toque sutil del periodista. Y un Vargas Llosa que en ningún momento es reacio a tratar de cualquier tema, habla en todo momento claro de su literatura de la de otros sin ningún tipo de tapujo, ni incluso de lo que puede o no suponer la recepción de ese premio nobel que es en los últimos años tan apreciado como denostado por los criterios con los que se otorga que son tan desconocidos que plantean grandes dudas sobre los premiados y más faltando dentro de  sus galardonados grandes plumas que lo merecieron. Para finalizar con las conversaciones de Vargas Llosa el autor dedica un capítulo a la sesión de entrega del Nobel escrito por Fernando Iwasaki.

La parte quizás más personal es la que le dedica a Borges, en él muestra el lado más humano del periodista, donde nos narra no las conversaciones que pueda mantener con el gran escritor desde un punto de vista informativo sino de sus vivencias junto a él, de esos paseos y momentos íntimos para el recuerdo tanto en Buenos Aires como en el Montevideo de Rubén. Todo lo narrado en esta parte a pesar de que el formato y lenguaje utilizado no busca la crónica periodística las opiniones que da Borges sobre la literatura en su tiempo, sus vivencias en España u otros lugares y esa relación de amor, odio, desidia con el premio Nobel, en ningún momento pueden caer en el baúl del olvido, son, fueron y serán siempre actuales ya que como sus libros son inmortales.
 

viernes, 31 de octubre de 2014

"El museo del silencio", de Yoko Ogawa, en Sonograma Magazine

 Sonograma-El museo del silencioFueron los griegos quienes designaron con la palabra Museo al lugar consagrado al espíritu de las musas. Los músicos de aquellos lejanos tiempos se reunían en estos lugares para compartir su arte. Y ahora, la escritora japonesa Yoko Ogawa (Okayama, 1962) ha construido una trama novelada en un museo silencioso.
Con la publicación de esta obra, la editorial Funambulista celebra su décimo aniversario. Felicidades, pues, por crear tantas consonancias entre la literatura y el lector.
El protagonista y narrador de El museo del silencio va en busca de un trabajo a un pequeño pueblo. Llega a una casa solariega, y en la biblioteca de la casa, se encuentra una anciana coleccionista, muy menuda y delgada, de voz imperiosa que le propone sin dilaciones ni titubeos en qué va consistir su trabajo de museógrafo: reunir los objetos de sus vecinos, una vez muertos.
Ante este ofrecimiento insólito, el protagonista duda y será la hija adoptiva de la coleccionista, otro personaje singular, quien animará al joven museógrafo a aceptar el trabajo. Sólo lleva consigo un Tratado de Museología, El diario de Anne Frank, un pequeño bolso de mano, con una sola muda de ropa, lo necesario para afeitarse y su microscopio.
Empezará con la organización, clasificación y catalogación de materiales diversos para dar sentido y contenido al museo silencioso, inquietante y siniestro.
La situación se complica con la aparición de los cadáveres de algunas jóvenes de la localidad. Aquí, el lector empieza a entender que se enfrenta a un thriller psicológico. A lo largo del relato, los objetos heredados de los difuntos no hacen sino aumentar. Crece el silencio absoluto y la tristeza impregna todos los lugares del pueblo.

LEER MÁS

miércoles, 29 de octubre de 2014

"Li" en el blog Cómo Hablarte




LI

NICOS CAVADÍAS

Editorial: FUNAMBULISTA


Sinopsis:


La historia entre un veterano marino griego y Li, una dulce niña china en el puerto de Hong Kong, constituye una de las piezas narrativas más sobrecogedoras de la literatura griega. Fue llevada al cine en 1995 por la directora franco-belga Marion Hänsel (Between the Devil and the Deep Blue Sea). El que fue considerado en G recia como «el poeta del mar», Nicos Cavadías (1910-1975), nos adentra, sin afeites pero con ternura, en una dura realidad que aún hoy subsiste: la de los niños que viven en los sampanes del puerto de Hong Kong y apenas pisan tierra firme. Con la profundidad de una parábola zen y la poesía de una canción triste, este relato —probablemente autobiográfico—, a buen seguro, perdurará en la memoria del lector. 

 Opinión personal: 

 El "poeta del mar" nos introduce a través de esta corta e intensa novela, en una triste historia que se sitúa en el puerto de Hong Kong donde retrata una situación real en la que el protagonista es el propio autor, se intuye, y una niña de 10 años. Personaje que muestra su madurez, a pesar de su corta edad, y que nos hace entender la difícil situación que viven los niños en muchos lugares del mundo teniendo que asumir más responsabilidades de las que les correspondería a su edad.

LEER MÁS

martes, 28 de octubre de 2014

La historia de Marga Gil Roësset en El Mundo

Inquilina en un amor desaforado


Cuando nace en Las Rozas Margarita Gil Roësset era 1908 y Juan Ramón Jiménez ya destacaba entre los poetas que venían zumbando por las cuatro esquinas del Modernismo. El alumbramiento de aquella muchachita fue complicado. La madre pasó meses con la niña en brazos, como asestándole un aliento extra al escaso aliento con el que había llegado. Los médicos le auguraron una estancia muy corta en esta vida, pero las previsiones fallaron. Marga burló tan malos augurios y comenzó a tirar hacia arriba con una salud para la que no había sido convocada, mostrando ya a los siete años una extraordinaria capacidad para el dibujo.
Hasta aquí todo está en línea con los modales recobrados de una familia feliz. Los padres, acomodados y cultos. Los hermanos, delicados y atentos. Margarita, guapa, distinta, políglota. Una párvula recién salida de sus nubes y con los ojos grises. Pronto empezó a despuntar por el lado del arte, impulsada por el entusiasmo de casa, tan tonificante para quien decide viajar en dirección contraria a las convenciones.
Margarita dibuja, ilustra cuentos. A los 12 años publica sus primeras piezas. Viñetas que acompañan la historia de El niño de oro, un cuento de su hermana. Es 1920. Pero la prometedora Marga va escorándose del lado de la escultura con una vocación notable. A los 15 años está claro: es escultora. Y ante una decisión así la llevan de urgencia al taller del maestro Victorio Macho para que reciba las primeras nociones de volúmenes y los trucos esenciales para desbastar piedras, pero Macho no quiere adulterar con tácticas de manual el sofisticado talento de una damita con ramalazos de genialidad sin amarre.
Todo iba bien. Todo parecía estar del lado de la felicidad. Marga levantaba lascas con el cincel y daba forma a piezas prometedoras. Tiene ya 20 años y remata 'Maternidad' (1929), que es una de sus obras más notables de su primera y corta etapa. Es una chica sensible, atractiva, confeccionada para el éxito. Pero dentro de esa alegría motivada por un oficio de perfección empezaban a asomar algunas vetas de exceso emocional y otros oficios inestables.
Marga Gil Roësset es una mujer de cuello fuerte, de mirada dulce, de brazos bravos. Hermosa con su disfraz de cantera. En 1930 presenta su escultura 'Adán y Eva' al Premio Nacional de Escultura. Calza ya 22 años. En los periódicos aparece su nombre junto a notas de asombro. Marga mueve un esqueleto tierno aún, pero deja ver una mano ya recia movida desde una cabeza gobernada por muchos vientos.

LEER MÁS

Félix Teira visitará la biblioteca municipal de Ricla, Zaragoza

La Diputación de Zaragoza celebra una nueva edición de los ciclos literarios Conversaciones con el autor y Encuentros entre escritores y lectores organizados desde el Servicio de Archivos y Bibliotecas, que llegarán a Ricla con dos propuestas.
De esta forma, el próximo día 31 de octubre a las 19.30 horas en la Biblioteca Pública Santiago Ramón y Cajal los lectores tendrán ocasión de mantener un encuentro con el autor Félix Teira Cubil.
Félix Teira Cubel nació en Belchite en 1954 (Zaragoza) es maestro y licenciado en Historia. En la década de los noventa publicó tres novelas con Anaya/Mario Muchnik: Brisa de asfalto, Gusanos de seda y La violencia de las violetas, muy elogiadas por la crítica. En 2013 publicó Hijos y padres (Editorial Funambulista) en la que vuelve, con su pluma estilizada, al territorio de una juventud en búsqueda de su lugar al sol, pero ahora en el contexto de una crisis que no sólo es económica y social, sino también (o sobre todo) de valores.

LEER MÁS

jueves, 16 de octubre de 2014

Presentación de la novela "En el lado sombrío del jardín"

La Editorial Funambulista tiene el placer de invitarle,
el día martes 28 de octubre de 2014, a las 20 h, a la presentación de la novela

En el lado sombrío del jardín

de  Eva Losada Casanova

Presentación a cargo de:

Ronaldo Menéndez, escritor, profesor y crítico literario
Concepción Cuesta, directora de Editorial Funambulista
Eva Losada Casanova, autora de la novela


LIBRERÍA TIPOS INFAMES
C/ San Joaquín, 3 bajo Izq. Madrid
(Metro Tribunal / Parking Fuencarral, C/ Divino Pastor, 5)

 

miércoles, 8 de octubre de 2014

'El Buda riente', de David G. Lanoue, en Cartagena Actualidad

Editorial Funambulista tiene la facultad de publicar libros e historias diferentes. Con El buda riente da en el clavo, por lo que vaya desde aquí mi particular homenaje y aplauso.

De un tiempo a esta parte estoy buceando en la cultura japonesa, fundamentalmente la narrativa, y estoy encontrando auténticas delicias. No todo viene de Japón, esta historia es un ejemplo, pero cuando uno se encuentra con un título tan sugerente como El buda riente no puede resistirse a bucear en ella.

En esta original y divertidísima novela, el narrador (trasunto del autor), un profesor universitario apasionado del haiku –la poesía escrita con un solo aliento-, se siente atormentado porque, tras años de incansable escritura, una noche de eclipse lunar se queda de repente sin inspiración, cosa que le había ocurrido unos siglos antes al poeta japonés Dientes Salientes. ¿Qué le estaba sucediendo? ¿qué le había sucedido al prolífico Dientes Salientes para, después del eclipse, no haber vuelto a escribir durante tanto tiempo? Para resolver estos misterios y gracias a la única ayuda de su precioso bolígrafo, el narrador, disfrazado de monje budista –pero sin abandonar sus cómodas deportivas Reebok-, emprende un viaje en el espacio y en el tiempo desde la actual Nueva Orleáns al Japón Antiguo de Dientes Salientes, un lugar poblado de samuráis, geishas, críticos literarios, ninjas y extravagantes poetas.

El zambullirme en su lectura tuvo mucho que ver un vocablo: haiku.

El haiku es ese pequeño poema escrito en un suspiro de asombro frente a la observación del entorno. Lo que puede sonar muy intimista y sencillo, entraña una técnica ancestral con unos requisitos formales estrictos (17 silabas o moras, en tres versos de 5-7-5 respectivamente, y sin rima) y es precisamente esto lo que lo hace tan difícil de reproducir en otros idiomas.

David G. Lanoue es un enamorado del haiku, transmitiendo este amor en su carrera profesional. Siendo profesor de literatura inglesa, ha escrito multitud de ensayos y traducciones de estos poemas; dejando patente esta pasión en su novela Loco por el haiku.

En El buda riente deja patente su pasión por la cultura japonesa y el haiku. Nos presenta una historia relajada y simpática. El narrador, un autor americano, se planta frente a un eclipse lunar y sufre un bloqueo mental, lo más temido por los escritores, exactamente igual que lo padecido por su admirado Dientes Salientes en su tiempo.

LEER MÁS