viernes, 27 de enero de 2012

Estreno de "Albert Nobbs"

Hoy se estrena en España "Albert Nobbs", la película dirigida por Rodrigo García (hijo de Gabriel García Márquez) y protagonizada por Glenn Close basada en "La vida singular de Albert Nobbs", de George Moore, novela traducida y publicada recientemente por Funambulista, y que cuenta con tres nominaciones para los Óscares: Mejor Actriz, para Glenn Close; Mejor Actriz Secundaria, para Janet McTeer; y Mejor Maquillaje

miércoles, 25 de enero de 2012

"Banderas Negras", de Strindberg en El Occidental

En 1907, cinco años antes de su muerte, publica su última novela August Strindberg (1849-1912), quien sin duda es el dramaturgo más famoso de Suecia y uno de los más importantes de la literatura europea moderna. Además de teatro, Strindberg escribió también narrativa, pero sus novelas son poco conocidas. Así se explica que sólo hasta ahora el lector de lengua española tiene acceso a esta obra. En el año 2010, la Editorial Funambulista de Madrid publicó "Banderas negras. Cuadros de costumbres finiseculares" y la presentó como una corrosiva sátira del mundo literario y periodístico de Estocolmo de principios del siglo XX. El libro es un ataque vehemente a la falsedad e hipocresía de los más famosos escritores suecos de este tiempo, de los cuales hoy día poca gente se acuerda.

Cuando Strindberg, después de una larga estancia en el extranjero regresa de manera definitiva a Suecia en 1899, se siente marginado por una vida literaria marcada por la filosofía positivista, la ciencia y el estilo literario del naturalismo. Se había conquistado un gran público gracias a sus dramas naturalistas, entre los cuales destaca "La señorita Julia"; pero cansado del positivismo y naturalismo, busca Strindberg nuevas dimensiones espirituales en el esoterismo y misticismo. Deja de ser naturalista y se convierte en un precursor del expresionismo. Las obras más conocidas de esta segunda fase de su creación literaria son su obra de teatro "Sueños" y su monólogo "Inferno". Su novela "Banderas negras" explora igualmente las esferas ocultas de la vida y a la vez descalifica a los escritores naturalistas como intrigantes mediocres. Strindberg ataca en este libro a los representantes "de esa época perversa que se presenta a sí misma como la era del progreso, cuando es la de la decadencia; que se ha apodado la era de la verdad y la autenticidad, cuando es la de la mentira, la de los farsantes, los falsos profetas..." Para Strindberg la verdad está más allá de la ciencia y se oculta en las esferas esotéricas y teosóficas. Su novela es una combinación de sátira social y reflexiones esotéricas. El autor cita con frecuencia al visionario y teósofo sueco Manuel Swedenborg del siglo XVIII, quien influenció mucho a Baudelaire. Cita también a otros místicos, como por ejemplo al alemán Jakob Böhme y reflexiona ampliamente sobre cuestiones de la alquimia, porque igual que los medievales piensa que es posible convertir metales comunes en oro. Está convencido de que el progreso científico es una falacia o charlatanería y cree que es mejor buscar la verdad en el espiritismo, del cual también era partidario el presidente mexicano Francisco I. Madero. Strindberg cita al Talmud, donde podemos leer: "Si quieres conocer lo invisible, observa muy de cerca lo visible" y observa que la vida cotidiana está llena de misterio. Pero más importante que la observación detallada es para el autor la imaginación que es equivalente a la fantasía. Por eso dice que "una persona sin imaginación no está capacitada para ninguna labor importante". Sólo la gente "limitada o de miras estrechas" puede vivir sin imaginación.

Strindberg nada a contracorriente. Al final de su vida ya no acepta el progreso científico y se opone también a la emancipación de la mujer o al feminismo. Cuando el escritor Zachris, una figura central, le reclama a su esposa enferma de que no se ocupa de las tareas domésticas, ésta opina que su marido no sólo debería ocuparse de la casa, sino también "si las cosas fueran justas... parir los niños". Strindberg está convencido de la debilidad del intelecto femenino y declara que "todos los avances en todas las áreas de nuestra ilustre época han sido impulsados por insignes hombres, aunque la mujer ha recibido durante dos generaciones la misma educación que los hombres". Esta última afirmación es más que dudosa. Swedenborg refuerza su argumento con la tesis que en el mundo literario no gobierna ninguna mujer y dice que para el novelista sueco Björnson, contemporáneo suyo y premio Nobel, "la mujer domina el mundo, porque a él le domina su enfermera". El noruego H. Ibsen propagó la emancipación de la mujer con su drama "Casa de muñecas" y pocos años después Strindberg la ridiculiza. Es difícil saber, si desconoce escritoras tan importantes como Teresa de Ávila o Sor Juana Inés o si las ignora adrede. Menciona a la novelista romántica francesa Jorge Sand, pero la descalifica como mediocre.
LEER MÁS

lunes, 23 de enero de 2012

‎"La residencia de estudiantes", de Yoko Ogawa en el Diari de Tarragona


'El embarazo de mi hermana', de Yoko Ogawa



No os dejéis engañar por el título ni pretendáis encontrar en este relato el amor maternal y la ternura que se supone genera el estado de buena esperanza. Cuando se publicó en Japón muchas embarazadas adquirieron el libro buscando precisamente esto (el título original es Diario de  una gestación), y la sorpresa fue considerable. La realidad de esta novelita corta de Yoko Ogawa es otra.

No hay palabras tiernas ni mimos, tan solo vómitos, calor asfixiante, olores, pesadez, antojos,... y un lenguaje frío, distante que va creando una atmósfera claustrofóbica y angustiosa en donde a cada momento, desde el anuncio del embarazo hasta el parto, se hace más evidente que algo terrible va a suceder. En apenas 123 páginas, con ilustraciones y letra grande, Yoko Ogawa logra crear un ambiente desasosegante en el que la incomunicación y la evidente incapacidad para sentir afecto por parte de los tres personajes, la narradora, su hermana embarazada y su cuñado,  da finalmente sus frutos (puede que pomelos...).
"Ahora, la palabra clave que utilizo, para dar cuenta del bebé en mi cabeza, es "cromosoma". Sólo tomándolo como tal puedo tomar conciencia de la forma del bebé." LEER MÁS

jueves, 19 de enero de 2012

"Viaje alrededor de mi habitación" en Trabalibros


"Sin salir de la puerta se conoce el mundo
sin mirar por la ventana se ven los caminos del cielo
cuanto más lejos se sale, menos se aprende".
(Tao Te Ching, Libro II, cap. 47)

Estamos en 1794, en pleno siglo XVIII. Como consecuencia de un duelo Xavier de Maistre, joven conde y oficial del ejército sardo, es condenado a seis semanas de cárcel. Su condición de noble hace que la pena le sea conmutada por un arresto domiciliario de 42 días en Turín, tiempo que aprovechará el conde de Maistre para hacer un "viaje" mental y literario alrededor de su habitación.

Siguiendo la estela abierta por su admirado Sterne con su "Viaje sentimental" publicado 26 años antes nuestro conde, con ligereza, gracia y "dulce malicia", intentará parodiar la gran narrativa de viajes extraordinarios tan en boga por aquellos tiempos. Pero el resultado final de este "entretenimiento" es una obra maestra, no sólo por la originalidad del viaje que plantea, sino también por la absoluta modernidad de las reflexiones estéticas y psicológicas que desarrolla.

Según Sainte-Beuve, este libro puede leerse también a modo de confesión del autor, un hombre que en palabras del legendario crítico francés, era "ingenuo, sorprendido, dulcemente astuto y sonriente, sobre todo bondadoso, agradecido y sensible hasta las lágrimas como en su primer frescor". De Maistre conjugaba perfectamente su bonhomía con su lucidez desencantada pero piadosa y su suave melancolía. El resultado final era una "seriedad enternecida" lejos de cualquier moralismo severo o pesimismo oracular y derrotista.

De Maistre, durante su forzada estancia entre cuatro paredes "lejos de la pequeñez y la perfidia de los hombres", con el alma abierta y ávida se entregó a la imaginación y a la persecución del rastro azaroso de las caprichosas ideas. Nunca lo hizo en línea recta, de forma lógica -inductiva o deductiva- sino que estableció una poética del zigzag, del sometimiento al vaivén de las ideas, las sensaciones y las emociones. Torbellino que, no siguiendo ningún patrón (al menos consciente), nos asalta de forma intermitente e ingobernable.

El encierro despertó su conciencia y experimentó con él "el asombro de ver más". El viaje inmóvil le permite formular su famosa teoría del alma y la bestia, fundamental para interpretar el libro. Esta teoría le lleva a afirmar que "el hombre es doble", compuesto por un alma y una bestia (la otra, la materia) unidas indisolublemente. Para De Maistre la bestia es "ese ser sensible, perfectamente distinto del alma, verdadero individuo que tiene su existencia independiente, sus gustos, sus inclinaciones, su voluntad". Freudiano -avant la lettre- De Maistre, con su idea acerca de la bestia, anticipa el concepto psicodinámico del ello. Nos recuerda sobre todo a la idea del ello defendida por Georg Groddeck, un "psicoanalista silvestre" que, separándose de Freud, entendía que el ello, más que el inconsciente o lo reprimido, era algo con vida propia, capaz de determinar la existencia misma del yo.
LEER MÁS

"Estamos ante una novela diferente, original, que podemos calificar de joya literaria" (reseña sobre "Mi abuelo, el Premio Nobel")

"La vida breve del párrafo", por Javier Gutiérrez Palacio
Revista “Cuenta y Razón”


"Con gran maestría Yoko Ogawa es capaz de dar expresión a los elementos más sutiles de la psicología humana haciendo uso de una prosa sutil a la vez que penetrante". (reseña en Libros que voy leyendo)

"La residencia de estudiantes" de Yoko Ogawa

La residencia de estudiantes



Impresiones

Hoy os traigo el libro de una autora cuya fama mundial no para de crecer. “La residencia de estudiantes” es la última novela publicada en España de Yoko Ogawa, a la que quizá conozcais por su anterior novela “La fórmula preferida del profesor”.

Cuando uno se encuentra con una novela de tan corta extensión, no sabe con lo que se va a encontrar. Una mujer vuelve a la residencia de estudiantes donde se alojó durante su estancia en la universidad; en esta ocasión acompaña a su primo, un auténtico desconocido al que no veía desde su infancia. Se reencontrará con sensei, una persona a la que apenas conoció durante los años que vivió allí, pero que es todo un ejemplo de superación. Y como telón de fondo, un sonido, apenas audible que impide a la protagonista concentrarse.

Con gran maestría Yoko Ogawa es capaz de dar expresión a los elementos más sutiles de la psicología humana haciendo uso de una prosa sutil a la vez que penetrante. Los protagonistas parecen desconocer por qué actúan como actúan, pero nosotros como lectores sí apreciaremos los motivos, gracias al elevado número de detalles que encontraremos a lo largo de las páginas.

Un libro escrito en un estilo poético a la vez que distante que con pequeñas pinceladas nos muestra cómo es la sociedad nipona, sus costumbres y su forma de ver y afrontar la vida. “La residencia de estudiantes” es una novela que a pesar de su brevedad, merece ser leída despacio, disfrutándola y saboreándola, porque sólo así seremos capaces de valorar lo que ella esconde. Después de leer esta novela, tengo muchas ganas de seguir leyendo a Yoko Ogawa.

LEER MÁS

martes, 17 de enero de 2012

(Luis María Anson en su artículo "Trinidad, la niña que iba en hipopótamo a la escuela" - El Mundo)


"En su conocido relato La niña que iba en hipopótamo a la escuela, Yoko Ogawa, la prestigiosa escritora japonesa, discípula de Kenzaburo Oe, nos cuenta la historia de Tomoko, una adolescente incomprendida. La niña acudía a su escuela a lomos de un hipopótamo enano que tenía conflictos que solo Trinidad sabría resolver..."

viernes, 13 de enero de 2012

El mejor modelo para nuestros emails (Análisis Digital)

¿Qué puede haber mejor que un genio de la literatura universal? Está claro, dos genios de la misma. Así en Correspondencia, de Chejov y Gorki, más bien habría que decir entre ambos –Editorial Funambulista- encontramos la fragua de dos de los más célebres escritores rusos, con permiso, claro está, de Dostoievski y de Tolstoi.   Además de los dos escritores, hay otro autor, Rubén Pujante Corbalán, que se ha encargado de la traducción y de un postfacio, que recomiendo leer a modo de introducción, ya que puede aportar algunas claves bastante aprovechables en el transcurso de la lectura. Creo que merece la pena, si me admiten el consejo.
En nuestro día a día de correos electrónicos precipitados, y a veces, con errores a pesar de los correctores, es un placer leer la correspondencia clara, concisa y correcta, casi periodística, diría yo, de estos dos grandes nombres de las letras rusas.
Evidentemente, animar a nuestros lectores a que tomen como modelo estos escritos a la hora de redactar sus correos electrónicos es uno de los mejores consejos que se pueden dar en este arranque de año.
Hay fórmulas anacrónicas, qué duda cabe. Hoy en día escribir al pie de la letra igual que ellos sería ridículo. Lo que no se debe perder de vista es la forma de plasmar las ideas, la sinceridad y honestidad de lo que se escribe, y en definitiva, el profundo cariño entre dos amigos. Así, decir “estrecho a usted fuertemente la mano”, aunque hoy esté en desuso, se me antoja una fórmula que sería muy bonito recuperar.
Aquí veremos que no sólo nosotros sufrimos inseguridades respecto a nuestro trabajo. Ellos necesitaron del apoyo y el incentivo del otro para sus grandes creaciones.
Pero lo que más sorprende es la intimidad que surge entre las dos grandes figuras. El deseo por conocerse personalmente cuando sólo habían cruzado unas cartas. El ansia por animar al otro a que siga adelante con sus escritos. En definitiva, la ilusión de una amistad que se inicia por ese método que hoy replicamos en chats y redes sociales de conocer a la gente sin contactar personalmente con quien cruzamos las cartas.
Formalmente, la editorial Funambulista vuelve a legarnos una edición exquisita que hará las delicias de los paladares más delicados. Perfectamente manejable por el tamaño, podremos llevarla en el transporte público para luego dejarla como una de las joyas de nuestra biblioteca.

LEER EN ANÁLISIS DIGITAL


"LA RESIDENCIA DE ESTUDIANTES" DE YOKO OGAWA




Reseña: Pilar Alberdi

La escritora Yoko Ogawa nos relata en La residencia de estudiantes el interior de habitaciones mudas y silenciosas, de los individuos que permanecen en ellas enclaustrados, de barrios de la periferia e instituciones, tanto físicas (edificios) como simbólicas (matrimonio, relaciones familiares...) destinadas a degradarse.

El libro escrito en primera persona por una mujer de 28 años, comienza contando el extraño zumbido que escucha... «No hace mucho que empecé a percibir aquel ruido. Pero tampoco puedo decir que fuera algo reciente».

La delicadeza de los párrafos iniciales responden al esquema clásico de enunciado inicial, seguido de explicaciones y comentarios; provocando un comienzo lento y armonioso.

«El sonido sólo se escuchaba durante un instante muy breve, y siempre mientras se acordaba de la época de la residencia». Entonces, inesperadamente, llega a su vida un primo al que no ve desde hace mucho tiempo. El muchacho que llega a la ciudad con la intención de ir a la universidad, la llama por teléfono para preguntarle por la antigua residencia de estudiantes a la que ella acudió mientras cursaba sus estudios.

El sonido: «Su origen, su tonalidad, su timbre seguían siendo imprecisos. Y si hacía comparaciones lograba encontrarle un parecido con (…) el murmullo helado de una fuente en invierno cuando una moneda se hunde hasta el fondo». Y también.... «Ah, sí... Se parece al sonido de la noche atravesando la palma de una mano que aún sostiene el teléfono tras haber colgado una llamada del novio».

Esta no es una novela para leer de corrido. Considero que es de esa clase de literatura que exige dos lecturas por lo menos. La primera para acercarnos al tema, superficialmente; la segunda para intentar una comprensión en profundidad.

Los personajes no tienen nombre no tienen apellidos, pero sí tienen trabajos, ocupaciones,cargos, pocos vínculos y una acusada soledad.

Es verdad que seguimos los hilos de la historia sabiendo que hay algo más allá... un dato que desconocemos, una explicación que nos hace falta para acabar de entender a los personajes, su modo de estar en el mundo, y su historia personal. En ese sentido, el aspecto de la residencia no ha cambiado durante años; el encargado tampoco... «Quizás fuera porque él había vivido aislado, al margen de muchas cosas: de una familia, de una posición social, y también de una edad».Ya era un hombre con problemas físicos y lo sigue siendo. Él observa los cuerpos de los demás con admiración, y los otros el suyo con curiosidad. Además, ha desaparecido un estudiante; y la policía investiga. Pero esto es sólo el barniz realista, no la madera con la que está hecha la obra.
LEER MÁS