lunes, 10 de septiembre de 2018

'El Callejero Maldito', una novela que pasea por las calles indignas del franquismo

Portada del libro 'El Callejero maldito' de Javier Ruiz MartínEl callejero de Madrid está sucio. Está manchado de la sangre de la historia. Las placas de las calles de la capital quedan en las nuca de los transeúntes y desde las esquinas recuerdan los nombres más indignos que protagonizaron el franquismo. Ésta es la idea que quiere transmitir El Callejero Maldito, la última novela escrita por Javier Ruiz Martín y editada por Funambulista.
El cambio de los nombres de algunas de las calles de la vergüenza por parte del Ayuntamiento de Madrid para cumplir con la Ley de Memoria Histórica de 2007 podría ser el móvil necesario para explicar por qué Ruiz Martín decidió escribir esta novela compleja y necesaria. Narrada en primera persona, el autor ofrece una ruta insólita por 14 de las calles que evocan a la dictadura en las que se encuentra con esos personajes franquistas que hacen del pasado de España un ente negro y oscuro.
En esos pequeños encuentros ficticios, el protagonista y narrador se topa con algunos fascistas que dan nombre a las calles de la capital española como Asensio Cabanillas, Moscardó, Eduardo Aunós o Mola. “Les doy la oportunidad de hablar y que se retraten como asesinos”, explica a Público.
“Es un libro difícil de escribir”, reconoce el escritor. Lo es, precisamente, por su originalidad. Porque, como él mismo reconoce, no quiso ofrecer un ensayo más y se aventuró a escavar en el pasado con un relato en primera persona que parte de sus recuerdos. “Era pequeño, pero era consciente de lo que significaba la dictadura porque esas experiencias te hacen madurar a la fuerza y te hacen ver que vives en un país anormal”, apunta.

LEER MÁS

Sangre en la hierba en Relibro

El subtítulo del libro, «los porqués del fútbol», es mucho más delatador que el título para hacerse una idea de su contenido.
Esperaba encontrar un sinfín de anécdotas futbolísticas, aunque nada más ver su extensión, fue más bien lo esperado «un confín» de estos chascarrillos. Pero no fue al principio nada de eso, sino más bien los porqués del éxito del deporte rey.
David Cerdá desarrolla para ello unas hipótesis muy gregarias del porqué de la fama del fútbol, pero con una exposición que al lector no pasará desapercibida, y además de lectura llevadera debido, en gran medida, a la decisión de Cerdá como escritor de expresar todo en un número reducido de páginas que no da lugar a los sobrantes artificios que con frecuencia aparecen en la no ficción. Y, después, sí, vendrá el anecdotario.
El fútbol, cuando de curiosidades se trata, es único como él solo. En el reducido espacio de letras y balompié que David Cerdá nos propone, no hay espacio para un extenso glosario, pero se atreve con historietas muy variopintas y que me han sorprendido. Habla del maltrecho pasado del Torino, del incierto origen de la chilena, del sambenito que por su mera condición lleva siempre colgado el portero, y de unas cuantas cosas más entre las que me ha llamado soberanamente la atención el momento del libro en el que se gradúa, asociándole a cada énfasis una palabra, la pertenencia a un equipo de fútbol por parte del individuo a raíz del interés que en este espectáculo deposita.

LEER MÁS

lunes, 23 de julio de 2018

Nova traducció del ‘Ulisses’ de Joyce al català

Fa trenta-set anys que Joaquim Mallafrè va traduir al català l’Ulisses de James Joyce. El 1981 es va convertir en la primera edició d’aquesta obra, referent de la literatura universal, publicada per l’editorial Leteradura. És la més destacada i Mallafrè n’ha anat incorporant precisions en edicions successives. Ara, tants anys després, n’arriba una de nova, de Carles Llorach-Freixes, que publica l’editorial Funambulista.
A diferència de l’anterior, aquesta incorpora un aparat crític que el traductor proposa com a ajuda divulgativa, amb la voluntat d’arribar a un públic més ampli, especialment jove, sobretot a través un català més actual. És una informació addicional per a evitar problemes de recepció. El text incorpora una introducció per a cada episodi i conté gran abundància de notes a peu de pàgina.

LEER MÁS

jueves, 19 de julio de 2018

Dos artículos sobre Entre hienas", de Loreto Urraca

La mejor manera de esconderse es pasar desapercibido entre una multitud, a plena vista. Pero eso es imposible para Loreto Urraca (Madrid, 1964), propietaria de un apellido poco frecuente y que llama la atención. Si se hubiera apellidado López, García o Martínez, seguiría siendo una funcionaria del ámbito de la propiedad intelectual que vive en El Campello después de haber estudiado Filología Hispánica en la Complutense. Pero desde el colegio ya supo que su apellido era “feo, raro, sonoro y ridículo”. Y fácil de identificar. Tanto, que la relacionó inequívocamente con su abuelo, Pedro Urraca, agente policial enviado por Franco a Francia con la misión inicial de localizar y detener a destacados dirigentes republicanos en el exilio. Con otro apellido, no habría tenido que profundizar en las andanzas de su abuelo, a quien apenas conoció en vida. Con otro apellido, no habría escrito su primer libro, Entre hienas (Editorial Funambulista), en el que rinde cuentas con su antepasado y que ayer presentó en la librería Pynchon&Co de Alicante. Con otro apellido, no se habría implicado en la necesidad de preservar la Memoria Histórica desde el otro bando. Desde el bando del que nadie habla. El de los nietos de los sublevados.

“Me tropecé con la historia en un reportaje de El País, titulado El cazador de rojos, ilustrado con una foto en la que reconocí a mi abuelo, Pedro Urraca”, recuerda la escritora madrileña. “Yo no tenía relación con él, porque mi padre nos había abandonado cuando yo era pequeña y apenas sabía nada de mi familia paterna. El reportaje se basaba en una tesis doctoral en la que se demostraba que mi abuelo pertenecía a una agencia policial de la España de [LEER MÁS EN http://elfarodelimpostor.com/la-memoria-del-otro-bando/]

LA COLABORACIÓN DEL FRANQUISMO CON LOS NAZIS EN LA FRANCIA OCUPADA

viernes, 29 de junio de 2018

"Corazón de las tinieblas" en Sonograma Magazine


Joseph Conrad hizo de sus vivencias como marino y trabajador para una empresa de expolio de marfil, un banco de pruebas para sus relatos. Novelas como Lord Jim recrean el universo náutico, desde todas las perspectivas posibles: partiendo de los entresijos técnicos hasta llegar a la visceralidad más humana, del hombre en lucha contra el mar. Y en Corazón de las tinieblas vuelven a surgir los mismos demonios del enfrentamiento contra la naturaleza, forzada por la codicia de los europeos, y contra los “salvajes” que se cruzan en el trayecto.
Conrad es consciente de la magnitud de la destrucción, y proyecta en el relato de Marlow una visión de África llena de oscuridad, pantanos y niebla, que no son otra cosa que el correlativo geográfico de los remordimientos que el hombre blanco provoca con su barbarie “civilizada”. Un entorno hostil e incomprensible, que destruye físicamente y acerca a la locura -o a la fascinación y al misticismo- a quienes se adentran en él.

LEER MÁS

Sangre en la hierba en La Razón

David Cerdá, entre muchas otras actividades que le ocupan la vida, se dedica a pensar y a reflexionar. En ocasiones lo que saca de esas cavilaciones lo pasa a papel y le sale un libro como «Sangre en la hierba (Los porqués del fútbol)», editado en Funambulista, que dedica a trata de explicar por qué lo amamos u odiamos de manera tan visceral. A primera vista parece una cuestión fácil de dirimir, pero como sucede con las grandes cuestiones de la existencia humana, y el fútbol es una de ellas, no hay una respuesta clara que desvele el origen de una pasión de estas proporciones. «Se trata de algo terrenal, que todos podemos hacer», explica mientras trata de encontrar una explicación saludable. Al ser algo terreno, sus héroes, los futbolistas, adoptan la forma de los grandes héroes clásicos al asumir lo mejor y lo peor de nosotros. Tienen las mismas pulsiones: honradez, elegancia, suerte, solidaridad, por hablar del lado positivo, pero también lo peor de la mala bilis que todos llevan en su interior. «Podemos sentir empatía por lo que sucede en el campo, porque en cierto modo es una especie de metáfora de la vida».
El autor ahonda en «un deporte de pobres», porque no se necesita nada más que algo para darle con el pie. En cualquier calle del mundo, un niño o un anciano puede sentirse como el mejor delantero centro al meter una lata de refrescos por un hueco hecho en la pared. Es la magia. «Se trata de un deporte que está lleno de cenicientas, es muy injusto a veces y presenta grandes miserias». Por eso, pese a que ahora no haya tantos, los jugadores con vidas complicadas, los antihéroes, reciben los mayores elogios, las grandes muestras de adhesión y el honor de colocarse en la cima de los semidioses del balompié. Ahí están Cruyff, Best, Maradona o Mágico González; personalidades repletas de aristas ante las que no se puede enfrentar casi ninguno de los grandes astros, como dicen en Sudamérica, del panorama actual. Vidas que sirven al resto de la humanidad de espejo en el que mirarse para amar o para odiar.

LEER MÁS

lunes, 25 de junio de 2018

James Joyce i l''Ulisses'

James Joyce i l''Ulisses': Avui commemorem el Bloomsday, el dia en què transcorre la novel·la més revolucionària de James Joyce. Parlem d''Ulisses' amb el primer gran traductor al català, Joaquim Mallafrè; els escriptors Borja Bagunyà i Lana Bastasic, creadors de l'Escola Bloom; la Maria Bohigas; el Jordi Puntí, i també amb l'autor de la nova traducció (Funambulista), Carles Llorach Freixes.

jueves, 14 de junio de 2018

Entrevista a Loreto Urraca en el programa "Contratiempo" de Radio Círculo de Bellas Artes sobre su libro «Entre hienas»


'Entre hienas', la novel·la al voltant del policia franquista Pedro Urraca escrita per la seva neta

'Entre hienas', la novel·la al voltant del policia franquista Pedro Urraca escrita per la seva neta: Loreto Urraca descobreix fa deu anys, gràcies a una tesi doctoral presentada a la UB, quina era la feina del seu avi. Pedro Urraca va ser un policia franquista destinat a París que va col·laborar amb la Gestapo i tenir l'encàrrec de perseguir els polítics republicans refugiats a França. Va ser també el policia encarregat d'acompanyar el president Companys fins a la frontera espanyola per entregar-lo als franquistes, que el van afusellar.

Entrevista a Loreto Urraca en el programa «La Nit» de 8tv


miércoles, 13 de junio de 2018

La vida y las aventuras de Jack Engle en el blog de Jimena de la Almena

Su lectura me ha parecido: interesante, a ratos divertida, en ocasiones terrible por la situación de los personajes, inocente, iniciática...No se si he comentado alguna vez por aquí que, y si no lo confieso sin problemas ahora mismo, El club de los poetas muertos es una de mis películas favoritas. Lo se, dado que soy una apasionada de la lectura y de la literatura es normal que esta cinta me gustase, por el contrario, lo que resulta verdaderamente sorprendente es que existan muchos detractores de ésta. Algo que sinceramente, y con todo el respeto del mundo, me parece increíble. Volviendo al tema que nos ocupa, El club de los poetas muertos está dentro de mi selecta lista de películas imprescindibles. Pero si algo diferencia a esta cinta de otras de mis favoritas, las cuales no voy a nombrar porque si no este párrafo sería eterno, es que la descubrí en un momento bastante delicado anímicamente. Durante la etapa estudiantil todos te dicen que tienes que perseguir tus sueños, que no debes desistir en el intento y que con trabajo duro los frutos no tardarán en aparecer. Lo que nadie te dice es que una vez finalices esa maravillosa y dura etapa, en la que los apuntes conviven con las relaciones sociales, es que la que sigue a continuación es más dura, más devastadora psicológicamente, menos estimulante en muchos sentidos y en la que esos sueños confeccionados durante años se rompen haciéndose añicos contra el suelo. Es en ese contexto, durante los años previos a finalizar la carrera, en los que por primera vez sentí ese vértigo ante el abismo que pronto se abriría ante mi, cuando redescubrí El club de los poetas muertos. El pesimismo inundaba las conversaciones que tenía con compañeras/os de carrera y nadie era capaz de ver el lado positivo, es más, alguno incluso me confesó que en más de una ocasión estuvo a punto de dejarse la carrera ante la falta de perspectivas profesionales y laborales que ofrece una carrera como la de Historia. Yo, aunque nunca me he arrepentido de haberla cursado, no pude evitar sentirme invadida por ese oscuro sentimiento de fracaso. Estaba comenzando a perder la fe en la humanidad y en las humanidades, tan maltratadas como ignoradas. Y entonces, El club de los poetas muertos me demostró que no todo estaba perdido, que las letras podían calar hondo en las futuras generaciones y que podían servir para cuestionar y cambiar los comportamientos sociales. Si antes la película había pasado sin pena ni gloria ante mis ojos, en aquellos momentos cobró un nuevo sentido, más revolucionario, más crítico, más inconformista. En pocas palabras vino a evidenciar, mediante el uso de la imagen, los diálogos y unos personajes inolvidables, lo que yo había estado defendiendo desde hacía mucho tiempo: la literatura puede cambiar a las personas, y por extensión, al mundo entero. ¿Por qué os he soltado todo este rollo sobre El club de los poetas muertos? Los que la hayan visto lo saben de sobra, pues la culpa de que hoy siga manteniendo esta opinión la tiene Walt Whitman. El escritor y poeta cuyos versos son pronunciados enérgicamente por el profesor Keating y sus alumnos a lo largo del film, un autor del que hoy tengo el placer de hablar a través de La vida y las aventuras de Jack Engle: la novela que la humanidad estuvo a punto de perderse.

LEER MÁS

miércoles, 16 de mayo de 2018

Entre hienas en Libros y Literatura

Entre hienasPese al innegable interés histórico de Entre hienas, debo reconocer que lo que me llamó la atención de esta novela fue básicamente literario, o tal vez no, pero desde luego sí que sentí un gran interés por descubrir la manera en la que la autora podría gestionar el equilibrio entre la parte histórica, la literaria y la personal. Me explico, vean lo que dice la propia autora al protagonista:
Poco antes de morir quisiste dictarme tus memorias. Insistías en contarme tus recuerdos y yo porfiaba en mostrarte mi desprecio […] Mientras busco más datos para recomponer tu verdadera historia, intento recuperar del olvido a vuestras víctimas para así liberarme del lastre de tu infamia y poder seguir viviendo con dignidad. Me debes que te rescate de la eterna noche en la que deberías haber permanecido.
Loreto Urraca Luque rescata en Entre hienas el recuerdo de su propio abuelo, legítimo dueño de esa infamia de la que ella, apellido mediante, desea liberarse mediante el exorcismo de escribirlo. Convendrán conmigo que es un punto de partida sumamente original, pero sin embargo también muy arriesgado. Todo el interés que tiene la historia desaparecería si se plasmase en una revancha, en un ajuste de cuentas personal.
El peligro desaparece pronto, desde el principio queda claro que es un trabajo muy serio, con un esfuerzo de documentación digno de mención y con el mérito añadido de ser un trabajo novelado, lo que convierte en ameno lo interesante.

LEER MÁS

lunes, 23 de abril de 2018

La nieta del 'cazador de rojos': "Mi abuelo era un represor franquista"

 
Unamuno: agente E-8001 de la Gestapo. Bajo el seudónimo está Pedro Urraca, el agente franquista en la Francia ocupada por los nazis que detuvo al político catalán Lluís Companys antes de ser fusilado por el régimen, rastreó al que fuera presidente de la República Manuel Azaña y propició la captura del líder de la resistencia francesa, Jean Moulin. Su nieta, Loreto Urraca, siente "desprecio" por el cazador de rojos. Y ha escrito su historia en un ajuste de cuentas literario que destapa las alcantarillas de la represión de Franco.
Loreto Urraca Luque conoció a su abuelo con 18 años, en 1982. Antes apenas supo de él, hasta que el azar trajo a sus manos un recorte de prensa de un reportaje de El País titulado El cazador de rojos que contaba la verdadera identidad de Pedro Urraca Rendueles. Era el año 2008. Desde entonces bucea en archivos para trazar la huella criminal de su abuelo, retratado en la novela biográfica  Entre hienas (Editorial Funambulista) que acaba de publicar.
La autora certifica con su trabajo la estrecha colaboración durante la Segunda Guerra Mundial entre el franquismo, la Alemania nazi de Adolf Hitler y la policía del régimen de Vichy en la Francia ocupada del mariscal Philippe Pétain. El trayecto existencial de Urraca sirve como ejemplo del auxilio entre los aliados fascistas y  Entre hienas arroja luz a la Memoria Histórica desde el aporte de una descendiente de franquistas.

LEER MÁS

jueves, 19 de abril de 2018

Reseña de Guillermo Jiménez en Goodreads de «La piscina» de Yoko Ogawa.

Primera novela que leo de Ogawa, en la que conocemos la historia de Aya, una adolescente que es criada por un par de padres abocados a una especie de proyecto evangelizador, al mismo tiempo que manejan una casa hogar de acogida para huérfanos.

Aya está enamorada de uno de los huérfanos que llegó a la casa cuando niño: Jun; él, como otros, fue a dar a la casa porque sus padres no podían hacerse cargo de ellos, ya sea como en su caso porque su madre era una alcohólica, o como Rie, de quien sus padres perdieron la razón y terminaron en un psiquiátrico.

La narración es cálida, sin nunca llegar a ser condescendiente; nos va llevando a los lectores por un par de imágenes muy minimalistas, que nos dan una cabal idea de qué universo es el que rodea a Aya, de su forma de pensar y de sentir, de lo que podemos adivinar que son sus desahogos, y de la inconsciencia que puede rodear a cualquiera, sea joven o no, cuando la razón se nos nubla por ver nuestros deseos interrumpidos.

Hay una parte mínima en la novela, puesto que son apenas unos párrafos, pero, si el libro se titula La piscina (espero que la traducción sea fiel al original) debe ser de vital importancia para la comprensión de la historia: es una conversación entre Aya y Jun donde platican los momentos que Aya dedica a espiar a Jun entrenar en la alberca de clavados; porque Jun es un clavadista que asegura que “cuando salto no tengo tiempo para sentirme perdido” [...] “En mi vida las cosas han salido bastante torcidas desde que nací, así que por lo menos cuando estoy en el trampolín me concentro en saltar bien derecho” (p. 95).

Una belleza de desenlace.

LEER MÁS

"Corazón de las tinieblas" en Letras en Vena

Cuando Conrad inició la escritura de El corazón de las tinieblas hacía más de 10 años de su visita al Congo, viaje que le marcó profundamente. Su experiencia en las entrañas de África – en pleno corazón del continente – lo marcó de una manera terrible, diríase traumática. Su paso por la excolonia belga supuso para Conrad su particular descenso a los infiernos, un peculiar purgatorio en el que fue testigo de las atrocidades y desmanes que los colonos europeos infringían a la población nativa, bajo la excusa de civilizarlos.
El corazón de las tinieblas es la historia del viaje a África del marinero y aventurero –alter ego de Conrad- en busca de Kurtz, un agente comercial enviado por una gran compañía europea para la recolección de marfil en el corazón del Congo, que acabará transformándose en una historia introspectiva sobre el viaje interior de . Las fuerzas primitivas de la naturaleza  – en su condición más descarnada y brutal- se contraponen a lo largo del relato con las fuerzas salvajes que habitan en el interior de los hombres, especialmente de los brutales colonos y su trato hacia los nativos, entremezcladas en un viaje psicológico que conducen a a redescubrir su propia naturaleza y la del ser humano.
A lo largo de su viaje a través del inmenso Congo, Marlow irá reconstruyendo y mitificando la figura de Kurtz, el hombre al que debe encontrar. A partir de las conversaciones que va manteniendo con amigos, familiares, subordinados y colegas de Kurtz y de los documentos que estos le prestan, iremos conociendo a Kurtz al mismo tiempo que Marlow, descubriendo a un hombre peculiar, visionario, iluminado ilustrado que ha conseguido dominar el territorio en el que reina. Kurtz se nos presenta como un hombre adelantado a su tiempo que se ha fijado la meta de ser el mejor en su trabajo y que no teme ir hasta el particular infierno verde que representa el Congo. Ambos personajes van entremezclándose el uno en el otro a menudo que avanza el relato, compartiendo sendas, vivencias y entrelazando sus destinos.
El encuentro de Marlow con Kurtz no puede ser más revelador: éste se ha convertido en un rey que domina un reino con horror y brutalidad, abandonando cualquier rastro de humanidad y raciocinio que algún día se guardará en su interior. Kurtz es un dios hecho hombre que gobierna sobre una tribu de nativos africanos a los que ha dominado ejerciendo un régimen de terror centrado en brutales castigos y en una descarnada dominación, metáfora de la corrupción y el ansia de conquista y explotación de los colonos europeos en África. Kurtz ejemplifica los instintos más salvajes y descarnados que subyacen en el interior del hombre civilizado, quien dotado de poder y ajeno a las normas sociales de la sociedad contemporánea da rienda suelta a sus instintos más depravados, aunque finalmente será vencido y dominado por la influencia primigenia de la naturaleza a la que intenta dominar.

LEER MÁS

martes, 10 de abril de 2018

Pedro Urraca, el hombre de Franco en Francia

El próximo mes de junio se cumplen 75 años de la captura de Jean Moulin, el líder de la resistencia francesa. Pero todavía quedan algunos detalles por esclarecer sobre su muerte. Uno de ellos, no menor, es si en su detención, la Gestapo recibió la ayuda de Pedro Urraca, una de las figuras más oscuras del espionaje español.
Su nieta, Loreto Urraca, así lo cree y reconstruye aquellos hechos en Entre hienas (Funambulista), una apasionante novela que sigue a Urraca desde el final de la Guerra Civil a la liberación de París por los aliados, sus movimientos en suelo francés. Uno de los periodos más oscuros de Francia en el que el colaboracionismo y la persecución de los judíos se entremezclan con la caza de los rojos españoles que habian huído a Francia escapando de la guerra y Franco para encontrarse, poco después, con otro horror: el nazi.
Urraca fue también el hombre que llevó a España al president Lluís Companys. La entrega se produjo en Hendaya. Urraca disparó una fotografía de él, la última que existe de Companys con vida. También le regaló una postal que había comprado en Biarritz para que pudiera despedirse de su mujer con unas líneas. Poco después de su entrega, Companys sería fusilado en Montjuïc.
La historia familiar de Loreto y cómo acabó escribiendo Entre hienas también daría para una novela. «Mi padre nos abandonó cuando yo tenía cuatro años y reapareció con una llamada por teléfono desde Francia cuando cumplí 18 años, en 1982. Le conocí a él y a sus padres unos meses después. En los siguientes años y hasta que mi abuelo Pedro Urraca cayó enfermo hacia 1987 nos vimos en algunas ocasiones, pero yo intentaba espaciarlas lo más posible, porque no me era agradable su compañía». Antes de morir en 1989, Urraca intentó recuperar el tiempo perdido y acercarse a su nieta. Quiso dictarle sus memorias. Ella se negó. «Le fui dando largas hasta que cayó en coma. Cuando murió, yo ya ni siquiera vivía en España», recuerda.

LEER MÁS

Cartarescu, autor de "Cegador" y "Por qué nos gustan las mujeres" gana el Premio Formentor 2018

"Sólo quiero desenmascarar la realidad, abrir puertas a laberintos imposibles de desentrañar y para ello escribiría aunque no quedase ni un sólo lector en el mundo", dice de sí mismo Mircea Cartarescu (Bucarest, 1956). Este gran escritor rumano fue galardonado este lunes en Buenos Aires con el Premio Formentor de las Letras 2018 en reconocimiento al conjunto de su obra, "destinada a impulsar la transformación radical de la conciencia humana", según el fallo del jurado.
"En su obra evidencia la realidad de la cartografía de la memoria, la libertad de la imaginación y la pulsión de los deseos", valoró el jurado, presidido por Basilio Baltasar y formado por Alberto Manguel, Andrés Ibáñez, Francisco Ferrer Lerín y Aline Schulman. El fallo destacó también la fuerza narrativa con la que el autor de Solenoide "ha sabido expandir los límites de la ficción".

"Enorme emoción"

"Me siento enormemente honrado por la concesión de este premio, que acepto del modo más humilde y con enorme emoción, puesto que el Formentor es uno de los premios literarios más prestigiosos", dijo Cartarescu al ser informado sobre el galardón. "Mi humildad se acentúa cuando me comparo con los brillantes escritores que me antecedieron, a quienes no solamente respeto sino que han sido mis maestros en múltiples sentidos", agregó el autor rumano más reconocido en el mundo.
Cartarescu se destacó en sus inicios como poeta con El Levante (1990), escrito en plena dictadura de Ceausescu. Tres años después dio el salto a la narrativa con Nostalgia y siguió con Lulu (1994) y la trilogía Cegador (1996-2007). En 2010 publicó el libro de relatos Las bellas extranjeras y en 2012, El ojo castaño de nuestro amor. Su última novela, Solenoide, es una novela monumental en la que resuenan ecos de Pynchon, Borges y Kafka.

LLER MÁS

viernes, 6 de abril de 2018

"Luz brillante" en La Ventana de los Libros

Imaginen la situación. Él es gay y tiene pareja (hombre) estable. Ella es hetero pero tiene problemas mentales y también con el alcohol. Pero los dos se han casados, por obligación de sus familias, por mantener las apariencias ante una sociedad que no perdona la diferencia. Y así forman un hogar atípico, una convivencia extrañamente equilibrada en la que cada uno de los dos se verá obligado a hacer un esfuerzo por aceptar al otro, por encontrar un hueco de felicidad en este escaparate. Hablo de una historia mítica en Japón -hay incluso una película- y que además se escribió hace casi treinta años. Hablo de Luz brillante, una de las últimas apuestas de la valiente editorial Funambulista: una pequeña novela escrita por la que se considera la Murakami femenina, Kaori Ekuni y donde nos adentramos en lo más básico de la condición humana: la necesidad de sentirnos queridos, la necesidad de ser aceptados en la comunidad. 
            La premisa del libro ya pone al lector en alerta: esta situación tan atípica produce un impulso de curiosidad irresistible. ¿Qué sienten los protagonistas? ¿Cómo consiguen convivir? Y es así como nos zambullimos en este triángulo amoroso -el matrimonio y el amante de él- que se desarrolla sin grandes dramas, sin morbos innecesarios. Lo mejor de toda esta premisa es que no hay secretos para ninguno de los implicados: ella sabe que su marido tiene pareja, él sabe que ella tiende a la depresión y a la tristeza. La relación entre los tres permite a los lectores reflexionar sobre la fragilidad del ser humano, sobre el respeto como necesidad básica humana, sobre el arte como salvador, como actividad capaz de sanar al desesperado. Y me gustaría hablar de uno de los capítulos más tiernos del libro: cuando ella le pregunta a su marido, en un arrebato de nostalgia, cómo es el amor, el verdadero amor: quiere que él le cuente cómo se siente con su amante.
LEER MÁS

jueves, 5 de abril de 2018

Loreto Urraca saca a la luz la figura de Pedro Urraca, policía que delató a exiliados republicanos en Francia y colaboró con la Gestapo, en el libro Entre hienas (Diario Información)

En la obra constata la implicación de Franco en la II Guerra Mundial.
Descubrir que tu abuelo fue un personaje clave en la persecución de republicanos exiliados en Francia, colaborador de la Gestapo y, tal vez, responsable de la caída de la cúpula de la Resistencia francesa, no es un plato fácil de digerir. A esa realidad se enfrentó Loreto Urraca, trabajadora en la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea en Alicante (EUIPO), cuando conoció la historia de su abuelo. Pero tragó saliva, respiró profundo y se puso de cara a la Historia para afrontar con todas sus consecuencias ese pasado. El suyo y el de todos, porque al mismo tiempo indagó en la colaboración del franquismo con los nazis y el régimen de Vichy, que fue más profunda de lo que conocemos.
Lo hizo a través de folios en blanco sobre los que escribió Entre hienas, novela, no histórica sino más bien docuficción, en la que cuenta la vida de Pedro Urraca y el contexto histórico en el que vivió, al que conoció poco en vida, pero al que ha descubierto después de muchos meses de investigar, leer informes y buscar documentos.
Un azote en la cara, que le produjo «rabia y vergüenza», pero también una terapia que, asegura, necesitaba. «Cuando descubres que tienes un héroe en la familia o alguien que ha hecho algo bueno te enorgulleces, pero cuando descubres todo lo contrario es difícil de asumir», destaca esta licenciada en Filología Hispánica.
Se «tropezó» con su abuelo en 2008 en un artículo de prensa sobre una tesis doctoral que hablaba de «el cazador de rojos», un policía que trabajaba en Francia para el régimen franquista. Su nombre era Pedro Urraca, un apellido poco habitual, así que lo identificó de inmediato. Lo conoció cuando tenía 18 años, a la vez que a su padre y a su abuela, «todo en el mismo paquete», dice. Sabía que había vivido en Francia y en Bélgica y entonces regresaba a España. Luego descubrió que este policía franquista fue condenado a muerte por rebeldía en Francia en 1948 y que huyó a Bélgica, donde siguió trabajando para el Estado hasta 1982.

LEER MÁS

viernes, 23 de marzo de 2018

La verdadera historia del policía Pedro Urraca, cazador de rojos (El País)

Hasta hace diez años, su abuelo paterno no era más que un familiar al que apenas había conocido y del que había heredado un apellido tan infrecuente como sonoro. Pero un domingo, al hojear las páginas de este diario, leyó el nombre de Pedro Urraca en un reportaje que desempolvaba del olvido a un personaje siniestro de la historia reciente de España. El abuelo de Loreto Urraca había sido cazador de rojos en la Francia ocupada, un policía franquista destinado al territorio galo con la misión de perseguir y detener a republicanos españoles exiliados, entre quienes figuró Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Catalunya durante la guerra.
Ficha policial de Pedro Urraca.
Ficha policial de Pedro Urraca.
Descubrir que un pariente cercano perteneció a las alcantarillas de un régimen dictatorial no es un trago fácil de digerir. En una situación similar, hay dos opciones: guardar silencio y pasar página o asumirlo y compartirlo en público. “Si me hubiera llamado López o Martínez, a lo mejor me hubiera sido más fácil pasar inadvertida, incluso no hubiera hecho nada, pero me di cuenta de que sería imposible negar mi vínculo. Decidí afrontarlo, pero a la vez necesitaba desafiliarme de él públicamente”, reconoce a este diario la nieta de Urraca, que acaba de publicar Entre hienas (Editorial Funamubilista), una novela biográfica fruto de casi una década de investigación entre archivos, cartas y diarios.
En lugar de ocultar el pasado en un archivo personal, a Loreto, de 53 años, la movió la necesidad de contar una versión de nuestra historia muy diferente a la que la había escuchado en el aula. “De lo poco que se contaba, se venía a decir que lo poco bueno que había hecho Franco fue haber evitado que España entrara en la Segunda Guerra Mundial. Con la historia de Urraca, empecé a comprender que nuestra implicación había sido más importante de lo que se nos hizo ver”, explica Loreto.

LEER MÁS

jueves, 22 de marzo de 2018

"Luz brillante" en el blog El Peso del Aire

La editorial Funambulista es conocido por haber publicado casi toda la obra de una de las autoras más importantes de la literatura japonesa: Yoko Ogawa. Obras como El museo del silencio, Hotel Iris, Bailando con elefante y gatoLa fórmula preferida del profesor caracterizan el catálogo de Funambulista, por ello celebramos que una autora tan conocida en Japón como Kaori Ekuni se una a la lista. Luz brillante (きらきらひかる) está publicado bajo la colección de LiteraDura, con autoras como la ya mencionada Yoko Ogawa. Ekuni vive en Tokio y es una de las escritoras japonesas en activo más celebradas, ha ganado diversos premios como el Premio Femina, el Premio Kawabata, el Premio Tanizaki o el prestigioso Premio Murasaki Shikibu por Luz brillante.
En esta novela protagonizada por Shoko y Mutsuki se cuestiona un término universal que además solemos ver a menudo en obras japonesas (en mi caso lo he leído en algunas de mis recientes lecturas, como en Ella en la otra orilla, de Mitsuyo Kakuta, o en Lagartija, de Banana Yoshimoto) como es la definición de “normalidad” en una sociedad tan anclada en tradiciones y esquemas sociales y culturales. Los dos personajes principales son pareja, ella es traductora y él es doctor, y aparentemente (y aunque esto suene a tópico, me ha recordado a esas parejas adultas de las novelas de Haruki Murakami) viven una vida normal y sana de pareja. La autora, a través de los relatos de los personajes, va deconstruyendo esta relación y arranca capa a capa el escudo superficial de los personajes para que comencemos a conocer la verdad que se encierra dentro de todo ser humano. ¿Es un matrimonio de conveniencia? ¿Por qué? Al poco de comenzar la novela descubrimos que Mutsuki es homosexual y que, de hecho, tiene un amante llamado Kon. Le llamo amante pero es su pareja real. Por otro lado Shoko sufre de una depresión brutal que la ha lanzado al alcoholismo más destructivo. Por ello entre ambos parece que han establecido este acuerdo para, a ojos de una sociedad demoledora, aparentar la normalidad social que necesitan para sobrevivir. Pero el peso que esto carga sobre cada uno deja huella, cicatrices y es difícil de sobrellevar.

LEER MÁS

Una nueva reseña sobre "Luz brillante" (blog Brújulas y Espirales)

 


   Luz brillante es un libro mítico en Japón. Publicado hace más de un cuarto de siglo, galardonado con importantes premios, llevado al cine y adaptado a series televisivas, convirtió a Kaori Ekuni (Tokio, 1964) en uno de los escritores nipones más conocidos. La historia que jarra Kaori Ekuni se desarrolla en los inicios de los años 90, época en la que también está ambientada la novela, pero los motivos que narra la ficción, un matrimonio de conveniencia entre un gay y una mujer alcohólica y con un cierto desequilibrio emocional, siguen vigentes en el seno de una sociedad tan tradicional como la japonesa, que presiona a los jóvenes, sobre todo para que aseguren la continuidad del linaje familiar, y que aparezcan así ante el anfiteatro social como una pareja normal.

   Los dos principales protagonistas, Mutsuki, médico y gay, y Shoko, inestable y alcohólica, están dispuestos a plegarse a esa presión social renunciando a sus principios, y contraen un matrimonio de conveniencia.

   Mutsuki y Shoko llevan apenas diez días casados. Debido a una cierta inestabilidad emocional, el médico le había recomendado a Shoko contraer matrimonio. Le hace caso y asiste a varias entrevistas matrimoniales con potenciales maridos. Se casará con Mutsuki, un médico gay incapaz de acostarse con una mujer, y al que conoce en una cita concertada. Un beso de vez en cuando era a lo más que llegaba con Shoko.

   A partir de aquí, lo que hace la autora es relatar una osada historia de amor. Digo osada porque toda historia amorosa, en el fondo, es una temeridad. El hecho de que un joven gay y una chica víctima de desequilibrios emocionales acaben desarrollando un fuerte sentimiento mutuo,  es poco creíble, pero, si acontece, no deja de ser un golpe de fortuna.
 
LEER MÁS

miércoles, 14 de marzo de 2018

Devoradora de libros: Luz brillante - Kaori Ekuni

La cubierta del libro reproduce el cuadro «Los que duermen y el que vela por ellos» (1870), del pintor prerrafaelita Simeon Solomon, una imagen que le sirvió de inspiración a Kaori Ekuni (Tokio, 1964) para concebir Luz brillante (1991), su primera novela, con la que obtuvo un gran éxito dentro y fuera de su país, y que permanecía inédita en castellano. La pintura nos da algunas pistas sobre su contenido: tres personajes abrazados, un aire como de ensoñación y misterio. Ekuni revela, además, que dicho artista sufrió el ostracismo de sus colegas como consecuencia de su supuesta homosexualidad. Esto también tiene mucho que ver con el libro, y es que los narradores japoneses parecen especialistas en la exploración de los personajes marginados por la hegemonía. Puede que en la actualidad algunos de estos aspectos resulten un tanto excesivos, pero hay que tener en cuenta los casi treinta años que han transcurrido desde su publicación, en los que se ha avanzado mucho en la normalización del tema.
La historia está protagonizada por un joven matrimonio. En apariencia, conforman una pareja como cualquier otra; sin embargo, en la intimidad salen a la luz sus secretos. Él es un médico homosexual que mantiene una relación clandestina con un chico desde hace años; ella, una mujer alcohólica emocionalmente inestable. Ambos conocen la verdad de su cónyuge y la aceptan sin reproches. Ese es el pacto del matrimonio: no se aman como dos enamorados, pero cuando están juntos pueden actuar tal y como son, pueden dejar de fingir. Aun así, existe cierto desequilibrio que les pasará factura: él tiene a su novio, mientras que ella carece de alguien con quien experimentar el amor. La mujer se interesa por el amante de su esposo, se involucra de forma progresiva en su relación, quiere conocer esa unión, incluso ser partícipe de ella. El marido, por supuesto, se siente incómodo. Quién sabe qué pretende su esposa, o tal vez todo esto no sea más que el desvarío de una persona trastornada.

LEER MÁS

miércoles, 7 de marzo de 2018

Jimena de la Almena: RESEÑA: Memorias de dos jóvenes esposas.

Jimena de la Almena: RESEÑA: Memorias de dos jóvenes esposas.: MEMORIAS DE DOS JÓVENES ESPOSAS Título: Memorias de dos jóvenes esposas. Autor: Honoré Balzac (Tours 1799-París 1850) nació en...

martes, 6 de marzo de 2018

Correspondencia Chejov/Gorki: una amistad muy teatral (culturamas)

Soy un autodidacta, tengo treinta años. No creo que pueda mejorar lo que hago, ni siquiera que pueda mantenerme en el nivel al que he llegado. No es muy alto, pero es suficiente para mí. Por lo demás, soy un personaje poco interesante. Pero usted es diferente. Nos sobrecoge la capacidad de su genio. (M. Gorki).

… El oficio literario es de por sí agotador. Entre fracasos y decepciones, el tiempo pasa deprisa, no percibimos el tiempo presente, y el pasado, el tiempo en el que era tan libre, me resulta ya ajeno, como de otro. (A. Chejov).
Al irlandés Brian Friel (1929-2015) esta correspondencia entre dos colosos en el arte narrativo y teatral, le vendría de maravilla para crear una obra que desarrollara ese encuentro sobre un escenario. Friel se ocupó mucho de reelaborar cuentos y piezas teatrales de Chéjov, mas al descubrir estos diálogos con un oponente ideológico tan fuerte, al tiempo que disfrutaría con la revelación de hombres cargados de transparentes contradicciones, descubriría dos personajes de una vitalidad desbordante, ideales para protagonizar una función que recorrería mundo.
Hoy en día sólo Chejov está siendo representado constantemente por las más diversas Compañías, en versiones generalmente muy libres, según talentos o meros caprichos de los directores que se empeñan en destacar su opinión y su estética, antes que la del genial dramaturgo, pero en Rusia se le sigue admirando con suficiente talento para representarle haciendo honor a su innovadora forma de representar, irónica y poética, sin necesidad de salir en busca de versiones supuestamente rompedoras. Aunque también las aceptan, respetuosos con formas nuevas de consolidada riqueza artística, como sucedió cuando coprodujeron la extraordinaria visión de Finzi Pasca y su teatro circo en Donka, una carta a Chejov, mientras que productores nativos montan completas sus obras, como por ejemplo Las tres hermanas de tres horas de duración respetando la época original, algo de extraordinario interés que tuvimos ocasión de ver en Madrid en el Valle Inclán, gracias al Centro Dramático Nacional de 2012 [producción y reparto rusos con dirección del británico Declan Donnellan).

LEER MÁS

miércoles, 21 de febrero de 2018

"A oscuras" en El Mundo



Funambulista acaba de publicar A oscuras, de Sergio González Ausina. Un libro de pequeño formato y 117 páginas, editado con el cuidado ejemplar que pone Max Lacruz en sus libros y que lleva un atinado postfacio de Alfonso Armada, beligerante con el oficio como es su obligación. El libro es un reportaje seco, inteligente y valeroso sobre el asesinato de María del Carmen Martínez, la viuda del expresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Vicente Sala. El caso está pendiente de juicio y eso añade a la escritura un dificultad peligrosa. Ausina sale con bien.

LEER MÁS

lunes, 19 de febrero de 2018

Luz brillante en Relibro



Shoko y Mutsuki no son un matrimonio al uso. Él tiene un novio y ella es una mujer alcohólica e inestable. No mantienen relaciones sexuales, nunca las han mantenido y, por supuesto, no tienen hijos. No parece el mejor cóctel para que la cosa funcione. Pero ellos se aman, se respetan, se comprenden. Y a ellos les funciona.

Luz brillante nos acerca a la realidad de dos personas que quieren mantener su pequeño universo tal y como está. A tres: ella, él y el novio de él, Kon. Sin embargo, los padres de ambos hacen lo posible para que Shoko y Mutsuki encajen en una sociedad tan tradicional como la japonesa, donde es difícil, por ejemplo, que se acepte la homosexualidad.

Entre Shoko y Mutsuki no hay sexo. Ella no lo necesita, no lo echa de menos. Y Mutsuki lo tiene con su novio, porque Kon no es su amante. La relación con él no es un capricho fugaz y esporádico, sino una historia sólida que dura años. Y Shoko lo sabe. Y lo acepta. De hecho, ella le pide que le hable de él.

No hay morbo en esta historia, hay sentimientos verdaderos, también respeto, sinceridad, amistad... Y hay amor. Y dolor, por supuesto, porque no es una historia fácil. La autora, eso sí, nos la cuenta con sencillez, dando voz a ambos protagonistas, alternando en cada capítulo el punto de vista de uno y otro, para conformar el relato hasta su desenlace.

LEER MÁS

lunes, 5 de febrero de 2018

MEMORIAS DE DOS JÓVENES ESPOSAS - Honoré de Balzac (en el blog de Las Inquilinas de Netherfield)

La Comedia Humana de Honoré de Balzac es de esas empresas titánicas literarias que hoy por hoy se antojan imposibles de imaginar llevándolas a cabo por un autor contemporáneo y que, sin embargo, no sorprenden cuando piensas en que un autor de hace casi 200 años sí que lo intentó, aunque su fallecimiento truncase el proyecto completo. Sí, ese autor era Balzac y es uno de los grandes genios que han dado las Letras, pero aun así los números son abrumadores y, repito, imposibles para un autor de hoy en día. Considerada como el mayor proyecto narrativo de la historia de la literatura, que pretendía retratar la sociedad francesa desde la caída de Napoleón hasta la Monarquía de julio, La Comedia Humana estaba prevista para un número total de 137 novelas; se quedó en 87 completas (más otras 7 no previstas, y algunas publicadas de manera póstuma), pero volved a leer el número de novelas... 94... solo pensar lo que consiguió pone los pelos de punta, porque además, que es lo más impresionante de todo, lo hizo entre 1830 y 1850. Tan solo veinte años. Haced cálculos.


Por las razones que comento arriba, mucha de la bibliografía que hoy podemos encontrar de este autor, muchas de esas novelas famosas que se venden por separado o que creemos que son independientes unas de otras, en realidad forman parte de este proyecto (La prima Bette, Papá Goriot, Eugénie Grandet, El coronel Chabert, Las ilusiones perdidas...). Y eso mismo ocurre con Memorias de dos jóvenes esposas (o Memorias de dos recién casadas); esta novela epistolar que os traigo hoy forma parte de La Comedia Humana y, dentro de ella, a la colección Escenas de la vida privada. Y es una auténtica joya.

Estamos en septiembre de 1823. Las protagonistas son dos amigas de diecisiete años: Louise de Chaulieu y Renée de Maucombe. Ambas se conocieron siendo unas niñas en el convento de carmelitas que acaban de abandonar para reincoporarse a la vida mundana, aunque cada una de ellas proviene de un zona de Francia y un sector social distintos. Así, Louise, miembro de una familia de la alta sociedad parisina, recala en el palacete de su familia en la capital francesa; vive rodeada de lujos y pronto hace su presentación en sociedad, llegando a conocer el París de las fiestas, bailes, teatros, galanteos y cortejos. Renée, por su parte, vive en la campiña francesa; se nos habla del valle de Gémenos, así que sabemos que el castillo familiar de Maucombe está en la Provenza. Allí el ritmo es muy distinto, apenas hay nada que hacer ni gente que conocer, y el destino de Renée está escrito desde su llegada, pues sus padres han concertado su casamiento con el hijo de un hidalgo de aquellas tierras, veinte años mayor que ella y que, tras luchar en la batalla de Leipzig, fue hecho prisionero en Siberia y acaba de regresar a casa.

Así se nos plantea el comienzo de la entrada en el mundo de estas dos amigas que, a causa de la distancia, se cuentan sus intimidades por carta. Estamos, pues, tal y como decía más arriba, ante una novela epistolar en la que el 95% de las cartas están firmadas por Louise o Renée, y solo en contadas ocasiones cogen la pluma alguno de los hombres que formarán parte de sus vidas. A través de esta correspondencia acompañaremos a las dos protagonistas a lo largo de veinte años, y de ellas se sirve Balzac para dibujar dos almas y mentes femeninas totalmente opuestas que se quieren, se respetan y que, a pesar de las diferencias de opinión que inevitablemente surgen cuando difiere la forma de ver la vida, jamás se fallan la una a la otra.

Porque en eso radica la base sobre la que se asienta la novela, en la inmersión que hace el autor en las profundidades psicológicas y morales de dos mujeres totalmente opuestas entre sí, ya no solo por los derroteros de la vida, sino en su forma de pensar y vivirla. 

LEER MÁS

miércoles, 24 de enero de 2018

"Héroes editoriales"

Interesante artículo sobre el mundo editorial en el Diari de Tarragona (con referencia a Editorial Funambulista):

"En estos momentos reposan, olvidadas en la oscuridad de algún cajón, cientos de obras literarias inéditas pertenecientes a otros tantos escritores, tan inéditos como sus libros. El anónimo autor habrá enviado su obra, encuadernada en barato canutillo de plástico, a algún premio literario o al juicio profesional de una editorial.
Desestimada su calidad, estará pasando aquélla por la implacable trituradora, desangrando sus ilusiones en las virutas de papel cuyos tristes despojos aún revelan, mutiladas, las palabras que formaron parte de una historia o de unos versos, que no son sólo las historias y los versos del libro en cuestión, sino también las historias y los versos de la epopeya del escritor novel ante la titánica aventura de la creación.
Muchos de esos libros destruidos quizás lo merecían. El escritor novel tiene que saber ponderar la calidad de su obra antes de decidir que el mundo está en su contra, que es un incomprendido y que está sufriendo una injusticia; nadie le puso una pistola en la nunca para que escribiera y el mundo no necesitaba su libro.
Pero, entre ellos, también figurará alguna obra meritoria que, sin embargo, correrá el mismo fatal destino. La calidad del libro, entonces, se verá sometida al criterio arbitrario de la endogamia editorial o al del mercantilismo literario que sacrifica un buen libro a la pira sacrificial de la literatura de masas y a los ingresos correspondientes.
Es entonces cuando aparecen, salvadoras, las editoriales independientes, aquellas que sobreviven a la sombra de los grandes sellos y apuestan, con criterios estrictamente literarios, por aquellas obras desdeñadas. ¿Hay mayor contradicción? Una editorial que factura millones de euros y a quien, una apuesta fallida apenas supondría un ridículo porcentaje de pérdidas, no se arriesga a publicar al escritor novel que ha demostrado su valía literaria.
En cambio, una editorial independiente, que debe medir escrupulosamente su balance de riesgos para no quebrar y desaparecer, se lanza románticamente al vacío con la única baza de creer en el valor literario del libro que se dispone a editar. «No necesitamos más libros. Necesitamos Literatura», reza el lema de la jovencísima editorial Tolstoievski. O «el funambulista sólo logra su objetivo confiando en el vértigo y no resistiéndose a él», dice la editorial Funambulista haciendo suyas las palabras de Roger Callois. ¿No es ésta una disposición heroica en los tiempos que corren?"

LEER MÁS



viernes, 19 de enero de 2018

"Luz brillante", de Kaori Ekuni, en el blog Readings is in the North


En nuestro día a día estamos influenciados por la sociedad, por sus prejuicios, por las apariencias, por el que dirán. Eso sucedía en los años 90, años en los que está ambientada esta novela, pero a día de hoy sigue ocurriendo. Tal vez hoy en día ocurre en menor medida o tal vez todo lo contrario, sigue siendo igual y no se avanza. Te das cuenta que no encajas en lo que la sociedad marca como ‘normal’ y, por tu entorno, necesitas integrarte y ser aceptado. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar para que esto ocurriera? ¿Estarías dispuesto a renunciar a tus principios para no dar que hablar? ¿Estarías dispuesto a vivir en una mentira para poder encajar en la sociedad? Shoko y Mutsuki si están dispuestos a hacerlo, si han decidido renunciar a sus principios, por lo menos en apariencia. Deciden casarse para encajar en la sociedad, para no sentir la presión de su entorno, de su familia.
Shoko es la protagonista femenina. Una mujer que emocionalmente es un poco inestable y que para solucionarlo recurre al abuso del alcohol. Una mujer a la que nos la venden como frágil pero en la que yo he visto todo lo contrario. Tiene sus problemas y sus defectos, como cualquier ser humano, pero también tiene muchas virtudes. Su forma de ser, su forma de respetar, su forma de pensar, su forma de amar. También destacaría sus momentos de soledad y sus maravillosas conversaciones con el autorretrato de Paul Cézanne (en la imagen). Es imposible describir los sentimientos que me despertó esta protagonista, el cariño que le cogí. Si la llegais a conocer, que espero que sí, considero que lo entendereis perfectamente. Mutsuki es el protagonista masculino. Un médico que, a pesar de que sus padres saben la realidad, no quiere que su condición sexual influya en su entorno laboral. Mi relación con Mutsuki ha ido de menos a mas. Al principio no fue muy buena ya que solamente me fijaba en sus defectos: su obsesión con el orden y la limpieza, sus rituales antes de irse a dormir… A medida que fui avanzando en la lectura he cambiado de opinión, he ido descubriendo a otro hombre, he ido descubriendo sus virtudes. Entre sus virtudes destacaría su preocupación por Shoko, como intenta no hacerle daño e intenta servirle de apoyo siempre que puede. En esta historia hay un tercero en discordia pero de ese personaje he decidido no hablaros.

LEER MÁS

"Esplendor insólito" en Culturamas

“Esplendor Insólito”, es una novela cuya autoría corresponde a Eduardo Gallarza y que publica con la Editorial Funambulista. La obra, comienza con la aparición en una obra de teatro, de una mujer bellísima con el labio que está partido por una cicatriz y posteriormente, la encuentran muerta, justo en plena calle de Madrid, en la década de los 80. De esta forma, comienza la narración de una historia cargada de conspiraciones, que se desarrolla en lugares insólitos como túneles secretos, en los que se pueden conseguir alijos con armas, travesías de exploración, matanzas crueles, entre otras cosas, que son parte de un mundo extravagante y cautivante.
En “Esplendor Insólito”, el realismo termina expulsado, gracias a que gran parte de los elementos que integran la intriga, son verdaderos, ya que sirven de fachada para esconder una realidad de carácter histórica. Con esta intriga, se conforma un camino sincero, recto e íntimo, que transitan personas dedicadas a encontrar una forma de identidad propia y un motivo para existir. Es una novela con la que el lector, se trasladará a muchas partes de Äfrica, como que, si fuera una gran aventura, pero en la que no solo habrán, espías haciendo sus labores, sino que se pondrá de manifiesto el amor y servirá para reflexionar sobre la pertenencia, el exilio, la inteligencia y la fe.

LEER MÁS