lunes, 11 de febrero de 2019

Novela ácida universitaria: Sosa Wagner nos asombra de nuevo (De la Justicia)

El juez O.W.Holmes del Tribunal Supremo de los EE.UU. afirmó en su revolucionaria obra The Common Law, que el derecho debía someterse al “ácido cínico” para descubrir la realidad de sus intereses, para descubrir que “La vida del derecho no ha sido la lógica: ha sido experiencia. Las sentidas necesidades de la época, la moral predominante y las teorías políticas, las intuiciones de política pública, manifiestas o inconscientes, incluso los prejuicios que los jueces comparten con sus camaradas, tiene mucho mas que ver que el silogismo en la determinación de las reglas mediante las cuales deben ser gobernados los hombres”.
Pues bien, hemos de recibir con alborozo la recién publicada novela de Francisco Sosa Wagner titulada “Novela ácida universitaria” (Ed.funambulista, 2019), subtitulada Aventuras, donaires y pendencias en los claustros, que nos presenta la Universidad actual desnuda, liberada del velo de las formas,  de las palabras solemnes que adornan lo universitario y que nos muestra la realidad de la experiencia universitaria siguiendo las peripecias de un joven licenciado en derecho, mas oportunista que vocacional, y que se integra en la Universidad donde paso a paso va descubriendo la vida de la colmena.
Pasen y vean…
La novela pinta la vida del protagonista, de nombre Adalberto ( no sabemos si inspirado en un culebrón venezolano o en un personaje de la abadía de El nombre de la Rosa, pues ambas referencias son un buen anuncio de lo que espera), en su andadura universitaria. El autor nos lo sitúa sobre el blanco lienzo de la Universidad de la ciencia, con predominio del color gris de sus avatares profesionales, algunas pinceladas verdes sobre sus impulsos eróticos y el amarillo de un humor inteligente que a veces se apoya en el juego de palabras, otras en decir verdades a gritos y otras mediante divertidas viñetas de situación.

LEER MÁS

lunes, 21 de enero de 2019

El callejero maldido, de Javier Ruiz, en el blog de Librario íntimo



Demasiado numerosas son en España las localidades que siguen ostentando en sus calles los nombres de inveterados asesinos, cuyas placas parecen vigilarnos o advertirnos desde la altura. Los apellidos Queipo de Llano, Moscadó, Franco o Mola continúan, oxidados pero inamovibles (o brillantes pero inamovibles, lo cual resulta casi más inquietante), en sus atalayas anacrónicas, sin que resulten demasiado operativas las intenciones de desalojarlos de ese inmerecido lugar de privilegio, que debería reservarse para nombres más dignos o provechosos. Javier Ruiz Martín (Madrid, 1964) se ha adentrado en ese incómodo lodazal para construir su libro “El callejero maldito”, en el que plantea un recorrido por varias rutas del Madrid actual, donde Varela, Eduardo Aunós o el general Cabanillas presiden la vida capitalina de forma tan férrea como aparentemente invisible. Y el modo en que lo hace consiste en mantener entrevistas con estos personajes, que salen de sus tumbas para responder a las preguntas del escritor. Hasta ahí, perfecto.
El desajuste “interno” del volumen viene, a mi entender, más tarde; porque el autor arranca su recorrido diciendo que está en su ánimo otorgar a los entrevistados “la posibilidad de justificar su barbarie” (p.32). Y resulta fácil constatar no lo hace. Cuando alguno lo intenta, de inmediato se modula su intervención con una apostilla del estilo “No voy a dejar que me convenza”, lo que desbarata el presunto equilibrio de la conversación o el intercambio de versiones. Entiéndaseme. Estoy de acuerdo con Javier Ruiz Martín en que todos los forajidos que asoman en estas hojas fueron unos engendros sangrientos, unos energúmenos fanáticos y unos criminales. Pero si asegura que el juego consistía en darles alguna opción para explicarse, quebrantado queda el propósito en cada página, porque los maneja como muñecos de guiñol a quienes apenas deja balbucir explicaciones o justificaciones entrecortadas.

LEER MÁS

El callejero maldito en Ni un Día Sin Libros

A veces la mejor forma de acercarse a la historia (o si no la mejor, sí la más entretenida) es hacerlo a través de historias transversales, de recovecos en los que adentrarnos y, con esa excusa, acercarnos a momentos, lugares y personas históricos. Esta es la propuesta de Javier Ruiz en El callejero maldito, editado por la heterdoxa y siempre interesante editorial Funambulista.




A propósito de la Ley de la Memoria Histórica de 2007, el Ayuntamiento de Madrid inició los trámites para la retirada de los nombres de decenas de calles cuyo nombre representaba el homenaje a un periodo histórico oscuro e impropio de un país democrático: el del golpe de estado del 18 de Julio de 1936 perpetrado por un grupo de militares que despojaron de esta forma al régimen legítimo existente en España. 

Con esta premisa, el autor comienza un recorrido por algunas de estas calles, y por extensión, por las biografías de algunos de los personajes que protagonizaron algunos de los episodios más emblemáticos (más duros, más siniestros) de este complicado periodo. ¿Qué hace de la propuesta de Javier, ya de por sí interesante y original, un recorrido diferente al inicialmente esperado? Lo que hace el autor es establecer entrevistas con los protagonistas, con los que dan nombre a esas calles.

LEER MÁS

lunes, 14 de enero de 2019

Entre hienas en el programa Mil palabras &+ de Cuatro


Dos nuevas reseñas sobre "Entre hienas" de Loreto Urraca

La Región


Eu lera, sentira falar del, cousas sobre Pedro Urraca Rendueles, o policía agregado á embaixada española en París, a quen lle correspondera o papel –certamente infame- de perseguir refuxiados republicanos en Franza. Un deles, o máis coñecido, Lluís Companys, quen seria levado a Hendaya polo propio Urraca, para ser posto noutras mans igualmente criminais que haberían conducilo á súa morte por fusilamento en Montjuic.
A derradeira foto de Companys –en libertade-  foi tomada, precisamente, por  Urraca Rendueles, e aparece na novela escrita pola súa neta, Loreto Urraca Luque, que teño diante miña. Loreto chegou coñecer, tardíamente, a seu avó. Quen pretendía endozar a súa traxectoria vital, tan chea de sombras, algunha arrepiante, como podemos ver neste libro, a través da man da neta. Quen non soamente non aceptou a encomenda senón que cotraatacou con este libro documentadísimo, literaria e grafícamente, que se pode ler como novela mais tamén como docudrama ou –mesmo- á maneira de manual de historia (e aínda, de historias).
Mais non quixera facer pensar que Loreto axusta contas con Urraca Rendueles senón co tempo terrible que lle tocara. El mesmo, dígase de paso, víctima da nosa guerra civil que o levara refuxiarse en Madrid, so do manto da embaixada francesa (estaba casado con Helene Cornette, súbdita deste país) para marchar logo a Franza desde Valencia. Comezo da nova historia e dunha vida igualmente nova. Digase de paso que tampouco a avoa de Loreto sae ben parada nesta historia triste (como moitas dos que tiveron que vivir/ sufrir aqueles anos). Urraca Rendueles, en fin, nacera (en Valladolid) en 1904, e morreu (en Madrid) en 1989.

LEER MÁS

Moon's Corner  

Una novela con dos protagonistas que estructuran el destino de la Europa del 36-45. Antoinette Sachs, pintora judía, relacionada con las élites de la cultura e izquierda parisina, amante de Jean Moulin, uno de los líderes de la resistencia francesa. Pedro Urraca, funcionario del gobierno de Franco cuyo cometido era rastrear a la disidencia española colaborando con el nazismo en Francia. El punto de unión es el bloque de viviendas donde vivían la suegra de Pedro y la pintora antes de la invasión francesa por la tropas hitlerianas. La novela se desarrolla a dos bandas, por un lado nos presentan la historia de la resistencia francesa, con la pintora como protagonista, y por otro lado los pactos y redadas efectuadas por Urraca.

LEER MÁS