lunes, 29 de diciembre de 2014

"La noche sexual", de Pascal Quignard, en Sonograma Magazine

 La-noche-sexual-sonogramaDespués de una magnífica traducción de La noche sexual, de Pascal Quignard, Paz Gómez Moreno reflexiona, en una original nota de la traductora, al final del libro, sobre la experiencia de traducir, a partir de la nocturnidad sexual, esta fascinante obra de Quignard publicada en castellano por la Editorial Funambulista.
“Frente a la estabilidad formal del original, la traducción contiene en sí la posibilidad de lo plural”. Gómez Moreno, desde su mirada, desde su silencio, crea el infinito de la realidad. Un infinito al que se llega a través de una lectura exhaustiva, minuciosa, precisa, rigurosa, analítica, comprensiva, desinteresada, sin reposo, atenta, relectora, preocupada hasta el extremo por la letra (…).
¿Qué más puede desear el lector?
Pascal Quignard (1948), escritor y músico, galardonado con el premio Gouncourt, busca con una cierta violencia verbal y con una singularidad inaudita la escena primitiva y originaria del ser humano: “La escena que existió y que nunca será visible conforma el secreto”. Acompañan sus textos, 27 capítulos de profundidad psicoanalítica – la noche, la melancolía, la negrura, la cavidad, la muerte, los infiernos- más de doscientas reproducciones de dibujos o pinturas relacionadas con la angustia y el placer nocturno. Es un compendio de arte, literatura y filosofía.

LEER MÁS

Artículo aparecido en el Diario Información sobre "La vida que nos mata", la extraordinaria novela de Xabier López

xab

Sobrevivir a uno mismo


Recuerdo haber descubierto a Álvaro Cunqueiro en mis lecturas de adolescente. La brillantez de “Merlín y Familia”, “Las crónicas del sochantre” o “El año del cometa con la batalla de los cuatro reyes” me fascinaron y me abrieron la puerta a una narrativa en muchos casos hermética para mí: la gallega. Por encima de géneros, la forma de contar que hay en esa esquina de España tiene una esencia propia, distinta a lo que habitualmente puede leerse. Si hay un realismo mágico español, nació con Cunqueiro, y es realmente una magia prosaica, unida a la tierra de donde surge. Desde entonces, trato de inocular el “veneno” de Cunqueiro a todos los que me piden referencias de lectura, y no me explico cómo no es un autor principal y reivindicado en las letras españolas.
Por eso me sorprendieron las primeras páginas de “La vida que nos mata”, del también gallego Xabier López López. Estamos acostumbrados a que, en el auge que en la última década ha tenido la novela negra, los detectives e investigadores sean tipos más o menos brillantes y más o menos amargados por la existencia, con modelos y roles con los que es fácil identificarse. En el caso de “La vida que nos mata”, su protagonista, Sebastián Faraldo, es un periodista en un diario de provincias, obeso, algo sibarita, descreído, sufridor de mal de amores, con un férreo sentido del honor y un tanto anticuado en los tiempos de cambio de la II República Española. Se me prefiguraba un remedo de Álvaro Cunqueiro, y sólo por eso hizo que la lectura me atrapara desde el primer instante. Casi se puede trazar una leve analogía con Pepe Carvalho.
La-vida_coverFaraldo trabaja en un pequeño periódico, El Matutino, envuelto en la crisis de la prensa que ya se vivía en aquella época. Cronista de sucesos, el director de su periódico le encarga sorpresivamente que realice la crónica de un matrimonio de la alta sociedad en el Gran Hotel-Balneario de Mondáriz, con la esperanza de que la crónica de sociedad aumente las ventas del periódico. Con resignación, pero también con la promesa de darse los placeres de la buena mesa y las aguas termales, Sebastián Faraldo acepta el encargo y, sin abandonar la melancolía por la soledad y el tiempo que pasa, se encamina al lugar. El espacio y la trama es la versión española de imágenes que hemos visto retratadas cientos de veces en novelas y películas anglosajonas, pero en la que los novelistas españoles se han adentrado en pocas ocasiones. El retrato de la sociedad de la época, de un mundo aristócrata y pequeñoburgués que está agonizando ante el auge de la industrialización y el proletariado, resulta magnífico y atrapante. Como no se trata de una novela histórica o de recreación, sino de una novela negra, se produce un crimen que, como mandan los cánones, es el crimen perfecto.
Esto lanzará a Faraldo a investigar en la parte literaria más bohemia de Madrid, que ya en aquella época se echaba de menos a sí misma, y a desentrañar un misterio que tiende sus brazos sobre la clase industrial del País Vasco de los años 30, el agro gallego y los movimientos anarquistas. Como no hay nunca un Quijote sin su Sancho, el contrapunto al periodista lo da un mendigo que es su informador, y que nos regala algunas de las mejores reflexiones del libro. Pese a que “La vida que nos mata” recibió el Premio de la Crítica española a narrativa en gallego, han pasado once años hasta que hemos podido verla traducida al castellano, y ha sido, como ocurre últimamente con las novelas que de verdad merecen la pena, en una pequeña editorial, Funambulista.

"La vida que nos mata", de Xabier López, en el Diario del Alto Aragón


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Artículo, fotos y vídeos de José Belló Aliaga, en Diario de tu Ciudad, sobre el aniversario de Editorial Funambulista

Una década en el alambre

Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo; Max Lacruz  y Luis Morales
Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo; Max Lacruz y Luis Morales

Editorial Funambulista cumple 10 años


Hace ahora 10 años, a finales de 2004, llegó a las librerías Lolita, de Heinz von Lichberg, el primer título de un sello nuevo, Funambulista, nacido con la vocación de publicar "literatura pura y dura".
Max Lacruz
Max Lacruz

Para celebrar este 10º aniversario, Funambulista se regala un libro que también está de aniversario: “Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares, de Fernando Pessoa”. Como recuerda Max Lacruz, director de la editorial, "ahora hace 30 años que lo publicó mi padre, Mario Lacruz, en Seix Barral, por primera vez en español, en la traducción de Ángel Crespo".

Con tal motivo se ha celebrado un desayuno de celebración de los primeros diez años de vida de la editorial- al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra...) - y presentación del citado libro de Pessoa, en La Central, situada en la madrileña calle Postigo de San Martín 8, en el que han intervenido además de Lacruz y Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva edición, Pilar Gómez Bedate, viuda de Ángel Crespo, traductor de aquella primera edición al castellano.

Editorial Funambulista
La voluntad de la editorial Funambulista era, como recuerda su director, Max Lacruz, "dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar" y "publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".

Desde entonces, Funambulista ha lanzado 180 obras intentando ser fiel a su filosofía. Ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgenstern, Mario Lacruz, Nicos Cavadías o Stefan Heym, y apostado por autores extranjeros como Yoko Ogawa (cuyo libro La fórmula preferida del profesor es el más vendido de la editorial) o Pascal Quignard hoy muy representativos de su catálogo, tanto como lo son los españoles Tomás García Yebra o Félix Teira.
"Lo que me anima a seguir editando es ver la sonrisa de ciertos autores", ha declarado Max Lacruz.

Max Lacruz
El editor de Funambulista, Max Lacruz, opina que el libro de Pessoa presentado es “un libro perfecto, pues, para celebrar estos 10 años de trayectoria. 10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo. En estos tiempos difíciles, el no haber desaparecido ya es un mérito".

Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, "si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas".

Entre España y Luxemburgo
Es Lacruz un editor que vive a caballo entre España y Luxemburgo, una “cercana lejanía” que le aporta una perspectiva peculiar. "Desde allí veo mucha diversidad, lo cual me congratula mucho. Creo que en España se publica mucho y muy bien, cuando voy a una librería española lo que tengo son ganas de dejarlo, pienso que hay tanta gente que lo hace igual o mejor que yo y me digo: “para qué seguir”. Y sin embargo, cuando me vuelvo a ir, sigo haciendo mi trabajo..."

LEER MÁS

lunes, 15 de diciembre de 2014

El Libro del Desasosiego, de Fernando Pessoa, vuelve más vivo que nunca

La obra cumbre de Fernando Pessoa es el autoregalo de aniversario de la Editorial Funambulista

"Tal vez no sea el libro del siglo XX sino el del XXI o incluso el del XXII", dice Luis Morales, su reconstructor

Portada de 'El libro del desasosiego'. / Ed. Funambulista 

En estos tiempos de tanto libro de autoayuda, de crecimiento personal, de pensamiento positivo y de buenrrollismo fundamentalista, el Libro del desasosiego le asesta al lector bien intencionado que se atreva a asomarse a sus interioridades un certero puñetazo en la boca del estómago. Y lo hace desde el primer fragmento... "el corazón, si pudiera pensar, se pararía", y también: "considero la vida como una posada donde tengo que esperar hasta que llegue la diligencia del abismo. Para todos nosotros caerá la noche y llegará la diligencia"...
Fernando Pessoa (1888-1935) es un escritor convencido de su perdurabilidad, de que será hallado y redescubierto dentro de cien, doscientos o tal vez mil años. Un autor que solo alcanzó a publicar una sola obra en vida, pero que ahora surge en obras inéditas a lo largo y ancho del planeta. ¿Cómo es ello posible?
El portugués Pessoa es un investigador incansable del alma humana. En su búsqueda de la introspección de esa alma aprovecha todas las herramientas: filosofía, esoterismo, neurociencia y, por encima de todo, una gran literatura. Inventa hasta 72 heterónimos, de los que se vale para describir la vida, destripar sensaciones y sentimientos, desdoblando personalidades.
Allá donde se encuentre utiliza cuadernos, libretas, cuartillas sueltas y hasta las servilletas de los cafés para plasmar los hallazgos de su introspección. Pero, no los ordena. Los echa en un inmenso baúl de recuerdos, en el que unos pocos primero, otros muchos después, descubrirán la inmensidad de un pensador-escritor único.
El primer extranjero que se tropieza con la gigantesca obra de Pessoa es el poeta Ángel Crespo, que sacrificará su propia y prometedora carrera literaria personal tras acatar la superioridad de su maestro. Crespo realiza su propia organización de fragmentos y traduce la primera edición en castellano del Libro del desasosiego, casi medio siglo después de la muerte del escritor portugués. Convence a Mario Lacruz, director de Seix Barral, de la monumentalidad de Pessoa. Fue el punto de partida de un éxito mundial traducido a más de 50 lenguas.
Ahora, 30 años más tarde, Max Lacruz, hijo de Mario, conmemora la efemérides, a la vez que los primeros diez años de su Editorial Funambulista, con una antología personal y traducción realizadas por Luis Morales. Es, pues, en realidad otra obra distinta, una más de las que cada lector puede configurar del Libro del desasosiego.


LEER MÁS EN ZOOMNEWS

La Editorial Funambulista cumple 10 años y lo celebra con Fernando Pessoa

Libro del desasosiegoEditorial Funambulista celebra sus primeros diez años de vida con una edición muy especial del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa. En un encuentro al que asistieron algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra…), el director del sello, Max Lacruz, presentó el libro del inolvidable escritor portugués.
Este año se cumple el treinta aniversario de la publicación en España (en Seix Barral –dirigida en aquel entonces por Mario Lacruz–, con organización y traducción de Ángel Crespo) de la primera edición en castellano, que fue la primera traducción a cualquier lengua, del Libro del desasosiego. A partir de esa edición el éxito de la obra fue mundial en innumerables lenguas. Editorial Funambulista, que cumple en este mismo 2014 diez años de andadura, homenajea la efeméride con esta antología personal y traducción de Luis Morales, destinada al lector no iniciado o con prisa, y configurada en un orden original y audaz, casi transgresor, que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa. Prepárense para celebrar el Día Mundial del Desasosiego y salir fortalecidos de la experiencia.
Como recuerda Lacruz en el acto de presentación, coincide el cumpleaños de la editorial con el de la primera edición de la obra del escritor portugués, que hace ahora 30 años, en 1984, fue introducida en España mediante una edición a cargo de Mario Lacruz, padre de Max, que tradujo Ángel Crespo, cuya viuda, Pilar Gómez Bedate, estaba también entre los celebrantes. “Pessoa no era entonces un ‘valor seguro’, pero Ángel sí estaba seguro. Pessoa ya era un valor consolidado en el grupo que Ángel frecuentaba, para los escritores portugueses de entonces, era el indiscutible maestro, y a él le entusiasmaba la idea de difundirlo en España. Tuvo una repercusión enorme”, nos ha dicho.
Subraya Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva propuesta, que ésta es “una antología de fragmentos, no es la totalidad del libro. El criterio de selección ha sido muy personal, avalado por el criterio del editor, a partir de los subrayados que yo tengo en las ediciones que manejo, partiendo de esa consideración de Libro del desasosiego como un diario íntimo de Pessoa, porque creo que nunca ha sido tan él mismo como con el heterónimo de Bernardo Soares. De ahí que el filtro haya sido quedarnos con los textos que tocan directamente al interior de su alma”. Morales entiende su trabajo como una invitación, una manera de atraer “a ese lector más generalista que había oído hablar del Libro del desasosiego, que sabía que tiene cierto volumen, y no se ha atrevido con él”. Admite que esta sobredosis de Pessoa entraña riesgos, y lamenta que al institucionalizarse y convertirse en un producto cultural se registre “un cierto manoseo de su figura. Creo que muy pocas de las personas que se hacen fotos con su estatua en el Chiado saben lo oscuro y lo trágico de muchos de sus versos, de su producción”. Lo cual ‘molesta’, pero no impide: en su opinión, es el gran poeta del siglo XX.
funambulistaUn libro perfecto, pues, para celebrar estos diez años de trayectoria. “10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo.” En estos tiempos difíciles, “el no haber desaparecido ya es un mérito”. Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, “si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas”. Es Lacruz un editor que vive a caballo entre España y Luxemburgo, una ‘cercana lejanía’ que le aporta una perspectiva peculiar. “Desde allí veo mucha diversidad, lo cual me congratula mucho. Creo que en España se publica mucho y muy bien, cuando voy a una librería española lo que tengo son ganas de dejarlo, pienso que hay tanta gente que lo hace igual o mejor que yo y me digo: ‘para qué seguir’. Y sin embargo, cuando me vuelvo a ir, sigo haciendo mi trabajo…”

LEER MÁS EN CULTURAMAS

viernes, 12 de diciembre de 2014

Max Lacruz y Pilar Gómez Bedate, 10º ANIVERSARIO FUNAMBULISTA y presentación del Libro del desasosiego


La editorial Funambulista celebra sus primeros diez años de "pura literatura"

Diez años de "literatura, pura y dura", hecha con vocación y desafiando a los vaivenes del mercado, al libro digital y a la piratería. Así define el editor Max Lacruz su labor al frente de Funambulista, el sello que celebra ahora sus primeros diez años de vida.
Una celebración que viene marcada por la fecha de publicación de "Lolita", de Heinz von Lichberg, a finales de 2004. Entonces la editorial vio la luz para "dar a conocer voces nuevas y otras voces no nuevas, pero que conviene que no se dejen de escuchar".
Y también con el objetivo de publicar al menos un 25 por ciento de primeras obras de autores o de desconocidos, que es donde el editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido su oficio, el de descubrir nuevos talentos", dice a Efe Lacruz.
Desde 2004, Funambulista ha lanzado 180 títulos intentando ser fiel a su filosofía y ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgentern, Mario Lacruz, Nicos Cavadis o Stefan Heym y apostado por escritores como Yoko Ogawa, cuyo libro, "La fórmula preferida del profesor", es el más vendido de la editorial.

En Intereconomía 

En El Confidencial

*** 

Pilar Gómez Bedate, Max Lacruz y Luis Morales

Editorial Funambulista cumple 10 años y se regala un Pessoa

"Lo que me anima a seguir editando es ver la sonrisa de ciertos autores", señaló el director editorial Max Lacruz


Editorial Funambulista ha celebrado esta mañana sus primeros 10 años de vida con un encuentro al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra...) y en el que el director del sello, Max Lacruz, ha presentado una edición muy especial del "Libro del desasosiego", de Fernando Pessoa.

***

Editorial Funambulista ha celebrado esta mañana sus primeros 10 años de vida con un encuentro al que han asistido algunos de sus autores (José Ovejero, Jesús Pardo, Tomás García Yebra…) y en el que el director del sello, Max Lacruz, ha presentado una edición muy especial del Libro del desasosiego, de Fernando Pessoa.
Especial por varios motivos. El primero porque, como recuerda Lacruz, coincide con otro cumpleaños, el de la primera edición de la obra del escritor portugués, que hace ahora 30 años, en 1984, fue introducida en España mediante una edición a cargo de Mario Lacruz, padre de Max, que tradujo Ángel Crespo, cuya viuda, Pilar Gómez Bedate, estaba también entre los celebrantes.
“Pessoa no era entonces un ‘valor seguro’, pero Ángel sí estaba seguro. Pessoa ya era un valor consolidado en el grupo que Ángel frecuentaba, para los escritores portugueses de entonces Pessoa era el maestro indiscutible, y a él le entusiasmaba la idea de difundirlo en España. Y tuvo una repercusión enorme”, nos ha dicho.
El segundo porque, como subraya Luis Morales, antólogo y traductor de esta nueva propuesta, ésta es “una antología de fragmentos, no es la totalidad del libro. El criterio de selección ha sido muy personal, avalado por el criterio del editor, a partir de los subrayados que yo tengo en las ediciones que manejo, partiendo de esa consideración de Libro del desasosiego como un diario íntimo de Pessoa, porque creo que nunca ha sido tan él mismo como con el heterónimo de Bernardo Soares. De ahí que el filtro haya sido quedarnos con los textos que tocan directamente al interior de su alma”.
Un libro perfecto, pues, para celebrar estos 10 años de trayectoria. “10 años después ―echa Lacruz la vista atrás― uno se da cuenta de que en realidad lo podía haber hecho de una manera distinta. Lo que hemos hecho bien es que alguna gente nos ha identificado y nos va siguiendo.” En estos tiempos difíciles, “el no haber desaparecido ya es un mérito”.Morales entiende su trabajo como una invitación, una manera de atraer “a ese lector más generalista que había oído hablar del Libro del desasosiego, que sabía que tiene cierto volumen, y no se ha atrevido con él”. Admite que esta sobredosis de Pessoa entraña riesgos, y lamenta que al institucionalizarse y convertirse en un producto cultural se registre “un cierto manoseo de su figura. Creo que muy pocas de las personas que se hacen fotos con su estatua en el Chiado saben lo oscuro y lo trágico de muchos de sus versos, de su producción”. Lo cual ‘molesta’, pero no impide: en su opinión, es el gran poeta del siglo XX.
Admite que, en el mundo editorial, 10 años es nada, “si ahora mismo cerráramos, caeríamos en el olvido en menos de tres años, para dejar huella una editorial necesita varias décadas”.

En Topcultural

***
La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 

La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
Sucede que hace treinta años se publicó, por primera vez en castellano, una versión de Ángel Crespo del Libro del desasosiego, que salió editada por Seix Barral y al cuidado de Mario LaCruz (padre del director editorial de Funambulista). Fue la primera traducción a cualquier lengua del libro y la que inauguró, por decirlo así, la carrera internacional de esta obra de Pessoa.
Para celebrar ambas efemérides, la editorial Funambulista ha organizado una fiesta/presentación para el próximo jueves 11 de diciembre. Será en Madrid, a las 11 de la mañana, en la librería La Central (Calle Postigo de San Martín, 8) y allí estarán Max Lacruz, Luis Morales y Pilar Gómez Bedate, viuda del poeta Ángel Crespo y primer traductor de Pessoa.
A continuación y, en primicia, les ofrecemos una entrevista de Sara Gutiérrez y Eva Orúe a Max La Cruz, director editorial de Funambulista, donde hace balance de estos diez años y habla de sus perspectivas para el futuro.

max lacruz
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 En Hermanocerdo
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko - See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
La editorial Funambulista nació a finales de 2004, con la publicación de Lolita, de Heinz von Lichberg.
Su voluntad, tal como expresa su director editorial, Max Lacruz, era la de
"dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar y publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".
Desde entonces, la editorial ha lanzado al mercado 180 títulos (Yoko Ogawa, Pascal Quignard, Ned Beauman, Jordi Bonells, Narcís Oller, Lajos Zilahy o Félix Teira, entre sus autores; amén de infinidad de clásicos: Proust, Henry James, Balzac, etc).
Para celebrar su décimo aniversario, la editorial publica Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares.
Se trata de una antología personal de Luis Morales (también traductor de la obra), destinada al lector no iniciado o con prisa, "que prescinde de la numeración y disposición habituales para darle la consistencia del diario de una jornada cualquiera en la (no) vida de Bernardo Soares, alter ego de Fernando Pessoa".
Sucede que hace treinta años se publicó, por primera vez en castellano, una versión de Ángel Crespo del Libro del desasosiego, que salió editada por Seix Barral y al cuidado de Mario LaCruz (padre del director editorial de Funambulista). Fue la primera traducción a cualquier lengua del libro y la que inauguró, por decirlo así, la carrera internacional de esta obra de Pessoa.
Para celebrar ambas efemérides, la editorial Funambulista ha organizado una fiesta/presentación para el próximo jueves 11 de diciembre. Será en Madrid, a las 11 de la mañana, en la librería La Central (Calle Postigo de San Martín, 8) y allí estarán Max Lacruz, Luis Morales y Pilar Gómez Bedate, viuda del poeta Ángel Crespo y primer traductor de Pessoa.
A continuación y, en primicia, les ofrecemos una entrevista de Sara Gutiérrez y Eva Orúe a Max La Cruz, director editorial de Funambulista, donde hace balance de estos diez años y habla de sus perspectivas para el futuro.

max lacruz
- See more at: http://hermanocerdo.com/2014/12/la-editorial-funambulista-cumple-diez-anos/#sthash.ggNMB0rJ.dpuf
 

jueves, 4 de diciembre de 2014

Editorial Funambulista celebra sus primeros 10 años (Todo Literatura)

Editorial Funambulista celebra sus primeros 10 añosHace ahora 10 años, a finales de 2004, llegó a las librerías "Lolita", de Heinz von Lichberg, el primer título de un sello nuevo, Funambulista, nacido con la vocación de publicar "literatura pura y dura".
Su voluntad era, como recuerda el director de la editorial, Max Lacruz, "dar a conocer otras voces nuevas u otras voces no nuevas pero que conviene que no se dejen de escuchar" y "publicar al menos un 25% de primeras obras o de gente desconocida, que es donde un editor cumple mejor su papel y donde cobra sentido el oficio".

Desde entonces, Funambulista ha lanzado 180 títulos intentando ser fiel a su filosofía. Ha rescatado a autores como Lajos Zilahy, Soma Morgenstern, Mario Lacruz, Nicos Cavadías o Stefan Heym, y apostado por escritores extranjeros como Yoko Ogawa (cuyo libro La fórmula preferida del profesor es el más vendido de la editorial) o Pascal Quignard, hoy muy representativos de su catálogo, tanto como lo son los españoles Tomás García Yebra o Félix Teira.

Para celebrar este 10º aniversario, Funambulista se regala un libro que está a su vez de aniversario: Libro del desasosiego. Un día en la (no) vida de Bernardo Soares, de Fernando Pessoa.