miércoles, 24 de agosto de 2016

Rosa Montero menciona "No hay dos iguales", de Judith Rich Harris, en su columna de El País Semanal

En su genial libro No hay dos iguales (Funambulista), la psicóloga Judith Rich Harris, que también resalta la influencia arrolladora del grupo en el individuo, cuenta un experimento llevado a cabo en los años cincuenta por Solomon Asch, un psicólogo social norteamericano. La cosa consistía en pedirle a un sujeto que juzgara la longitud de una línea comparándola con otras tres.

LEER TODO EL ARTÍCULO

lunes, 22 de agosto de 2016

"Strindberg" en La Voz de Galicia

Solo por haber hecho la primera biografía en lengua castellana dedicada al visionario genio de August Strindberg -como subraya el sello Funambulista-, ya merecería Jordi Guinart (Barcelona, 1981) que se le prestase cierta atención. Pero es que además la figura de Strindberg -uno de los creadores del teatro moderno; con él abandonó el siglo XIX- reviste una especial complejidad, hasta el punto de que habitualmente fue tildado de loco. En su obra autobiográfica Inferno, una crónica de sus obsesiones, el dramaturgo -gloria y fundamento de las letras suecas- dejó algunos apuntes de sus durísimos padecimientos mentales. Strindberg (Estocolmo, 1849-1912) se movía en los extremos, entre la prepotencia y la timidez, entre la misoginia y la dependencia de la mujeres; sus contradicciones hacen que su retrato sea difícil de aprehender.

LEER MÁS

viernes, 5 de agosto de 2016

16 voces para contar Brasil. Entre ellas la de Alberto Mussa, autor de "El misterio de la casa de los trueques"

Alberto Mussa: Canibalismo policiaco

Alberto Mussa (Río de Janeiro, 1961) escapó de convertirse en matemático para ser uno de los nombres más celebrados de la literatura brasileña reciente. Novelista, cuentista, traductor, autor de tendencias caníbales, Mussa da voz a los más desfavorecidos. Sus personajes tienen raíces indígenas, africanas y árabes. Debutó conElegbara (1997), un libro de cuentos inspirado en la mitología yoruba, la etnia africana que introdujo el candomblé en Brasil. Su entrega más reciente es A primeira história do mundo (2015), tercer título de una pentalogía policiaca. En ella, Mussa cuenta la historia de una serie de crímenes cometidos en diferentes épocas en Río, partiendo de un caso de 1567. Funambulista publicó en España El misterio de la casa de los trueques.
LEER MÁS en Babelia

"Azaña será ejecutado" en "Universo la Maga"





David vive en Madrid. Es un joven inteligente, hijo de un afamado psiquiatra. Mantiene una relación sin complicaciones con Marisa. En teoría reúne los requisitos para ser feliz, pero el inconformismo, la desazón y la asfixia de esa trampa en la que se ha convertido su vida se lo impiden.

Trabaja en una copistería. Cuando David ve entrar a una mujer de aspecto frágil, frente amplia y ojos expresivos, piensa que es virgen. Él clasifica a las mujeres en vírgenes y putas, pero le excitaban especialmente las primeras. Laura, que así se llama la chica, le entrega unos folios de una novela que acaba de escribir. Quiere tres copias.

Para sorpresa de David, pasan los días y ella no viene a recoger el encargo. Comienza entonces él a leer la novela, que se titula “El anarquista que perdió la voz”. Rápidamente queda enganchado a su lectura y decide presentarla a un premio con su nombre.
El Barrio de Cuatro Caminos, comienzos de la II República

La novela escrita por Laura está situada en Madrid, en el Barrio de Cuatro Caminos. Se desarrolla a finales de la dictadura de Primo de Rivera y comienzos de la II República. El protagonista es Mario Ramos Martínez acompañado de su padre Julián. Ambos son anarquistas. Han dejado en el pueblo de Villa del Agua, Córdoba, enterradas a la madre y el bebé recién nacido. Escapan de la miseria y de la esclavitud de trabajos mal pagados.


Un sacerdote de lo cultural

En Madrid les acoge su tío Camilo, de quien piensan que su condición de zurdo es la responsable de que sea homosexual. Ellos se integran en el grupo anarquista de Cuatro Caminos, pero Mario pierde la voz de forma inexplicable. En su corazón mantiene viva la figura de su madre y de Aurora, el bebé nacido muerto. Conversar con ellas le anima. Mientras tanto, su padre está sufriendo un cambio.

LEER MÁS

viernes, 29 de julio de 2016

"El enemigo en el espejo" en La Orilla de las Letras

Puedes cambiar de nombre, de país y hasta de aspecto; pero si tu pasado está lleno de actos criminales graves, lo más probable es que alguien acabe encontrándote. Pero, ¿y si el que te encuentra te ofrece un trato? ¿Crees que podrías redimirte de tus pecados realizando un puñado de buenas acciones? Este es el punto de partida de El enemigo en el espejo, la novela de Leif Davidsen de la que a continuación os voy a hablar.
Vuk es un serbocroata criado en Dinamarca con un importante pasado delictivo a sus espaldas. Intentando huir de sus crímenes, se instala en Estados Unidos con su familia. Nadie sospecha de él, nadie imagina que vive bajo un nombre falso. Hasta el atentado del 11 de septiembre. Tras esta fecha, la CIA le descubre. Lejos de entregarle a la Interpol, el gobierno de los Estados Unidos le brinda la posibilidad de trabajar bajo sus órdenes. Su misión será dar con un importante miembro de Al Qaeda. Lo que no sabe Vuk es que el comisario danés, Per Toftlund, su gran enemigo, también anda tras las pistas de nuevos posibles terroristas. ¿Qué pasará si Toftlund se entera de que Vuk está vivo?
El 11 de septiembre marcó un ante y un después en la vida de los norteamericanos y de todos los que comprobamos con horror lo que eran capaces de hacer los terroristas islámicos. A partir de ese día, todos los países extremaron sus medidas de seguridad, especialmente los Estados Unidos. El gobierno americano puso en marcha varios planes de acción. El enemigo en el espejo, esta obra de ficción, nos habla de uno de estos supuestos planes: la captación por parte de la CIA de un delincuente perseguido en Europa con el fin de, gracias a él, conseguir encontrar a importantes miembros de Al Qaeda en el mundo.
En esta novela nos encontramos con dos personajes fundamentales: Vuk y Per Toftlund. La historia comienza con Vuk, bajo el hombre de John, en Death Valley. Vuk es un serbiocroata criado en Dinamarca que conoce muy bien los horrores de la guerra. Como soldado, tuvo que hacer cosas de las que no se siente orgulloso. De hecho, en Dinamarca aún le persiguen por ello. Sus habilidades son precisamente las que hacen que la CIA lo capte. Como pronto comprobará el lector, Vuk es realmente bueno siguiendo pistas. Pero, ¿y si otros van tras la suya?


martes, 26 de julio de 2016

"Los tambores del tiempo" en Estado Crítico

Wilfred Owen era un joven profesor de inglés en Burdeos con tendencia a la poesía romántica, al retraimiento y a una inconcreta homosexualidad, cuando estalló la Gran Guerra. La vida le parecía un bien demasiado valioso como para arriesgarla en un campo de batalla. Entonces sus familiares le escribieron contándole que todos sus compañeros de generación estaban marchando al ejército y, en octubre de 1915, regresó a Inglaterra y se alistó como voluntario para luchar por el honor de su patria. Los reproches de su madre dejaban caer que, mientras él estaba instalado tranquilamente en Francia, los demás sufrían y morían por su país. Los dirigentes les hacían creer que peleaban por algo honorable, recalcaban su superioridad, señalaban las naciones que había que odiar con denuedo. Y la gente les hizo caso. Los padres repetían: “Muerte antes que deshonor, así es un hombre”. Owen entró en el cuerpo de los Artists’ Rifles, se formó en el Quinto Regimiento de Manchester y, cuando le llegó la hora de marchar al frente, ya había alcanzado el grado de teniente. Hasta ese momento no había publicado ningún libro. Sus versos no denotaban una originalidad especial ni una técnica digna de alabanza. La guerra, sin embargo, lo cambiaría todo. Tanto su concepción del mundo como de la poesía.  
Influido en su primera juventud por la palabra religiosa, Tennyson y Keats, su mirada dio un giro de ciento ochenta grados después de experimentar la crudeza de la vida en las trincheras —que Carles Llorach-Freixes describe con minuciosidad en su introducción—, y de conocer a Siegfried Sassoon tras sufrir en 1917 una neurosis de guerra que le tuvo ingresado en el Hospital Craiglockhart de Edimburgo durante algo más de un año. De ese periodo datan sus Poemas de guerra, de los que en 2011 Acantilado publicó una estupenda selección y que ahora la editorial Funambulista presenta de forma más completa, y que a Owen no sólo le sirvieron como terapia para exorcizar su ‘shell shock’, sino que se convirtieron de por sí en una obra originalísima por reflejar con precisión, y de modo fidedigno, las heridas del cuerpo, la mente y el alma de aquellos jóvenes que fueron conducidos al matadero. El mundo que describe Wilfred Owen es el de la famosa novela de Remarque, el de las memorias de Robert Graves, el de los cuadros de George Grosz y Otto Dix, el de las aventuras del buen soldado Švejk o el inolvidable Septimus de La señora Dalloway, con las cornetas del segundo movimiento de la Sinfonía Pastoral de Vaughan Williams de fondo. 

LEER MÁS

viernes, 22 de julio de 2016

Entrevista a Tomás García Yebra, autor de “Madera de Cela”

  • la puerta de su librería con su Dos Caballos
El museo-librería que posee el escritor Tomás García Yebra en el barrio de la Estación en Las Navas del Marqués en Ávila es un refugio para los amantes de la literatura. En él conviven libros con los objetos más insólitos que uno pueda imaginar y que el escritor madrileño ha ido recogiendo o le han ido regalando personas del pueblo abulense para su museo. Además, tiene una maqueta de tren digna de admirarse y que cuando estuve allí no pude ver en funcionamiento porque aún no había pasado la ITV de maquetas de tren.

Tomás García Yebra se dedicó al periodismo cultural durante muchos años en la agencia Colpisa, allí tuvo la oportunidad de entrevistar a numerosos escritores. Dejó ese trabajo fijo porque un día se dió cuenta de que “el poder es intocable, siempre” y “el periodismo está lleno de trampas”. Ni corto ni perezoso dejó su puesto de trabajo para dedicarse a las dos profesiones que más le apasionan: la literatura y la educación. Ahora trabaja en las dos, además de mantener su librería, “que sólo me da para cubrir gastos”, reconoce sin amargura.

A la educación la dedica tres jornadas a la semana, en esos días alecciona a jóvenes y no tan jóvenes a escribir en sus talleres de escritura, los imparte en la Vinoteca Mares y en las librerías Tierra de Fuego y La Fugitiva. De ahí, que estuviese leyendo el thriller de la escritora navarra, ya quiere conocer el porqué del éxito de esa novela. A la literatura le dedica todo el tiempo restante que no tiene que estar en su librería. En ocasiones adopta el papel de Percy Hopewell, y se cambia el sombrero de ala ancha por la gorrilla británica, para meterse en la piel de un periodista inglés. Su libro “Santa Teresa is different” fue el año pasado un auténtico éxito de ventas. Ahora publica su ensayo-crónica “Madera de Cela”, la continuación de aquel libro que publicó hace ya catorce años y que se tituló “Desmontando a Cela”.

Madera de Cela” es un cuidadoso repaso de las obras de nuestro último Premio Nobel y de sus canalladas, con ello nos referimos al presunto plagio o apropiación indebida que perpetró con “La cruz de San Andrés”. Todo tratado con respeto pero, también, con rigurosidad ante los hechos que todos conocemos y que el autor ya ha tratado en reiteradas ocasiones en prensa y libros. Que estas ramas no nos dejen ver el bosque de la literatura de Cela.