jueves, 6 de abril de 2017

RESEÑA (by MH) UN CUENTO DE ENFERMERA - Louisa May Alcott

Que Louisa May Alcott era mucho más que la autora de Mujercitas lo hemos comprobado quienes nos hemos acercado a otro tipo de obras suyas mucho menos conocidas que se adentran en el terreno de lo gótico o el misterio, como aquellas que escribió con el seudónimo de A. M. Barnard cuando ya era una autora famosa.

Esta novela que traigo hoy va también por esos derroteros del misterio y, sin embargo, es una obra muy temprana, escrita incluso antes del arrollador éxito de Mujercitas, que todo el mundo considera su primera novela. Y a mí, sabiendo precisamente esto, que fue de lo primero que escribió, me ha sorprendido mucho por lo bien elaborada y desarrollada que está la trama.


La protagonista de la historia, Kate Snow (que además narra en primera persona y por eso solo conocemos su punto de vista durante toda la trama), es una mujer muy independiente, inteligente, segura de sí misma y de su posición en el mundo. Inglesa pero viviendo en América, no tiene fortuna a pesar de ser hija de un caballero y debe trabajar para ganarse la vida. Es enfermera de profesión, especializada en enfermos mentales y en sus cuidados (ella incluso habla de "poderes" en algunas ocasiones), y tras un tiempo de búsqueda infructuosa de empleo, comienza a trabajar para la acomodada familia Carruth. Su paciente en la casa es la hija pequeña de la familia, Elinor, que da muestras de alguna enfermedad mental sin definir y que le sobrevino de repente algunos meses atrás. No permite que ninguna enfermera se ocupe de ella, pero Kate, gracias a su experiencia previa en situaciones similares y un carácter resolutivo y paciente, consigue lo que nadie ha conseguido antes: la confianza y el cariño de Elinor. Y es a partir de este momento cuando los misterios y los esqueletos en el armario de la familia Carruth comienzan a desplegarse ante ella.

La trama tiene dos vertientes muy definidas. Por un lado está el drama familiar de los Carruth, la incógnita que sobrevuela la casa en cuanto a la locura que padece Elinor y su origen. El cabeza de familia, muy débil de salud, vive apartado en una casa en el campo; su mujer, que de cara a los demás no aparenta ningún problema y cumple su rol de dama de la alta sociedad, vive angustiada por el rechazo de su hija Elinor, que desde que cayó enferma la repudia y le culpa de su locura; su otra hija, Amy, va a casarse a pesar de todo desoyendo la prudencia que aconseja la situación; y sus dos hijos varones, Augustine y Harry, totalmente opuestos en cuanto a carácter, viven también la situación con la espada de la enfermedad pendiendo sobre sus cabezas.

LEER MÁS

Reseña de "La ínsula inefable" de Juan López-Herrera en Ni un día sin libros

La ínsula inefable, Juan López-Herrera (Funambulista)

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una lectura en el sentido más lúdico de la palabra. Y os hablo de esa sensación de júbilo (lamentablemente tan olvidada) que siendo un adolescente sentía cuando, tirado en el suelo, me dejaba llevar por las maravillosas historias de mosqueteros de Alejandro Dumas o los relatos que escribía un tal Watson sobre un tal Holmes (Conan Doyle que estás en los cielos). Eran tiempos de revelación, de darse de bruces con la literatura con mayúsculas, esa que está destinada a hacerse eterna. Ahí el niño que ahora es adulto se revolvía y buscaba una respuesta imposible a una pregunta que aún permanece: ¿Leer puede ser un modo de vida?


 
Podéis pensar que estoy exagerando, pero La insula inefable, del hasta ahora desconocido para mí Juan López-Herrera me ha devuelto esas sensaciones. Las de la buena literatura sin mayores pretensiones que el puro entretenimiento. Aunque, para ser justo, siempre hay algo más, y la novela admite otras posibles lecturas.

La ínsula inefable es la historia del regreso de Antonio, antiguo diplomático, a la isla caribeña donde ejerció su trabajo diez años atrás. El viaje tiene como propósito descubrir un misterio, una traición,  los secretos de una mujer por la que estuvo dispuesto a perderlo todo. ¿A quién no le ha pasado?
 
LEER MÁS

miércoles, 15 de marzo de 2017

Entrevista a Félix Teira en Ràdio 4

Félix Teira nos habla de su libro “El último sol” en Wonderland en Rádio 4, entrevista de Rosa Gil.
Escucha la entrevista

martes, 7 de marzo de 2017

Miguel Sáenz en El País


(El traductor y catedrático de la Lengua, Miguel Saenz, en su casa de Madrid.
Los niños siempre o casi siempre son felices. Es el único momento de la vida en que la felicidad se da en estado duradero. No caminan, corren. No corren, saltan sobre una pierna y sobre la otra como si fueran a echar a volar. El suelo, sin embargo, es su casa y ven todo lo que hay en él. Encuentran cosas insólitas entre baldosas. Brincan y cantan al mismo tiempo. Nunca más volverán a hacerlo.
Algunos ciudadanos carecemos de recuerdos infantiles. Otros tienen la suerte de llevar consigo aquel paraíso toda la vida. Mi amigo Miguel Sáenz, por ejemplo, recuerda con detalle una infancia feliz en África. Hasta los 11 años vivió en un lugar mítico que ya solo existe en la literatura, Sidi Ifni. Los mayores recordamos entre brumas aquella guerra fingida que mantuvimos con Marruecos por la posesión de un lugar inútil, desértico y que apenas daba de comer a sus lugareños. No obstante, para el niño Miguel aquello fue el paraíso. La infancia sólo vive en lugares expresamente inventados para los niños.

LEER MÁS

Juan López-Herrera nos habla de "La ínsula inefable" en El Rincón Literario de Paco en Cartagena Actualidad.

Entre trabajo y mudanza… nos atiende Juan, gracias…

P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace La ínsula inefable?

R.- Comencé a escribir el libro poco después de mi llegada a Lima en 2011 y lo acabé justo antes de mi partida en 2014. La novela se nutre de experiencias vividas en varios de los países donde he residido (el propio Perú, Cuba, Brasil…), pero nace sobre todo de una historia que comenzó a gestarse mientras vivía en La Habana entre 2007 y 2009 -aunque entonces no era consciente de sus implicaciones- y que tuvo su desenlace un tiempo después de dejar yo la isla. Una lectura concreta me ayudó a dar una estructura coherente a la trama: el libro “The File”, de Timothy Garton Ash.

P.- ¿Por qué comenzó a escribir?

R.- Como todos empecé a hacer mis pinitos literarios escribiendo poesía en mi época universitaria. Algunos de esos poemas están publicados en la edición de 1984 de los premios de poesía de la Facultad de Filología de la Hispalense. Entre 1996 y 1998, durante un periodo de excedencia en el que regresé a mi Sevilla natal, escribí mi primera novela, La Cream Coneshion, que fue el resultado del encontronazo con una realidad andaluza muy “gatopardiana”: aparentemente todo había cambiado desde que yo había dejado la ciudad en 1985, pero en el fondo todo seguía igual, tanto en Sevilla como en Andalucía. Decidí utilizar el humor, que es la subversión no violenta del ciudadano oprimido.

P.- No me resulta fácil encuadrar la novela en un género concreto…es divertida, misteriosa, santería incluida, con un desfile de personajes variados…Willy Toledo, Nino Bravo, Julio Iglesias…¿su clasificación?

R.- Creo que sigue la estela de mi primer libro, que era una novela negra bastante sui generis, con un humor quiero pensar que muy español, mezcla de astracanada, surrealismo y sátira de trazo grueso.

P.- ¿Se ha encontrado de frente con santones? ¿cree en sus prácticas?

R.- Sí que me he encontrado con esas prácticas muchas veces, en Brasil, Sudáfrica, Cuba o Perú, pero también en Galicia o en Andalucía (las llamadas “sabias” del campo andaluz). Creer no creo, “pero haberlas haylas.”

P.- Usted, como diplomático, ha ejercido en países tan distintos como: Brasil, Sudáfrica, Bélgica, Cuba, Perú, Reino Unido… ¿cuál de ellos le ha sorprendido más y por qué?

R.- Todos son sorprendentes a su manera. Incluso países tan desarrollados y aparentemente convencionales como Bélgica o el Reino Unido pueden ser una caja de sorpresas. El Reino Unido, por ejemplo, es en ciertos aspectos una ínsula aún más inefable que la de la novela. Y no hay que olvidar que la normalidad aparente bajo la que se esconden secretos inconfesables es la base de gran parte de la novela negra contemporánea.

P.- En las embajadas ¿se espían unos a otros y otros a unos?

R.- No, por supuesto que no…salvo en la Ínsula Inefable, claro está.

LEER MÁS