Entradas

Tercer capítulo de «Y LA MORTAL BELLEZA DE LA GLORIA», de Javier Ruiz Martín

Imagen
III    Felipe II tendría durante toda su vida un triste recuerdo del último año, porque en menos de tres meses había perdido a su querido hijo Carlos y a su amada esposa Isabel con un vástago dentro. «Si ese niño hubiese vivido, ¿cómo habría sido mi vida? ¿Sería yo tan infeliz como lo soy ahora?», se preguntaba a menudo.    Pero no habían sido estas las únicas desgracias ocurridas en 1568, fecha que marcaba una nueva época en la existencia del monarca y, por extensión, en sus territorios. Ya en octubre, no mucho después de la inesperada muerte de Isabel, Felipe había recibido un despacho urgente que le informaba acerca de los graves incidentes habidos entre varios barcos españoles e ingleses en aguas del Atlántico cercano a las Indias. Con la carta todavía en la mano, la imaginación del rey volaba de un problema a otro. Estaba solo en su gabinete, acodado sobre la mesa de trabajo atestada de documentos aún sin leer que atestiguaban la enorme cantidad de asuntos pendientes que tenía. E…

Entrevista a Loreto Urraca en Ràdio Klara

Imagen
Espacio del programa La Luna Sale a Tiempo emitido el 19 de junio de 2020 en Ràdio Klara
CON OJOS DE MUJERTÍTULO: ENTRE HIENAS, UNA NOVELA SOBRE LA REPRESIÓN FRANQUISTA A LOS REPUBLICANOS ESPAÑOLES EN FRANCIAENTREVISTA: LUCAS DEL CASTILLO, catedrático jubilado de universidadINVITADA: LORETO URRACA, autora de la novela histórica-biográfica Entre hienas
Escucha el audio de la entrevista

Segundo capítulo de «Y LA MORTAL BELLEZA DE LA GLORIA», de Javier Ruiz Martín

Imagen
II
Felipe II nadaba en el río de la Historia. En una orilla se hallaba la dicha, y, en la otra, la desdicha. Nunca el rey se dejaba llevar por la impetuosa corriente de los acontecimientos, y cuando presentía que podía ser arrastrado hacia cualquiera de esas dos orillas sin que su voluntad personal hubiera tomado parte en ello, se rebelaba contra el destino que parecía escapar de sus manos.Pero, a veces, pasaban corrientes insospechadas que parecían burlar al rey, incluso a Dios. Tal vez eran enviadas por el diablo, y había que seguirlas para combatir el mal que había en ellas.Durante aquel año de 1568 se estaban formando varias de esas corrientes, por eso el carácter del rey se oscurecía. La orilla de la desdicha estaba solo a un palmo de distancia, Felipe ya la tocaba con los dedos. La muerte del príncipe Carlos, fruto engendrado con María Manuela de Portugal, su primera esposa, fallecida en 1545, a los pocos días de dar a luz, le había sumido a Felipe en una honda melancolía de la …

Avance editorial del libro que se publicará en septiembre: «Y LA MORTAL BELLEZA DE LA GLORIA», de Javier Ruiz Martín

Imagen
Y LA MORTAL BELLEZA DE LA GLORIA
Vida e infortunios del capitán Francisco de Cuéllar
El que acabó siendo el capitán Francisco de Cuéllar (Navahermosa -Toledo, 1558 - Madrid, 1615) vivió una sucesión de tragedias que fraguaron su personalidad. Su origen judío le enfrentó pronto a la cruel realidad, y a una Inquisición que violentó su entorno familiar y su infancia. Debido a esto, ya de  niño  hubo de iniciar una temprana lucha por reafirmarse en un mundo despiadado, una sociedad brutal en que los poderosos aplastaban implacablemente a los débiles y a los diferentes. Este libro abarca veinte años de tribulaciones de Cuéllar, su quebrantada niñez, desde 1568, en una pequeña aldea de realengo de la Sagra toledana, pasando por su posterior alistamiento en los Tercios en Madrid, su formación como guerrero y sus viajes por el océano, hasta el año de 1588, la fecha del desastre de la Gran Armada, en la que Cuéllar participó como capitán de una compañía de la infantería embarcada, con su fiel a…

Lecturas recomendadas verano 2020

Imagen

MARIO LACRUZ La discreción como estilo (Julio Llamazares en Epicuro)

Como el cine español sin el guionista Rafael Azcona, el mundo editorial de los últimos cuarenta años del siglo XX no se entendería sin la figura de Mario Lacruz.Este mes de mayo se han cumplido los 20 años de su fallecimiento.Como Rafael Azcona, también Lacruz hizo de la discreción personal un estilo, tanto como para que sus rostros fueran desconocidos para el gran público, ese que contemplaba con devoción las películas del guionista riojano y devoraba los libros de las distintas colecciones que puso en marcha el editor barcelonés.A Rafael Azcona y a Mario Lacruz (Barcelona, 1929-2000) les unió también algo más y fue el abandono que ambos hicieron de su primitiva vocación, que era la de escribir novelas. De Rafael Azcona se conserva sólo una que yo sepa, Los ilusos, recreación del mundo literario de los cafés madrileños de los años cincuenta que el guionista conoció cuando llegó a la capital, pero Mario Lacruz publicó hasta tres: El inocente (1953), La tarde (1955) y El ay…