viernes, 17 de abril de 2015

No hay dos iguales, de Judith Rich Harris, en Lasemana.es

Únicos, No hay dos iguales

 

Autor: Judith Rich Harris

El concepto de individualismo cada vez suena con más fuerza. Lejos quedan todas aquellas referencias al colectivo entendido como “masa” y que han dado paso a las “personas”, la época en lo que importa es cada uno y esa idea de seres únicos e inigualables. Pueden existir millones de personas en el mundo, pero ninguno es igual a otro.

Judith Rich Harris, una controvertida licenciada en psicología de sesenta años ya expuso la cultura cotidiana occidental en la que defendía una educación en la que la influencia de los padres era cada vez más ínfima en su novela El mito de la educación (1992).

Su nueva obra, No hay dos iguales, defiende la individualidad como una ventaja digna de analizar dentro de la historia evolutiva de la sociedad. Una continuación de su primera obra que puede seguirse sin haberla leído.

En un mundo cada vez más propenso a globalizarse y buscar rasgos comunes, Harris expone una defensa a la exclusividad del individuo. En su primera mitad de la obra aprovecha para cuestionar algunas respuestas a preguntas como ¿qué es lo que hace, entonces, que nos diferenciemos? O, ¿por qué incluso los gemelos idénticos tienen personalidades diferentes?

LEER MÁS

Fotos de las Ferias del Libro de Granada y de Navalcarnero





lunes, 13 de abril de 2015

Tertulia en El Marcapáginas


Max Lacruz, director de Editorial Funambulista, en El Marcapáginas de Gestiona Radio participa en la tertulia sobre Kipling y presenta "El barón de Nicastro" y "Colón, el Quijote de los océanos"

http://www.gestionaradio.com/21627-el-marcapaginas-david-felipe-arranz-2-2015-04-10-220000-256kbps-mp3/

Reseña de César Rendueles sobre "No hay dos iguales" (Babelia, 11 de abril)

El pasado sábado se publicó en Babelia mi reseña del nuevo libro de Judith Rich Harris: No hay dos iguales. Individualidad humana y naturaleza humana (Editorial Funambulista, 2015, 488). Como no ha aparecido en la web de El País, la reproduzco aquí.

A finales del siglo pasado, Judith Rich Harris –una licenciada en psicología de sesenta años sin vinculación con ninguna universidad o grupo de investigación– hizo saltar por los aires uno de los consensos más sólidos de las ciencias sociales contemporáneas, muy arraigado también en la cultura cotidiana occidental. El mito de la educación presentaba una amplia batería de pruebas que demostraban la escasa influencia que tienen los padres en cómo acaban siendo sus hijos. Además, proponía una convincente teoría alternativa basada en los efectos combinados de la herencia biológica y la socialización grupal. Básicamente, los niños son educados por sus compañeros de juegos. Por eso, para desesperación de sus padres, las niñas crecidas en entornos familiares igualitaristas se pirran por las barbies tanto o más que las procedentes de hogares tradicionales.
No hay dos iguales es la continuación lógica de aquella primera obra. Al fin y al cabo la socialización es un proceso que contribuye a que los niños se parezcan entre sí. ¿Qué es lo que hace, entonces, que nos diferenciemos? ¿Por qué incluso los gemelos idénticos tienen personalidades diferentes? La primera mitad del libro cuestiona algunas de las respuestas que se han dado a estos interrogantes, como la interacción gen-entorno o las diferencias ambientales dentro de la familia. En la segunda parte se avanza una explicación alternativa. Harris parte de una hipótesis darwiniana: la individualidad humana es una ventaja adaptativa que hay que analizar en términos de la historia evolutiva de nuestra especie. Siguiendo el ejemplo de Steven Pinker en el campo lingüístico, reconstruye mediante una operación de ingeniería inversa la arquitectura mental implícita en los procesos de individualización, que serían el resultado de la interacción compleja de tres mecanismos mentales innatos. El primero es un sistema de relaciones que nos lleva a identificar individuos concretos y distinguirlos entre sí. El segundo es un sistema de socialización que nos impulsa a adquirir los comportamientos que se consideran apropiados en una cultura concreta. El último es un sistema de estatus que nos permite competir con éxito dentro del grupo.

LEER MÁS

LEER en BABELIA