jueves, 28 de febrero de 2013

"El amor de un hombre de cincuenta años", de Anthony Trollope, en La Nueva España


"El Soviet de los Vagos", de Eduardo Gallarza, en el Diari de Tarragona


Diario secreto, de Alexander Pushkin, en la Revista Sonograma


Quadern-de-llibres-PushkinEstamos delante de un dietario cuya autoría, tal como indica el editor, atribuida al gran poeta ruso, sigue siendo objeto de controversia. Efectivamente, si se trata de un diario escrito por Pushkin, nos dará a conocer aspectos íntimos y poco conocidos del autor, considerado el padre de la literatura rusa moderna. Y cuando nos referimos a los aspectos más íntimos nos referimos a un diario donde narra sus aventuras sexuales, sus complicadas y pasionales relaciones con las mujeres, la paternidad…
La atribución de Pushkin de este diario queda inicialmente en duda por su estilo y procedencia: un historiador ruso localiza el diario escrito en francés y lo traduce al ruso; pero realmente hubo un diario escrito por el autor hasta 1835, y se habla, casi como una leyenda, de una continuación desde 1836 hasta el día de su muerte que el autor exigió que no se publicara hasta cien años después de su muerte. Como indica Mijail Armalinsky, autor del prefacio, la reputación de Pushkin no se verá tocada, ya que se trata de “un excelente manual para la investigación de la naturaleza humana”.
Alexander Sergéyevich Pushkin (Moscú 1799- San Petersburgo 1837), poeta, novelista y dramaturgo; nacido en el seno de una familia de la antigua aristocrática, tuvo una educación muy exigente y basada en la cultura francesa. De muy joven ya destaca en la poesía, tal como indica el historiador Isaiah Berlín (Riga,1909- Oxford 1997), su verso es “ conciso, cristalino, de una sencillez y una pureza clásica, luminoso, directo, apasionado, por un lado irónico y divertido, y por otro lado de una sublime magnificencia, siempre de una belleza y una frescura indescriptibles”. En esta temprana edad entra en contacto con los círculos literarios liberales más críticos con el zar, lo que supondrá una condena para llevarlo a Siberia, pero sus protectores y admiradores de su poesía consiguieron un destierro más benigno. Su temperamento de escritor le lleva a cultivar el teatro, la novela, cuentos, periodismo,… su vasta obra, destacamos, por ser más conocidas, la novela en verso Eugeni Oneguin y las novelas La hija del capitán y La dama de “pique”, influyó en toda la literatura rusa posterior. En 1830 se casa con Nataliya Nickolayevna, considerada, en ese momento, la mujer más bella de Rusia; Pushkin, por defender su honor se bate en duelo contra un oficial del ejército llamado D’Anthès, que provocaba a su mujer, y muere herido de bala. Su obra, su popularidad, y su forma de morir le convierten en un ídolo. La biografía oficial del autor nos habla de que el duelo fue provocado expresamente por un entorno aristocrático que le era hostil, y el arma del poeta manipulada para que no pudiera defenderse. Puskhin, en las primeras líneas de su diario, habla de este duelo y es consciente de que su final esta cerca.

martes, 26 de febrero de 2013

Pessoa. Cartas de Amor (El Cultural)




“Todas las cartas de amor son ridículas”, hizo decir Pessoa (1888-1935) a su heterónimo Álvaro de Campos en un conocido poema, poco después de que se interrumpiera la correspondencia que mantuvo con quien, a decir de los biógrafos del poeta portugués, fue su único amor, Ophélia Queiroz. Fue ésta una empleadilla de las muchas que trabajaban en las oficinas de La Baixa, el barrio de negocios de la capital portuguesa. El poeta la conoció cuando la muchacha, que a la sazón tenía 19 años, fue a pedir trabajo en la misma empresa en la que el poeta ejercía, en unas condiciones “flexibles” -es decir, sin horas fijas- el nebuloso cargo de empleado de la correspondencia extranjera.

Conocemos bien sus rutinas de entonces -en especial, gracias al relato que de ellas hace su heterónimo Bernardo Soares en El libro del desasosiego-, y por eso causa cierto asombro que este dechado de soledad pudiera abrigar -o “fingiese”, diríamos-, aunque no fuera más que por dos periodos de apenas unos meses, separados por un intervalo de años, la pretensión de amar a una mujer sencilla y convencional, que no deseaba otra cosa que casarse con el poeta.

La ilusión duró apenas unas semanas. Los biógrafos de Pessoa dicen que la primera crisis sobrevino cuando el poeta recibió la noticia de que su anciana madre regresaba de Durban para instalarse en Lisboa. El desencantado amante se desdobla entonces en dos figuras antagónicas: una juega a continuar la ficción del noviazgo; la otra, que se deja aconsejar por el ficticio Álvaro de Campos, e incluso cede a éste la palabra, asume el agresivo cinismo de su heterónimo y zahiere a la desconcertada muchacha, a la que hace receptora de confesiones no pedidas, o de declaraciones solemnes sobre el altísimo destino que este hombre de vida humilde y solitaria sabía aparejado a su vocación.

Por eso, porque sabemos que esas expectativas sobre la propia valía no eran en absoluto infundadas, no podemos reírnos de lo que, en su momento, debieron de parecer meros desvaríos de neurasténico. La propia muchacha debió de entenderlo así: en los muchos años en que sobrevivió a Pessoa -Ophélia murió a los 92-, esta mujer asumió su condición de única enamorada conocida de quien se había convertido póstumamente en gloria nacional; y, en consecuencia, no tuvo inconveniente en dar a conocer el trazado general de su relación. 


LEER MÁS

lunes, 25 de febrero de 2013

El Cultural de El Mundo y las "Cartas de amor", de Fernando Pessoa

Editorial Funambulista publica una cincuentena de misivas dirigidas a Ophélia Queiroz

Fernando Pessoa firmó el poema "Todas las cartas de amor son ridículas" un mes antes de su muerte, con uno de sus heterónimos como rúbrica, Alvaro de Campos. Editorial Funambulista recopila en un volumen una cincuentena de cartas que Pessoa dirigió a Ophélia Queiroz, una mecanógrafa de las oficinas de la Baixa lisboeta donde él traducía correspondencia comercial. El Pessoa más tierno y digno se alterna con impulsos de vocación literaria, y se oscurece con una psique fragmentada.

A continuación pueden leer algunas de las cartas.


1.3.1920

Ophelinha:

Para mostrarme su desprecio o, cuanto menos, su real indiferencia, no era preciso el transparente disfraz de tan cumplido discurso ni tampoco la serie de «razones» tan poco sinceras como convincentes que me escribe. Bastaba con decírmelo. De esta manera entiendo lo mismo, pero me duele más. Si prefiere a mí al muchacho con el que festeja, y al que naturalmente quiere mucho, ¿cómo puedo yo tomármelo a mal? Ophelinha puede preferir a quien quiera: no tiene la obligación -creo yo- de amarme ni realmente la necesidad (a no ser que quiera divertirse) de fingir que me ama. Quien verdaderamente ama no escribe cartas que parecen requerimientos notariales. El amor no estudia tanto las cosas ni trata a los demás como a reos a los que hay que «apretar las tuercas».

¿Por qué no es franca conmigo? ¿Qué empeño tiene en hacer sufrir a quien no ha hecho daño alguno -ni a usted ni a nadie-, a quien carga ya bastante con el peso y el dolor de una vida aislada y triste, y que no se merece que vengan a aumentárselos dándole falsas esperanzas, mostrándole afectos fingidos, y ello sin que se entienda su interés, incluso como diversión, o con qué provecho, aun de burla? Reconozco que todo esto resulta cómico, y que la parte más cómica de todo esto soy yo.

Yo mismo le vería la gracia si no la amase tanto y si tuviera tiempo para pensar en otra cosa que no fuese el sufrimiento que usted se place en infligirme y que yo, salvo por el hecho de amarla, me tenga merecido, y creo de veras que amarla no es motivo suficiente para merecérmelo. En fin... Le adjunto el «documento escrito» que me pide.

LEER MÁS

miércoles, 20 de febrero de 2013

"El danés serbio", de Leif Davidsen, en Melibro


El_danes_serbio‘El danés Serbio’ de Leif Davidsen. Funambulista editorial
Las palabras son más peligrosas que las armas. Constituyen un elemento esencial para denunciar las injusticias y criticar a los sistemas autoritarios. Irán pone precio a la cabeza de la escritora Sara Santanda. Ofrece 4 millones de euros por su muerte. Sara ha escrito una novela que muestra la opresión a la que están siendo sometidas las mujeres bajo el gobierno de los ayatolas. A pesar de que Sara es una mujer valiente y decidida, está obligada a esconderse (como le ocurre a Salman Rushdie), a ir de un piso franco a otro por temor a que atenten contra su persona. Actualmente está en Londres, pero su situación va a cambiar.
Lise Carlsen es una periodista del diario Politiken, presidenta del Pen Club danés y su relación con su marido Ole, psicólogo de profesión, naufraga. El Pen Club decide invitar a Sara a Dinamarca para que relate las injusticias que se están cometiendo contra las mujeres en el país árabe. El gobierno iraní decide contratar los servicios de un profesional para librarse de la escritora.
Vuk es un sicario, un asesino adiestrado en la Escuela Federal de las Fuerzas Armadas Yugoslavas. Entrenado en sabotaje, infiltración, emboscada, defensa personal, buceo y supervivencia. Aun así, Vuk es un ejecutor algo especial. Él no mata por dinero. Tiene sus propias convicciones y actúa según se lo dicten sus ideas. Con todo, Kravtchov, un ex agente de la KGB, le propone a través de un comandante serbio acabar con la vida de la escritora. La guerra de los Balcanes está a punto de terminar. El dinero puede suponer el billete de Vuk para huir de Serbia y emprender una nueva vida lejos de allí.
La idea es que Vuk realice el trabajo debido a su dominio de la lengua danesa y al hecho de que se crió en Copenhague. Enseguida sale de Yugoslavia y llega en secreto a Dinamarca. Adopta otras identidades y comprende que el eslabón débil para llegar a la escritora es el marido de Lise Carlsen. Ésta a su vez mantiene un romance con Per Toftlund, un inspector de la Brigada Criminal que está a cargo de la seguridad de Sara Santanda.
            ‘El danés serbio’ de Leif Davidsen es un estupendo thriller que atrapa desde el primer instante. Una prosa ágil, sin adornos ni florituras, nos sumerge de lleno en esta historia donde antiguos enemigos que se odiaban a muerte ahora, en apariencia, comparten intereses comunes. La novela también es una denuncia hacia esos regímenes totalitarios que oprimen a las personas.

LEER MÁS

miércoles, 13 de febrero de 2013

Entrevista radiofónica a Jordi Guinart sobre August Strindberg

A partir del minuto 16:25 podéis escuchar la entrevista a Jordi Guinart sobre August Strindberg en el programa Can Tuyus
http://programes.laxarxa.com/audio/47410

martes, 12 de febrero de 2013

Estantería Azul: Alehop, de José Antonio Fortuny

Alehop, de José Antonio Fortuny

portadaalehop-400x560 Un misterioso circo llega a un pueblo remoto. Mientras la población se queda hipnotizada por el espectáculo tan vanguardista que se despliega ante ella, una pareja de ancianos trata de solucionar lo que es, a todas luces, un insignificante problema doméstico. Sin pretenderlo, se verán involucrados en aventura trepidante, en una compleja trama –en la que el circo y su sibilino mánager tendrán su papel- que les llevará hasta límites insospechados.
Alehop es una original comedia negra que, bajo una apariencia de historia desenfadada, hace aflorar con sutil maestría temas universales como el abuso de poder, la confrontación ideológica, la manipulación de las masas
“- ¡Así que habéis contratado al circo! ¡Esto sí que es un puntazo!
El alcalde frunció el ceño; negó categóricamente con la cabeza y haciendo aspavientos con las manos. Pero ya era tarde. El virus se extendió rápidamente y de los labios de otra persona escuchó una nueva felicitación. Después de otra. Cada vez fueron más. El alcalde intentó frenarlas pero su resistencia era un dique muy delgado para contener una avalancha tan luminosa.”
Alehop es la primera comedia negra que leo como tal. Sí que he leído algunas que se caracterizan por la crítica social y por deformar los acontecimientos que suceden incluso de manera grotesca con el fin de criticar una situación en particular. Por que sí, en Alehop se crítica y mucho, a partir de la exageración, la situación actual en la que muchos se encuentran, donde el poder, el egoísmo, el no escuchar al prójimo, el querer ser alguien importante a costa de todo, el seguir a las masas como ovejas, prevalecen sobre los problemas reales, los que verdaderamente importan.
Si os asomáis por la ventana, podéis ver en cualquiera de los transeúntes la pareja de ancianos protagonista que iniciará algo inimaginable. Sin nombres, porque podrían representar a cualquiera de nosotros y porque en realidad eso no es lo importante, este matrimonio vivía feliz hasta que a la mujer le diagnosticaron artritis y ya no pudo levantarse de la cama ella sola; su marido tenía que hacerlo por ella hasta que su espalda dijo basta. Necesitaban ayuda, y pronto. Cuando el anciano decide solicitarla en el ayuntamientos los malentendidos comienzan y todo se va complicando de una manera sorprendente y, en algunos momentos, divertida por lo ilógico que parece todo lo ocurrido. El resto de personajes son igual de importantes para la trama, el mánager del circo que aterriza al pueblo con el fin de sacar provecho económico, el alcalde ansioso por demostrar lo buen político que es, etc., no tienen nombre porque lo importante es lo que hacen, sus decisiones. Todos llegan a rozar lo disparatado en algunos momentos pero, al mismo tiempo, puedes en ellos reconocer a aquellos que salen actualmente en los medios de comunicación.
LEER MÁS

viernes, 8 de febrero de 2013

Muerte en el Café Gijón en Libros que hay que leer


Hace ya bastante que he leído este libro. En su momento, no pude hacer la reseña por tener muchas pendientes y no me gusta dejar transcurrir tanto tiempo desde que leo el libro hasta que hago la reseña porque me da miedo que se me olviden detalles. Más cuando el libro es corto y se lee en un par de ratos, que parece que deja menos huella que un tocho que te dura semanas… Así que unos dos meses después de haberlo leído, aquí tenéis la reseña de “Muerte en el café Gijón”, librito que me llamó mucho la atención cuando lo vi entre las novedades de Funambulista y con el que me hice una vez salieron dos reseñas elogiosas, la de Xula y la de Leira

Rubén Loza Aguerrebere
Ruben Loza Aguerrebere (Minas, Uruguay, 1945), tiene una vasta obra literaria publicada, en la que destacan novelas como La librería y Solo de violín, el ensayo Los libros ajenos (prologado por Claudio Magris) y los cuentos reunidos en No me dejes en la tierra. Es columnista de libros y opinión de El País de Montevideo.
Ha recibido premios en Uruguay, en Argentina (el «Premio Borges») y la Medalla de Artes y Letras de Bilbao. Fue entre 1990 y 1995 Vicepresidente de la Radio y la Televisión del Uruguay. Ha dado conferencias en universidades de Estados Unidos y es integrante de la FIL (Fundación Internacional Libertad), que preside Mario Vargas Llosa.

Funambulista publicará también Conversando con las Catedrales (conversaciones con Borges y Vargas Llosa).


Datos técnicos
Título: “Muerte en el café Gijón”
Autor: Rubén Loza Aguerrebere
Editorial: Funambulista
Edición de bolsillo, en rústica con solapas
Páginas: 208
978-84-939855-2-3
Precio: 11 euros
Fecha de publicación: septiembre de 2012



Argumento
Un hombre que ha leído muchas novelas negras decide cometer el crimen perfecto. ¿Por qué es perfecto? Porque carece de móvil: nada le liga a la víctima, ningún motivo hay para que quisiera matarlo, por lo que es imposible que le descubran.

Nuestro hombre va al café Gijón de Madrid y allí elige a la víctima que le parece más propicia. Cuando ésta se va al baño, le echa veneno en el café y se marcha. Desconoce si el hombre se ha tomado el café, desconoce si está muerto, si cometió el crimen perfecto. Los diferentes conocidos de la víctima, que sí resultó muerto, se van a culpabilizar, de una manera o de otra, de su muerte.



Impresiones
Como siempre que reseño un libro de esta editorial (creo que éste es el ya el cuarto) tengo que empezar alabando las bondades de la edición. Una edición sencilla pero muy atractiva, con esa portada tan evocadora y mucho mimo en todos los detalles, desde la calidad de las hojas hasta la perfecta corrección del contenido.

Parece ser que el autor, Rubén Loza Aguerrebere, es un grande de las letras sudamericanas. Yo debo confesar mi ignorancia pues, hasta el momento en el que vi esta novela en el catálogo de novedades de Funambulista, no sabía de su existencia.
Escenarios de la novela
Sin duda, lo que más llama la atención de esta novela es el café Gijón, uno de los más emblemáticos establecimientos de la capital que no tengo el placer de conocer pero que sí me suena, sin duda.




Supongo que ya lo conoceréis; muchos, quizás, os hayáis tomado allí un café o un refresco pero me vais a permitir que cuente algunas cosas sobre él que he extraído de la Wikipedia (ya que, antes de empezar a leer el libro busqué información sobre el café)

Está situado en Paseo Recoletos nº 21 de Madrid. Fue fundado el 15 de mayo de 1888 (ahí es nada!) por Gumersindo García. Tras la Guerra Civil se convirtió en un famoso lugar de tertulia literaria; lugar en el que se reunían los escritores, intelectuales y artistas de la época. En aquella época eran famosos los locales de este tipo y de características similares había en muchas ciudades; yo conozco el café Iruña de Bilbao (que es uno de los escenarios de “La ciudad de los ojos grises” de Félix G. Modroño) o el de Valladolid (cuyo nombre no soy capaz ahora mismo de recordar), situado en la mismísima Plaza Mayor, al que era asiduo Miguel Delibes y en el que he tenido el placer de estar en alguna ocasión
LEER MÁS

jueves, 7 de febrero de 2013

El Mundo: "Cuando confluyen novela negra y dependencia", artículo de Mª Amelia Brenes sobre Alehop, de José Antonio Fortuny

José Antonio FortunyEl escritor menorquín se encuentra en silla de ruedas desde los 16 años.
  • José A. Fortuny presenta en su libro 'Alehop' la realidad de los dependientes
Un anciano sin nombre, un árbol un tanto místico y una preocupación. Éstos son los tres elementos con los que arranca 'Alehop', una novela en la que el surrealismo más real atrapa a la pareja protagonista –un anciano y su esposa– en una espiral de lucha contra la dependencia que implica cumplir años.
"Aunque el libro está escrito en una época considerada de bonanza, yo retrato la realidad de unos colectivos que siempre han sido ignorados", dice su autor, José Antonio Fortuny (Menorca, 1972), para quien España ya antes de la crisis económica era uno de los últimos países de Europa en cuanto a protección social, "con pensiones miserables o con la mayoría de las personas que sufren alguna discapacidad grave viviendo en el umbral de pobreza".
"Esto ha sido así con todos los gobiernos que hemos tenido. Ahora, con los recortes, esta situación de desamparo se ha recrudecido y se ha extendido a otros estratos de la sociedad", señala el escritor, que sabe bien de lo que habla. Él mismo es dependiente como consecuencia de una atrofia muscular espinal, una enfermedad neuromuscular que va paralizando progresivamente a las personas afectadas y que lo mantiene unido a su silla de ruedas desde los 16 años.
"Hay alguna aventura autobiográfica, sobre todo las escenas sexuales más tórridas, pero también me he nutrido de cosas que me han contado y que he visto a mi alrededor", comenta, sin poder evitar recurrir a esa ironía que impregna toda la novela, a veces de manera sutil y otras escandalosa. "El sentido del humor es básico para mí, para poder afrontar el día a día. Me sale de un modo bastante natural, pero también es un recurso literario que utilizo para acercarle a la gente según qué temas sin que salga huyendo"añade.

Una parábola sobre la sociedad

"'Alehop' es fundamentalmente una sátira social, una parábola sobre la sociedad en la que vivimos. Aunque la historia se centra en una pareja de ancianos, símbolo de la fragilidad, la novela también trata otros muchos temas, como el abuso de poder, la manipulación de las masas", señala Fortuny, que utiliza como excusa para abordar estos asuntos la presencia de un circo en el pueblo del matrimonio y la fascinación que provoca en propios y extraños.

LEER MÁS

martes, 5 de febrero de 2013

Entrevista a José Antonio Fortuny en Leer es viajar

lunes, 4 de febrero de 2013

Entrevista a José Antonio Fortuny

Hace poco os presenté la reseña de Alehop, la segunda novela de José Antonio Fortuny, que podéis encontrar AQUÍ.
Y os quiero acercar un poco al autor de esta comedia negra.  

 - ¡Hola José Antonio! Antes de comenzar me gustaría agradecerte la posibilidad de realizar la entrevista que estoy segura que a los lectores de tu novela y a los futuros lectores, les interesará.    

 - Para los que todavía no te conocen, háblanos un poco de ti. 
 Soy un joven de Menorca, que vive y trata de apasionarse con las pequeñas cosas que nos da la vida.   -

-Antes de dedicarnos a tu novela, ¿tienes alguna manía a la hora de ponerte a escribir?
Procuro seguir un horario más o menos fijo y regular. Es lo que mejor me va. Hay días en los que rindo más y otros menos, pero para mí es importante seguir esta rutina.  

- Escribir una novela y conseguir que te la publiquen es todo un logro. Háblanos un poco del proceso de publicación de tu segunda novela. 
La segunda novela fue más fácil de publicar ya que la primera había ido bien, pero aún así uno se tiene que preparar para el típico rechazo. Es una cuestión de paciencia y resistencia, de insistir y no perder la esperanza. En este caso creo que he sido afortunado ya que sólo tuve que esperar unos seis meses.   -

-¿Algún consejo para todos aquellos escritores nóveles que tienen el sueño de publicar? 
Persistir y procurar, eso sí, tener alguna referencia de la editorial a la quieres enviarle el libro. Hay muchas de editoriales desaprensivas. Probar también de conseguir algún agente.  

- Tu primera novela, Diálogos con Áxel, ¿qué nos podemos encontrar en ella?
Es un libro difícil de clasificar, es un viaje interior en el trato de narrar la evolución psicológica de una persona prisionera de su cuerpo, el combate entre la mente y el cuerpo.  


- Centrémonos ya en tu segunda novela. ¿Cómo surgió la idea de escribir Alehop?
Tuve la idea bastante clara desde el principio. Surgió de ver el contraste tan brutal de cosas que ocurrían a mi alrededor; por un lado grandes fastos, por otro haber conocido a gente que trataba de sobrevivir cómo podía... La historia surgió sola.    

- ¿Por qué le pusiste ese título? 
Define bien lo que quiere expresar el libro, el espectáculo por encima de todo.  

- ¿Qué te resultó más difícil de su elaboración? 
Que todos los capítulos estuvieran bien encadenados, que la trama no decayera en ningún instante. El tratado conseguir que el libro fuera divertido pero profundo a la vez.  

- ¿Te requirió mucho trabajo a la hora de revisarla y corregirla? 
Corrijo mucho, tanto que hasta que llegue a saber el libro prácticamente de memoria, y mis ojos no leían sino que pasaban de largo. Creo que la gente puede percibir que el libro está bien trabajado.  

- ¿Cuánto tiempo te llevó desde su elaboración hasta su publicación? 
Pues unos cinco años. Voy muy lento para escribir, en parte también por la enfermedad que padezco, que no me permite usar las manos. Esto no lo digo para provocar ningún tipo de compasión; la gente me tiene que leer y juzgar porque lo que pueda contar sea interesante o no, simplemente te lo cuento porque forma parte de las circunstancias que influyeron en la elaboración del libro.  


LEER MÁS

viernes, 1 de febrero de 2013

"Entre el amor y el terror" (reseña sobre "La reina de corazones", de Wilkie Collins, en Análisis Digital)

Tengo la total seguridad de que si consigo transmitir a mis lectores e interés de este libro más de uno comprará seguro el ejemplar.  
La reina de corazones, de Wilkie Collins –Clásicos del fondo Funambulista- nos narra una serie de relatos enmarcados dentro de otro tan apasionante o más que los que se enmarcan.
La protagonista, que debe el nombre de “reina de corazones” a una travesura en la que se disfrazaba de naipe, al quedar huérfana recibe una condición para heredar en el testamento de su padre. La joven debe pasar al menos seis semanas al año con uno de los dos tutores que se le asignen hasta llegar a la mayoría de edad. Jessie –nuestra preciosa reina de corazones- va cumpliendo la encomienda con su tío, uno de los dos tutores, hasta que éste muere. Es entonces cuando no le queda más remedio que pasar seis semanas de su vida en compañía de su otro tutor, un hombre mayor y viudo que vive con sus dos hermanos, más mayores que él todavía, en The Glen Tower, un caserón perdido en Gales que no tiene vecinos en millas a la redonda.
El pobre Griffith, su anciano tutor, se ve tan superado que hace todo lo posible por amenizar la estancia de su tutelada. Así, intenta acondicionar una habitación para ella, compra un poni para que lo monte, un piano que pueda tocar en las lánguidas tardes de lluvia y una caja de libros para que pueda entretenerse con la lectura.
Sorprendentemente, la joven no tiene ningún interés por la habitación y decide acomodarse en una de las más lúgubres y siniestras, el piano queda abandonado cogiendo polvo, los libros en su caja y es el poni el que despierta su interés, saliendo a montar casi a diario.
La cosa se complica cuando el hijo de Griffith que ha sido herido en la guerra y sabe de la estancia de Jessie, escribe a su padre diciéndole que está perdidamente enamorado de la chica y que tiene que retenerla en la casona hasta su llegada con el fin de que pueda declararle su amor.
Desgraciadamente, las seis semanas están a punto de cumplirse y todo está en contra del joven militar, pero Jessie ha abierto la caja de libros y tiene una conversación con Griffith. A ella no le interesan esos libros, lo que le llamaría la atención es conocer las historias que los tres ancianos le pueden contar. Griffith ve el cielo abierto y teje una trama para que los tres hermanos escriban diez relatos y así dar tiempo a la llegada de su hijo. ¿Lo conseguirán? Desde luego, el reto se plantea interesante.

"Alehop" en el blog de Isi

Cuando se publicó este libro y lo empecé a ver entre las novedades de los demás blogs, he de decir que no sentí curiosidad en ningún momento. Supongo que sería porque la portada o el título no me dicen mucho. Pero empezaron a salir reseñas, todas ellas muy positivas y pasé a la fase de “bueno, quizás tenga que leerlo, muy a mi pesar”, y finalmente el mismo autor se puso en contacto conmigo gracias a Mónica (¡gracias!), así que no me quedó más remedio que leerlo ;) .
Y he quedado encantada.
alehop
Os cuento un poco el argumento. Un ancianito que cada vez anda más achacoso está teniendo problemas para atender a su mujer, que está impedida en la cama. Como no tienen familia, el buen hombre dedice pedir ayuda a los servicios sociales del ayuntamiento, de tal manera que le envían a un joven para que atienda a la mujer tres días por semana. Pero claro, necesita ayuda para los demás días y no tiene recursos para contratar a una persona.
Al mismo tiempo, un circo llega al pueblo y su mánager, un hombre sin escrúpulos, va a intentar aprovecharse de las arcas municipales con el pretexto del gran espectáculo que se adivina tras la carpa. Y lo consigue, porque los políticos están al servicio de su propia fama y autopromoción, y harán cualquier cosa para aumentar su popularidad, incluso gastarse el dinero en un circo.
Y así tenemos estereotipados todos los estratos, más o menos, de nuestra sociedad; con los empresarios engañando a los políticos, los políticos engañando a los ciudadanos y, finalmente, los necesitados de prestaciones sociales recogiendo las migajas que los demás les echen. Pero todo ello, milagrosamente, escrito con un sentido del humor tal que el lector incluso ríe, cuando consigue meterse en la historia y no pensar demasiado en cuánto se parece todo lo que cuenta a la triste realidad.
Es que no se libra ni el apuntador: que si racismo, telebasura, manipulación de la información por parte de los medios, sectas, ídolos televisivos, recortes sociales… bueno, este libro lo tiene todo, de verdad que merece la pena darle una oportunidad y pasar un buen rato en este pueblo sin nombre de personajes anónimos.
LEER MÁS