miércoles, 14 de marzo de 2012

Cargada de libros: Hoy es el turno de La fórmula preferida del profe...

Cargada de libros:

Hoy es el turno de La fórmula preferida del profesor de Yoko Ogawa, libro elegido por Isi para proponer una lectura conjunta que, en mi caso, se ha saldado de forma muy satisfactoria. Debo reconocer que conocía a la autora gracias a las reseñas que han estado saliendo sobre otro libro suyo: La residencia de estudiantes. Sin embargo, me era totalmente desconocida esta obra que, según he leído, se convirtió en todo un fenómeno social en el país natal de la escritora, Japón.

Así pues, La fórmula preferida del profesor relata la vida de un profesor de matemáticas aquejado de una extraña amnesia ya que no atesora recuerdos recientes durante más de 80 minutos. Por otro lado, tenemos a una madre soltera, asistenta de profesión, que entra a trabajar en la casa del viejo profesor y es advertida, por la cuñada de éste, de la dolencia del matemático. De esta manera, cada mañana la empleada responde a las misma preguntas formuladas por el profesor, ¿qué número de pie tienes? O ¿cuándo es tu cumpleaños?. Responder a todas estas cuestiones le proporciona a la asistenta entrar en la espiral matemática en la que vive el maestro quien, a pesar de su dolencia, tiene una mente brillante y ama a los números por encima de todo.

De esta forma, conocemos a los números amigos, los primos, distintas fórmulas cada cual más extraña y complicada, todo ello contado desde la voz experta que intenta mediante diversos ejercicios que su empleada, y por extensión los lectores, seamos capaces de entender a los números.


La fórmula preferida del profesor es un libro que carece de muchos personajes, es más, yo los resumiría tan solo en tres. Tenemos, por supuesto, al profesor, una persona inteligente, madura y con una mente privilegiada para entender y hacer entender las matemáticas. Es imposible no cogerle cariño ni apego ya que debido a su enfermedad lleva a cabo algunas rutinas como dibujarse mensajes en pequeños papeles que cuelga de su chaqueta. Además, es un personaje tierno y simpático, aunque parece huraño al principio, y dotado de una gran humildad y sencillez. Por otra parte tenemos a la asistenta que, como ya he dicho, es madre soltera y solo vive para trabajar en pro de darle a su hijo un futuro prometedor. Y, como tercer eslabón importante, tenemos a Root, el hijo de la empleada del hogar. La entrada del pequeño en escena se produce gracias al profesor quien además le bautiza como Root o, lo que es lo mismo, raíz cuadrada. 

LEER MÁS

No hay comentarios: