martes, 23 de julio de 2019

El final de la cuerda en el blog Devaneos

www.devaneos.com
Escrita en 1902 la editorial Funambulista saca ahora una segunda edición (la primera es de 2009) de esta obra no muy conocida de Joseph Conrad que lleva por título El final de la cuerda, con traducción y postfacio de Isabel Lacruz Bassols.
Tengo fresca la lectura de los estupendos ensayos de Conrad agrupados bajo el título El espejo del mar. Allí Conrad constaba cómo la navegación que él había conocido, desde que se enroló (tras un intento de suicidio) en 1878, había cambiado mucho con la aparición de los vapores, tal que el viento, que era la razón de ser de los veleros (uno de los mejores ensayos es el dedicado a los vientos) y de la navegación ya pasaba a ser una antigualla.
En El final de la cuerda el principal protagonista es Whalley, un capitán de barco que frisa los sesenta, de apariencia rocosa y vitalista, que es también emblema de ese mundo que desaparece literalmente ante sus ojos: una modernidad que arrambla los veleros en beneficio de los vapores, más rápidos, más rentables…

LEER MÁS

"Entre hienas", de Loreto Urraca, en la Revista Aradna RC

Entre hienas

Pedro Urraca, policía español destinado en Francia, donde organizó la persecución a los refugiados españoles que culminó con la deportación y fusilamiento de Companys (su pieza más valiosa, pero no la única cobrada), y agente de la Gestapo entregado al exterminio de la infamia judía (y, de paso, de algunos judíos que le estorbaban en sus negocios personales), quiso que su nieta le ayudase en la redacción de sus memorias, a lo que ella se negó. Mucho tiempo después, ya muerto el ínclito y casi olvidado, la casualidad hizo que aquella licenciada en filología que no quiso ejercer de amanuense descubriera el monstruoso currículo de su abuelo.
Y escribió este libro.
Más allá del valor que supone afrontar la consanguinidad y la convivencia con un asesino de tal calibre, la elucidación de uno de tantos pasajes en tinieblas que todavía gastamos por estos lares, o el desafío de aceptar un apellido manchado (cuántos cambios de filiación en nombre de la vergüenza), creo que Loreto Urraca se merece nuestro agradecimiento por lo que demuestra:
Que la literatura es capaz de alcanzar una altura ética que la historia (por nuestra culpa) nunca conocerá.

LEER MÁS

martes, 9 de julio de 2019

"La lección de música" en Lecturas de Undine

El 26 de junio del presente año asistí a un concierto en el Auditorio Nacional de Madrid. El concierto anunciado lo daban La Orquesta sinfónica, Coro y Escolanía JMJ, bajo la dirección de Borja Quintas; en el repertorio: La Novena Sinfonía en re menor, Op. 125,  de Beethoven.

Fuente: Undine von Reinecke
Quiso la casualidad, o quizá fuera Euterpe, musa protectora de la música, que mi lectura del momento fuera La Lección de música de Pascal Quignard y que el ejemplar del libro  estuviera en mi bolso, cuestión que pertenece más a la costumbre que a la diosa fortuna.

El caso es que me pareció una bonita coincidencia que mis dos mundos favoritos se unieran en una misma experiencia humana e intelectual, teniendo además la gran ventura de disfrutar del momento junto a uno de los pianistas míticos de nuestro país, el grandísimo Joaquín Soriano, leyenda viva del piano, con quien tuve el placer de intercambiar impresiones. 

LEER MÁS

jueves, 4 de julio de 2019

El callejero maldito en DIDÁCTICAS ESPECÍFICAS COLEGIOS

La colección LITERADURA de la editorial El Funambulista presenta muchos títulos de gran valor educativo y didáctico, ya se comentó en esta sección la obra de Loreto Urraca sobre la colaboración del franquismo con el nazismo en Francia. Ahora se presenta una curiosa y original obra que nos presenta a una serie de personajes que se encontraban en el callejero de Madrid, y que tuvieron gran importancia durante la Guerra Civil Española y la posterior dictadura franquista. El autor de esta guía callejera ofrece al lector la opor-tunidad de hacer un recorrido urbano en el que conocerá, de viva voz, alguna de las infa-mias que cometieron durante el convulso período de la Historia de España que supuso la contienda. El método que se utiliza es una supuesta entrevista con ellos en el momento actual.

LEER MÁS

"Novela ácida universitaria" en la Revista de Libros



Las novelas y sus autores
Estas dos novelas corresponden al género denominado novela de campus, bastante extendido en Estados Unidos desde hace muchos años. Uno recuerda cómo, tiempo ha, la editorial Lumen tuvo la estupenda idea de traducir una buena novela (Una nueva vida, 1966) de un buen escritor, Bernard Malamud, que, más que novela de campus, es una que se desarrolla en un campus. Y Alianza publicó, en muy buena traducción de Juan Benet, Este lado del paraíso (1971), de F. Scott Fitzgerald. En España, sin ser exhaustivos, podemos recordar que, antes del gran éxito de Soldados de Salamina, Javier Cercas publicó dos novelas de este tipo, El inquilino (1989), que se desarrolla en Estados Unidos, y El vientre de la ballena (1997). También, a propósito, Todas las almas (1989), de Javier Marías, esta de ambiente inglés, y Un momento de descanso (2011), de Antonio Orejudo. Y, ya que en una de las nuestras hay un muerto, La muerte del decano (1992), libro no muy conocido de Gonzalo Torrente Ballester. Y acaba de publicarse la versión castellana de Las hijas de otros hombres (2019), de Richard Stern.
Las aquí reseñadas tienen bastante en común: las dos transcurren en facultades de Derecho, lo que no sorprende demasiado si se ve quienes las han escrito: Francisco Sosa Wagner, catedrático de Derecho Administrativo, y Alfonso García Figueroa, profesor titular de Filosofía del Derecho. En las dos son importantes los rectores y se critica con dureza eso que ha dado en llamarse «Bolonia» a modo de concentrado de toda una serie de cambios en la enseñanza y su filosofía, que dirían los patrocinadores. En la primera es un diálogo artificial entre tres profesores; en la segunda, un largo monólogo del protagonista atacando, sobre todo, el sistema de acreditación para cátedras.

LEER MÁS