miércoles, 30 de mayo de 2012

"El caso del bar Balto" en La Nueva España


La leyenda de una casa solariega en Sonograma Magazine

Título: La leyenda de una casa solariega
Autora: Selma Lagerlöf
Traduccción: Elda García-Posada
I.S.B.N.: 978-84939830-8-6
Editorial: Funambulista
La leyenda de una casa solariegaLa prosa narrativa de Selma Lagerlöf (1858- 1940, Värmland), que se caracteriza por un elevado idealismo en coexistencia con una desbordante imaginación, fue suficiente para erigirse en una de las escritoras más importantes de Suecia. El premio Nobel que se le concedió el 1909, cuyo proceso de elección hubo de superar desabridos obstáculos, permitió a Selma Lagerlöf, la primera mujer que ocupó un lugar en la Academia Sueca (Svenska Akademien) en 1914, volver a recomprar su amada casa natal de Mårbacka (su paraíso perdido), donde hoy existe su museo abierto al público, lugar de peregrinaje para los amantes de la literatura sueca.
La leyenda de una casa solariega, de inspiración romántica, relata la vida (a modo iniciático) de un joven apasionado por la música -lleva la música en la sangre-. Gunnar Hede, dotado de un maravilloso espíritu, cae enfermo cuando le comunican, un hermoso día de otoño, que debe abandonar el violín para ponerse al día de sus estudios en la Universidad de Uppsala. Pero no se acaban ahí los problemas. Hede, que no puede pensar sin su violín, va a perder su mansión campestre a causa de las deudas familiares (aspecto autobiográfico de la autora). En Dalecarlia occidental no hay lugar para los artistas, a ellos no se les tiene respeto. Es así como el distinguido protagonista inicia su viaje funámbulo para conseguir dinero y de este modo recuperar la casa solariega. En este viaje, para unos considerado de locura, Gunnar Hede consigue rescatar de la tumba a la joven Ingrid Berg; ella será la mediadora de esta relación de resonancia órfica que yace en el centro de la narración: la fuerza curativa del arte y del amor.
LEER MÁS

"Soy un buzo acostumbrado a navegar por las aguas negras de las alcantarillas" (Diario de Menorca)


Autor. De conocer las respuestas de la situación actual, dice, "me dedicaría a hundir economías en la sombra" - Javier

El escritor desvela algunos de los detalles de su nueva novela "Alehop", una original comedia negra
Raquel Marqués,  Maó  30/05/2012
Comentarios 
“A mí el lector me aporta una motivación para seguir viviendo; yo en cambio procuro hacerle pasar un buen rato y, si es posible, que esboce una sonrisa. Me parece un trato justo”. Leo tan acertada reflexión en la web que José Antonio Fortuny (Maó, 1972) ha realizado con motivo del lanzamiento de su última novela “Alehop” (Editorial Funambulista).

Hace apenas una semana, el escritor anunció que volvía con toda la caballería, con “corneta incluida”. Fortuny es uno de aquellos autores que transmiten entusiasmo por las letras. Por fortuna, y mal que le pese al sistema, aun quedan apasionados como él que con sus obras contagian -con generosidad- el placer por la lectura.

En este momento vuelve a la carga con una original comedia, una parábola sobre el desamparo de los más vulnerables en una sociedad hedonista y donde trata temas universales muy de actualidad.
“Alehop”, en una breve pero intensa carrera literaria, ¿se corresponde con aquello de “el más difícil todavía”?
Puede ser, pero el principal reto es ir mejorando cada día, soy consciente de que en esto de la literatura aún tengo mucho que aprender. Cuando escribes, de lo que se trata es de ir haciendo cosas diferentes aunque siempre manteniendo una voz propia. Me gusta sorprender al lector, pegar sustos en un callejón oscuro...
¿La comedia negra le escogió a usted o fue una apuesta personal por el género?
El humor es una de las herramientas más potentes que tiene el ser humano para afrontar la vida. Siempre he procurado cultivarlo, así que me sale de un modo espontáneo. En mi libro “Diálogos con Áxel” hay bastantes pinceladas al respecto. Ahora me apetecía escribir algo que fuera cómico pero sin caer en la banalidad, cómico pero a la vez profundo y que al mismo tiempo me sirviera para denunciar y señalar. La comedia negra me permite conjugar estos elementos. Recuerdo que, cuando se dijo que había escrito este libro, una compañera de la escuela me dijo que se acordaba de las redacciones de clase con las que hacía reír a mis compañeros. Me comentó que sabía que acabaría escribiendo una comedia... Siempre he sido un poco payaso.
Construye una historia alrededor de un misterioso circo para hablar de las miserias de la sociedad.
El circo es el símbolo perfecto para distraer a la gente de lo verdaderamente importante. Ya lo dijo el poeta romano Juvenal al principio de nuestra era: “Pan y circo”. Una frase que con el paso del tiempo se ha ido transformando en “pan y toros” o en “pan y fútbol”, pero el principio sigue siendo el mismo. Poco hemos cambiado. Eso sí, para tranquilidad de los defensores de los animales debo decir que mi circo no trabaja con animales, trabaja con algo peor...
Usted dirá.
Prefiero no desvelarlo, que lo descubra el lector...
¿Pagamos hoy las consecuencias de haber barrido debajo de la alfombra durante demasiado tiempo?
La tendencia del ser humano siempre ha sido esconder las cosas que no le gustan o que le dan miedo. Las aparta, las ignora... y si se da el caso esconde la cabeza  como un avestruz. Por ejemplo, y hablo de ello en esta novela, la gente prefiere pensar que nunca envejecerá, que nunca enfermará o sufrirá una discapacidad. Hay una gran dificultad para ponerse en la piel del otro y como consecuencia lo vemos como un ser extraño o, lo que es peor, como un número o un simple objeto.
Hábleme de los personajes principales.
Son una pareja de ancianos que aspiran a vivir digna y tranquilamente. También está el mánager del circo, un individuo maquiavélico. Y como personaje secundario destacaría un chihuahua muy cariñoso.

LEER MÁS

martes, 29 de mayo de 2012

Encanto y compañía, de Edith Wharton (blog de Pilar Alberdi)

EDITH WHARTON: «ENCANTO Y COMPAÑÍA»



Reseña: Pilar Alberdi

Esta obra cuenta con los traducciones de Laura Gimeno Pahissa, Gonzalo Gómez Montoro y Ascensión Cuesta. Y postfacio de la primera.
Lo cuentos de Edith Wharton (1862-1937) que se reúnen en este volumen y, muy especialmente algunos de ellos, reflejan la madurez de la autora en su juventud, así como la solidez de sus convicciones a través del tiempo. Parte de su encanto, tiene su raíz en el tipo de educación que recibió, a través de preceptores particulares, algo normal entre las clases privilegiadas norteamericanas de la época, lo que le permitió además dominar varios idiomas. En el tipo de familias como fue la suya, los viajes que se realizaban a Europa, se consideraban un complemento para adquirir cultura.
A partir de 1907 se radica en Europa.
Su espíritu contemplativo, podría hacernos olvidar que fue una mujer activa. Imagínenla por un instante viajando en motocicleta por la línea del frente en la Primera Guerra Mundial y escribiendo artículos que enviaba a los periódicos, o ayudando poco después a los refugiados, por cuyo mérito recibió La legión de honor de Francia, país en el que falleció y está enterrada en el cementerio de Versalles.
Fue amiga de muchos escritores de su tiempo, y una renombrada paisajista e interiorista.
Por su novela La edad de la inocencia que publicó en 1920, recibió el premio Pulitzer en 1921.
Ella nos devuelve el mundo que conoció, con su habitual elegancia y profundidad psicológica.
Probablemente, al menos para mí, el primer cuento titulado Las vistas de la señora Manstey (1881) nos recuerda que Edith Warthon vivió desde muy joven en pensiones europeas mientras viajaba, y que parte de las apreciaciones que aquí retrata pudieron ser vistas por ella misma. El personaje observa, desmenuza lo que ve, la luz no es cualquier luz, las nubes, aunque efímeras, no pasarán ante la señora Manstey que mira por la ventana, sin haber sido estudiadas previamente. Ella es viuda, su hija vive en otra ciudad... «Quizá la señora Manstey en el fondo era una artista; en cualquier caso, era sensible a los muchos cambios de color que pasan desapercibidos al ojo común; y tan querido era para ella el verdor de la primavera temprana como la negra enramada contra el cielo frío y color azufre al término de un día nevado».
Lo impresionante de este cuento es que, y sin contarles los hechos, la señora Manstey se toma lo que ocurre en la vida como algo muy especial. Acaso ¿no nos tomamos todos la vida así? Creo que no, y ahí radica la fuerza de este relato.
En este tipo de ficciones el tiempo, la forma de captarlo, es esencial... En estos cuentos se lo escucha pasar... Hay un tic-tac permanente e inaudible... Un día... Una semana... Minutos, segundos... Cada hora tiene su peso. Aportan más, incluso que el ambiente. No percibimos las prisas, que en esa época también había. Ni los ruidos causados por los carruajes o los primeros vehículos a motor en las calles. No nos hablan de eso, los cuentos... Estos relatos brillan por recrear la intimidad de los hogares, las relaciones de pareja o de grupos de amigos, la subjetividad de los pensamientos propios y la intuición de los ajenos. Por eso, miramos junto a los personajes cómo la luz del hogar recién encendida dora con su resplandor los lomos de los libros de una biblioteca... O como alguien puede pasar su humilde vida mirando por una ventana. Por ella sabremos de esos «cielos desleídos», de la «huidiza perspectiva de los jardines lejanos» o que la voz de la patrona de la pensión de enfrente era la de «una mujer que puede permitirse construir ampliaciones». ¿Se dan cuenta cuánto aporta esa acotación? Con que poquitas palabras nos ha regalado la visión del carácter de esa patrona. Y lo mismo hace cuando un personaje femenino explica a otro, que su reloj de pulsera atrasa. Dice: «(...) bueno, fue mi marido quien me lo regaló. ¿Le extraña que a veces vaya retrasado respecto de los acontecimientos?»
LEER MÁS

lunes, 28 de mayo de 2012

EL RINCÓN DE LEIRA: Reseña de Atención al cliente (Benoît Duteurtre)


Cuando me mandó la Editorial Funambulista la publicidad de este libro, pensé que era del departamento de atención al cliente de algún sitio, ya que en el asunto decía, precisamente eso: ATENCION AL CLIENTE.
¿Cuántas veces nos oímos al día eso de “vaya a atención al cliente”? Lo mismo en una gran superficie, que en una compañía telefónica o de aviación. Atención al cliente a todas horas… O del paciente, como lo llaman en los hospitales y una vez un cliente-cabreado también se refirió con este término en unos conocidos almacenes con fama de atender de forma magistral al cliente (y os digo que con la crisis se están poniendo las pilas). A mí me dio un ataque de risa, pero el hombre sabía bien lo que decía, no había sido una confusión de términos.



Un departamento al que nadie quiere ir, ya que, normalmente se debe a que algo nos ha salido mal (o no del todo bien). Pero muchas veces no podremos ir directamente a hablar con este servicio, sino que nos vemos obligados a contactar telefónicamente. La mayoría de las veces, una voz femenina nos indica que marquemos este número y otro, dependiendo lo que queramos hacer. Y, comprábamos decepcionados que pasa el tiempo y nadie nos soluciona nada. Este libro, trata de eso: de una atención al cliente desesperante. Una historia que a cualquiera nos puede ocurrir (y que, seguro que nos sentimos identificados al leerla).
LEER MÁS

Alehop en la opinión de Menorca.info

17-V-12
 Sentado en la imponente plaza de Trujillo, ante la no menos intimidante estatua ecuestre de Pizarro, el conquistador de Perú, recibo un e-mail de José Antonio Fortuny (bueno me lo hace saber mi cibernética esposa, siempre con la tableta presta) en el que me comunica la inminente llegada a las librerías de su  novela “Alehop” que tuvo la gentileza de dejarme leer en rigurosa primicia hace un par de meses.
Observo al Conquistador en su pedestal y pienso en ese otro conquistador, mi amigo JA, capaz de evadirse de la cárcel de su cuerpo con las lianas de la literatura y el humor, y trato de rememorar la peripecia, desopilante y amarga a partes iguales, de los principales personajes de su novela, una pareja de ancianos que piden ayuda a una sociedad despiadada que mira hacia otro lado. Es lo que hay, José Antonio.

LEER MÁS

martes, 22 de mayo de 2012

La piscina, la nueva novela de Yoko Ogawa (Eikyo, influencias japonesas)


Posted 21 mayo 2012 by Eric EIKYO
La editorial Funambulista publica en mayo la La Piscina de Yoko Ogawa.
Aya es una adolescente cuyos padres dirigen un orfanato. Se siente desgraciada y sola, abandonada por sus progenitores, volcados en su misión. Su único placer consiste en acudir a escondidas todos los días a la piscina para espiar el cuerpo de Jun —un chico del orfanato— cuando efectúa sus saltos de trampolín… Este relato de una fascinación nos sumerge paulatinamente en una atmósfera mágica y perturbadora gracias a la descripción objetiva de la perversidad de unos seres inocentes y frágiles en busca de su propia identidad, divididos entre su deseo de pureza y de plenitud serena y su tendencia a la crueldad frente al otro.
Yoko Ogawa es la novelista más leída en Japón desde hace dos décadas. Editorial Funambulista ha publicado de ella: La fórmula preferida del profesor, El embarazo de mi hermana, Perfume de hielo, La residencia de estudiantes y La niña que iba en hipopótamo a la escuela.


"Alehop" en el Diari de Tarragona


"Fortuny vuelve a la carga con una original comedia negra" (Diario de Menorca)

"Alehop" es una parábola sobre el desamparo de los más vulnerables en una sociedad hedonista donde trata temas universales como el abuso de poder

Novela.Hace aflorar con sutil maestría temas universales como el abuso de poder, la confrontación ideológica o la manipulación de las masas, bajo la apariencia de una historia desenfadada
Por si alguien lo dudaba, José Antonio Fortuny (Maó, 1972) guardaba balas en la recámara. Su agudeza literaria se abre paso de nuevo -tras un tiempo de silencio- con un proyecto muy distinto a su impactante obra “Diálogos con Áxel” (2003). “Nunca creí que anunciaría esto por aquí. Allá voy: después de varios años, vuelvo a publicar. He vuelto con toda la caballería, la corneta incluida.

Esta vez se trata de algo muy diferente: una novela, una comedia en la que he estado trabajando intensamente durante los últimos cinco años. Me ha costado lo suyo, pero me siento muy satisfecho”. El escritor se sirvió ayer de su perfil facebook para anunciar de este modo su recién estrenado libro. La retahíla de felicitaciones virtuales no se hizo esperar.

“Alehop” (Editorial Funambulista) se publicita en el sector editorial como “una original comedia negra que, bajo una apariencia de historia desenfadada, hace aflorar con sutil maestría temas universales como el abuso de poder, la confrontación ideológica o la manipulación de las masas”. Una ficción que comienza con la llegada de un misterioso circo a un pueblo remoto. Mientras la población se queda hipnotizada por el espectáculo tan vanguardista que se despliega ante ella, una pareja de ancianos trata de solucionar lo que es, a todas luces, un insignificante problema doméstico. Sin pretenderlo, se verán involucrados en una aventura trepidante, en una compleja trama —en la que el circo y su sibilino mánager tendrán su papel— que les llevará hasta límites insospechados.

LEER MÁS

viernes, 18 de mayo de 2012

"La vida singular de Albert Nobbs" en el Diario de Toledo

Albert Nobbs ya era queer

Cuando el esfuerzo artístico de una obra literaria se intenta llevar a la gran pantalla termina siendo despojado de su belleza. Y se habla de belleza cuando contenido y continente se crean y transmiten con una coherencia que llega a impresionar y emocionar.
Este es el caso de "La vida singular de Albert Nobbs". Una muestra de cómo se puede pasar por alto una obra tan revolucionaria como la escrita por George Moore a principios del siglo XX. En pocas palabras abre un inmenso mundo que nos daría para debatir años. Sin querer dar muchas pistas, tan sólo diré que su protagonista se enfrenta, cara a cara, con la construcción de su propio ser...
En este sentido, la construcción del propio ser, de cada un@ de nosotr@s, no deja de ser nunca un camino comparativo con respecto a unos cánones culturales. En tanto que se es un ser social, la confrontación con el grupo es innegable y, a efectos de aprendizaje, necesaria. Pero por otro lado también se es un ser individual, con capacidad creativa. El problema surge cuando la esfera social se postula hegemónica e impone su negativa a la individualidad, a la diversidad (asumiendo como evidencia natural hechos que no son más que constructos sociales).
Así, en un mundo heteronormativo, la ambigüedad y la libertad identitaria (incluyo en ésta a la sexual) se perfilan como grandes enemigos. Las presiones por manipular la adscripción a una identidad grupal concreta, aunque reconfortan, en el fondo paralizan y llenan de incertidumbre a l@s individu@s deseosos de complicidad constructiva.
Hollywood, con "Albert Nobbs", nos priva de todo esto. El liberalismo, hetero y patriarcal, sigue despojándonos de las más emocionantes esencias de la belleza y del arte.

LEER MÁS

miércoles, 16 de mayo de 2012

"El viaje más asombroso de la historia de la literatura" (Viaje alrededor de mi habitación", de Xavier de Maistre, recomendado en el programa Hoy Por Hoy de la Cadena Ser)

Xavier de Maistre no fue un tipo ejemplar. Contrarrevolucionario de pro y amante de los duelos, en la clasific ación de la humanidad probablemente encajaría en la categoría de “bandarras”. Eso sí, imaginación tenía a raudales. Y también mala baba y cierto pinzamiento neuronal que provocaba que se le fuera el panchito. A finales del siglo XVIII decidió sacar provecho a un arresto domiciliario de 42 días riéndose de los libros de viajes, tan de moda en la época, y escribió “Viaje alrededor de mi cuarto”. Francisco José Martínez Morán nos propone esta divertida lectura en La Palabra Con Tapas. 

Escuchar el audio del programa

lunes, 14 de mayo de 2012

El premio Herralde de novela en sigueleyendo.es y en el Diari de Tarragona



El premio Herralde de novela

"La residencia de estudiantes" en las recomendaciones de La brújula (La Nueva España)


La brújula




La brújula
 
EUGENIO FUENTES

Cuando la angustia crece con el trazo más delicado
La vida aletargada de la protagonista de esta magnífica novela corta despierta una tarde de incipiente primavera con la llamada de un primo al que no ve desde hace años. El niño ha crecido. Va a ir a la Universidad y quiere alojarse en la misma residencia en la que ella lo hizo durante sus estudios.
Con el delicado trazo del que sólo los buenos narradores y calígrafos nipones conocen el secreto, Yoko Ogawa (1962) logra que este arranque cotidiano se vaya envolviendo en una densa atmósfera que se entretejerá con las aprensiones del lector hasta alcanzar un clima de angustia digno de los mejores escalofríos.
Yoko Ogawa, de quien Funambulista ya ha publicado cuatro volúmenes, es una de las escritoras japonesas más respetadas por la crítica y, además -milagro de milagros que tan poco conocemos por estos lares-, cada una de sus obras se ha convertido en best-seller.

LEER MÁS

viernes, 11 de mayo de 2012

El Placer de la Lectura: La leyenda de una casa solariega - Selma Lagerlöf


Elda García-Posada, traductora de esta edición, se pregunta en el postfacio “¿Cuántos habremos sido los que nos enteramos por primera vez de que existía un lugar llamado Suecia cuando de niños leímos Nils Holgersson?” Supongo que una multitud de lectores entre los que me incluyo. El volumen de “El maravilloso viaje de Nils Holgersson” figuraba en numerosas colecciones de clásicos juveniles y en una de ellas disfruté de las aventuras de aquel niño a lomos de un ganso. Quizás sea una de las obras más conocidas de esta escritora sueca, escrita como encargo para que los niños de aquel país aprendiesen su geografía, que acabó traspasando fronteras. Pero lo cierto es que la primera mujer Premio Nóbel de literatura atesora muchos más méritos literarios, sin perjuicio de su faceta de escritora de cuentos.

“La leyenda de una casa solariega” es uno de ellos, muy interesante por su argumento pero también por los paralelismos con su vida. Se trata de una narración sencilla, que al principio da la sensación de que encadena sucesivos cuentos a partir de personajes secundarios del anterior, pero que en realidad va tejiendo una historia coral que sin embargo tiene dos claros protagonistas: Gunnar Hede, el joven violinista hechizado y convertido en un loco e Ingrid, huérfana acogida por una familia de artistas ambulantes que une su destino al del loco violinista. Como nos explica la traductora en el citado postfacio, ambos personajes son alter egos de la autora, e incluso la casa solariega, eje central de la historia, representa sin duda la casa familiar de Lagerlöf, fundamental en su vida.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Magnífica lectura para regresar a ese tiempo en que descubrir lo más sencillo nos elevaba a atalayas que hoy nos resultan imposibles (Tirando del Hilo).



YOKO OGAWA
Editorial Funambulista.






"Si se quisiera explicar con tan sólo unas palabras quién era Mina, se podría decir que era una niña asmática a quien le gustaban los libros y que se desplazaba a lomos de un hipopótamo. Pero si se quisiera demostrar que se trataba efectivamente de Mina y no de cualquier otra persona, sería preciso añadir que era una niña que sabía encender con gracia las cerillas…"




La niñez es sencilla, y donde hay niñez encuentras siempre pequeños motivos para mirar la vida de otro modo, también el ritmo y la importancia de las cosas, y la disposición necesaria para descubrir tesoros olvidados que resultan muy necesarios. Tokomoko descubre la vida, y a su lado la esperanza de la imaginación y el consuelo que siempre es un interlocutor; esa presencia que está ávida por enseñarte sus más preciados tesoros. 

Esta narración es el descubrimiento de los pequeños tesoros que la vida alberga, de las percepciones y colores que se descubren y que le irán dando color a la paleta con la que pintas el mundo. Tokomoko, desde su mirar pausado irá descubriendo historias, y junto a ellas, presencias que van a encontrar un rincón en su alma, un espacio interior del que ya nunca saldrán y al que regresa a modo de consuelo. La infancia no olvida nunca. 

Tokomoko observa con profundidad, es curiosa, y habita esa necesidad de comprender lo que se vive, lo que se observa. Desde su curiosidad nos presenta una historia entrañable. Estamos ante una lectura acogedora, suave, llena de ternura donde el dolor es una constante suave que no arruina del todo el alma que busca. La infancia es valiente. Es capaz de reconocer el lugar en el que ir a posarse para descansar. Quizá por ello la presencia de Pochiko es constante, junto a todas las demás historias que su presencia arranca, y que se une a el resto de historias recogidas todas ellas en una sencilla caja de cerillas. Y a través de todas esas historias, el tejido de los hilos invisibles que unirán a Tokomoco y Mina, hilos a veces imperceptibles incluso para ellas. Complicidad pura. La niñez es ávida en presencias, en historias, en reposar las cosas con su luz necesaria. Es rica en secretos, miradas e hilos invisibles.
 

"El caso del bar Balto", de Faïza Guène, en Europapress



MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS)
    Después de sus dos novelas de gran éxito, Mañana será otro día y Sueños para marginados, la joven autora Faïza Guène (París, 1985) da un paso más en su carrera de narradora con El caso del bar Balto.
   El libro se sitúa en una población de mala muerte de Francia, el Balto (el bar-quiosco-estanco del pueblo) es el punto de encuentro de toda una serie de personajes maltratados por la vida, pero cada cual a su manera. Joël Morvier, el amo del Balto, aparece apuñalado  una mañana en el bar, pero no se puede decir que sea una tragedia para nadie, vistas las taras que acumulaba: racista, avaro, concupiscente con las clientas.
   Igual que el lector del libro, el policía encargado de resolver el asesinato se va percatando de que la mayoría de los clientes del Balto tenían buenas razones para haber matado a un tipo tan poco recomendable. Uno por uno, todos ellos van desfilando para dar su propia versión de los hechos.
   Con finura psicológica y humor negro a raudales, Faïza Guène se mete en la piel de cada uno de sus personajes, recrea polifónicamente el lenguaje de cada uno de ellos al tiempo que nos brinda una radiografía de la Francia más profunda, según informa la editorial Funambulista.

UN FINO ANÁLISIS

   En opinión de Marianne Payot, crítica de LExpress este libro es "un análisis finísimo, de ritmo sostenido: rara vez alguien habrá pintado la Francia de "abajo" con  tanto acierto como jovialidad".
   Faïza Guène nació en París en 1985, de padres argelinos que emigraron a Francia. De pequeña ya contaba historias a sus compañeros a cambio de caramelos. Más tarde, en el instituto, participó en cursos de lectura y escritura.
   Ha escrito diversos guiones y realizado cortos y mediometrajes. Mañana será otro día, su primera novela, que fue un best-seller mundial traducido a 27 idiomas, la catapultó a los platós de televisión y estudios de radio en 2004, pero Faïza Guène no ha desistido de su espontaneidad ni de su afán por dar otra imagen de la vida de los barrios franceses donde viven las clases menos favorecidas.

LEER MÁS

DEL MUNDO, SU NOTICIA Y OTROS...: EL SAPO ES UN PRÍNCIPE. Y VICEVERSA. _o una tarde ...

DEL MUNDO, SU NOTICIA Y OTROS...: EL SAPO ES UN PRÍNCIPE. Y VICEVERSA. _o una tarde ...:
«Érase una vez una adolescente de un país nórdico de cuyo nombre no hace ninguna falta que nos acordemos. Tampoco merece la pena averiguar cómo se llamaba su ciudad, y ni siquiera sería necesario saber cómo se llamaba la adolescente: era eso, una adolescente, es decir, no era tan feliz y optimista como fingía ser cuando estaba con un grupo de amigos, ni era tan desgraciada como habría parecido cuando se la veía con su familia….»


De sapos, ladrones, cocodrilos, veredas, desiertos y lámparas no tan maravillosas. Cuentos para pasar una tarde que se preveía complicada, que está siendo complicada. De la mano de la lectura, no falta pues la sonrisa, la inteligencia, la ironía y la capacidad de superar _y superarse_. Afortunadamente. Cuántas veces un rato de lectura nos salva de nuestras pequeñas catástrofes, caídas rutinarias, declives emocionales, que aunque no son grandes derrotas, dejan un regusto agrio al día. Esta tarde al azar, sin pensar muy bien por qué ese libro y no otro de los varios pendientes, me leí los cuentos de José Ovejero. 

Ironía, inteligencia y revés de la vida en estado puro. Siempre existe el otro lado, ese que no acostumbramos a visita, permanece en estado latente. Racionales y sensatos, nuestra vida camina muy a menudo por veredas razonables. Y la razón pocas veces es consuelo. ¿Por qué nos arriesgamos tan pocas veces aleer la vida del revés? ¿Sería en verdad una locura? Quizá, quizá en ese reverso, en lo que está por imaginar, esté aquello que no encontramos; la respuesta. Ese porqué escurridizo y escamoso de las cosas de cada día. La tergiversación y la imaginación como salida, no estaría nada mal. Nada. Pero no nos atrevemos, eso es lo habitual.

El espíritu de Torrente Ballester ("La lluvia del mundo" en Análisis Digital)

Aunque los premios tienen buena o mala fama según a quién se le consulte, el libro que hoy proponemos, La lluvia del mundo, de Xosé Manuel Pacho –Editorial Funambulista- galardonada con el XIX Premio Torrente Ballester de Narrativa, nos ha llamado mucho la atención por varios motivos.   
Primero, porque está en la línea de la literatura gallega de vanguardia. En este sentido, tengo la sensación de que cualquier escritor gallego suele optar entre dos caminos, o el arcaísmo –dando a su obra un aire atemporal muy acorde con el sentir de aquellas tierras- o bien, opta por el vanguardismo –situándose en el extremo contrario, y poniendo a las letras gallegas a la cabeza del experimentalismo literario, como ya hiciera en su día Ramón María del Valle-Inclán.
Desde luego, si Gonzalo Torrente Ballester llamó la atención por su creatividad y vanguardismo, el premio no podría estar mejor concedido.
Además, tratándose de un premio de narrativa, sorprende el hecho de ser una obra fragmentaria que va pasando de un plano a otro, de unos personajes a otros nuevos, y variando también los escenarios constantemente. Hay partes tremendamente poéticas que conviven con otras casi filosóficas o científicas, y no por ello la obra pierde interés ni cohesión.
No tenemos un protagonista definido, aunque la idea del libro es que un editor cercano a la muerte elige una selección de material que ha quedado disperso en su despacho para salvarlo de la quema.

LEER MÁS

Entrevista en chino a Manuel Lacruz sobre "Gaudí, la novela de una vida" y más...


Ver el vídeo en BTVNOTÍCIES.cat