martes, 31 de marzo de 2015

"El misterio de la Casa de los Trueques" en Sonograma Magazine

 Título: El misterio de la Casa de los Trueques Autor: Alberto Mussa Traducción: Marina AlonsoLa narrativa brasileira contemporánea cuenta ya con un excelente escritor, matemático y músico a la vez, cuya obra destaca por la investigación histórico-antropológica del país americano unida a las diferentes culturas como la afro-brasileña, la de la Arabia preislámica o la del Brasil indígena.
Con la novela El misterio de la Casa de los Trueques (O senhor do lado esquerdo),una crónica criminal, Alberto Mussa ha ganado el Premio Machado de Assis, prestigioso galardón literario patrocinado por la Academia Brasileira de Letras.
Su narrativa, voluptuosa, intrigante y llena de referencias culturales, atrae por las intrincada relaciones entre la fabulación y la rigurosa mirada mitológica, histórica y geográfica sobre Rio de Janeiro, “Esta historia trata sobre quien primero mata y después baila”. Estas palabras nos dan la medida justa de la imparable imaginación y el sentido del humor de Mussa. Su crónica -de género policial-, que se basa en el azar y el desorden, relata el crimen perfecto, una aventura de ambición y venganza que ocurrió en Rio de Janeiro a principios del siglo veinte. El autor pone el acento en especificar que se trata de una historia real, autobiográfica, a pesar de parecer ficticia. Juego entre realidad y ficción.
El 13 de junio de1913, el Secretario de la Presidencia de la República, durante el mandato de Hermes da Fonseca, es asesinado en una de les dependencias del fabuloso palacete conocido con en el nombre de la Casa de los Trueques, un sofisticado prostíbulo frecuentado por personas muy importantes, que funcionaba oculto bajo la aparente fachada de una distinguida clínica médica regentada por un científico polaco, Miroslav Zmuda, obsesionado por el estudio de las fantasías sexuales de las mujeres. Todas las pruebas de este misterioso asesinato parecen incriminar a la pobre Fortunata.
El lector se percata pronto de quien ha cometido dicho asesinato; lo que atrae pues de la escritura de Mussa, no es el resultado de la investigación policíaca sino las fantasiosas historias que impregnan a la novela de ricas referencias literarias sobre el erotismo, la brujería, las sectas que conforman todo un tesoro cultural.

LEER MÁS

jueves, 12 de marzo de 2015

Entrevista a Ángel Ceña, autor de El León Blanco, en RTVE

'El León Blanco', el origen de Israel a través del thriller histórico

  • El periodista Ángel Ceña presenta su primera novela, ambientada en Israel
  • Un thriller en busca de las huellas del mandato británico en Palestina
  • Ángel Ceña: "Poca gente en Europa conoce cómo y por qué se creó Israel"

  Cubierta de 'El León Blanco'

 
JAIME GUTIÉRREZ 11.03.2015Israel no fue siempre Israel, durante siglos, los territorios que conforman este Estado formaron parte del Imperio otomano; el mundo en un pedazo de tierra, una región con una compleja amalgama étnica y un lugar de graves conflictos políticos que llevó, tras la Segunda Guerra Mundial, a que la Sociedad de Naciones (germen de lo que hoy es la ONU) a emitir un mandato para que el gobierno británico se hiciese cargo del territorio.
En este momento se desarrolla El León Blanco. La primera novela del periodista Ángel Ceña que retrata, por primera vez en español, estos años mediante una gran labor de investigación que se plasma en un intenso thriller histórico.
Editado por Funambulista, el libro narra dos historias en paralelo: la del capitán del servicio de inteligencia británico Nigel Cole y la del terrorista Ariel Hakim, que se cruzan cuando aparece en escena un misterioso militar inglés que filtra información clasificada al sionismo.

“¿A quién teme más, a mí o a los judíos?”

“Nunca pretendí contar la historia de Israel, sino la de los personajes”, explica a RTVE.es el propio Ceña, que no se declara especialmente interesado por este periodo histórico.
“Los escritores tenemos mucha imaginación. Una tarde, paseando por Jerusalén, me imaginé a una mujer enamorada de un oficial británico que le preguntaba: ‘¿A quién teme más, a mí o a los judíos?’. Ese fue el germen y la escena aparece en el libro tal cual la imaginé hace años, arropada por otras muchas historias”, explica.
Unas historias que, pese a vivir en la era de internet, ha encontrado viajando en varias ocasiones a Jerusalén en busca de las huellas de la presencia británica.
“Del mandato queda bastante en Jerusalén: la arquitectura de los edificios oficiales y de los barrios residenciales o los parques de la zona Oeste”, cuenta el escritor, que apunta que en las noticias aparece casi exclusivamente la Ciudad Vieja. “El viajero se sorprende al encontrar una ciudad muy colonial”, explica.

El ocaso del colonialismo

El “colonialismo” vivía su ocaso en 1945, cuando está ambientada la novela, y no fue tal en la región. “Gran Bretaña administró Palestina por mandato de las Naciones Unidas; no era parte del Reino Unido ni era ‘explotada’ económicamente”, aclara el autor, que explica que los británicos aceptaron el encargo de las Naciones Unidas por “la alianza de Gran Bretaña con los ‘árabes de Lawrence’, las tribus beduinas y la dinastía Hachemita que habían derrotado a los turcos en la Primera Guerra Mundial”.
Los intereses en realidad eran pocos, reconoce Ceña. “Irak, Egipto, Grecia cualquier otra zona de Oriente Medio o el Mediterráneo les interesaba más geoestratégica o económicamente”, explica.

LEER MÁS

lunes, 9 de marzo de 2015

"La máscara robada", de Wilkie Collins en el blog Adivina_quien_lee


Reuben Wray, actor retirado de los escenarios, es un fanático estudioso de las obras de Shakespeare que se gana la vida dando lecciones de oratoria. Al llegar con su familia a un nuevo hogar en Tidbury-on-the-Marsh, Reuben atrae la atención de algunos de los nuevos vecinos  a causa de una caja de caudales que ven oculta bajo su capa. Los lugareños suponen que Wray y su familia son ricos, aunque  la caja contenga solo la «máscara robada», réplica en yeso del busto de Shakespeare que se encuentra en la iglesia de Stratford-upon-Avon y que para su dueño vale más que cualquier tesoro en el mundo.
El secreto que late tras la máscara abocará al viejo actor y a su familia a un desenlace totalmente inesperado durante la víspera de las Navidades.
Mis impresiones
Tras ver el éxito que su íntimo amigo Charles Dickens había obtenido con algunas de sus obras como Cuento de Navidad, Wilkie Collins escribió esta novela corta en diciembre de 1851 para regalar a sus lectores algo diferente, con misterio e intriga, en las señalas fechas que se avecinaban. Como él mismo nos confiesa en una nota introductoria a la novela, se inspiró en una anécdota protagonizada por un cantero, gran admirador de Shakespeare, que fue contratado para realizar unos arreglos en la iglesia de Stratford-upon-Avon donde se encuentra el busto del famoso autor.
De Wilkie Collins ya leí La mujer de blanco, después de que esta me fuera recomendada en varias ocasiones y me gustó tanto que sabía que no tardaría en acercarme de nuevo al autor aunque La máscara robada, mi propuesta de hoy, es una novela completamente diferente, tanto en extensión como temática y estructura.
Reuben Wray llega con su familia a Tidbury-on-the-Marsh, un pequeño pueblo donde pretende ganarse la vida dando clases de oratoria, un talento que ha conseguido desarrollar gracias a que ha trabajado como actor y que ha tenido la suerte de aprender de uno de los mejores interpretadores.
Junto a sus enseres personales lleva una gran caja de caudales que esconde bajo su capa y que llama inmediatamente la atención de los vecinos del pueblo. Todos piensan que dentro de ella se esconde la fortuna de la familia. Aunque nada más lejos de la realidad ya que en ella Reuben Wray guarda lo que para él es un gran tesoro mayor que cualquier fortuna: una réplica en yeso del busto de Shakespeare que descansa en la iglesia de Stratford-upon-Avon, el lugar del que la familia ha tenido que huir precipitadamente.
Pero ¿Porqué se vieron obligados a huir de su anterior hogar?¿Quién es capaz de obtener un busto de forma ilegal? ¿Qué consecuencias puede tener para Wray estar en posesión del mismo? ¿Y qué hay de los vecinos interesados en la caja de caudales?
La máscara robada es una lectura más que agradable y entretenida que por su extensión no nos ocupará mucho tiempo pero nos dejará un buenísimo sabor de boca. Al comienzo el autor nos irá presentando los personajes y situándolos en la historia para luego hablarnos de la máscara robada de Shakespeare y como el viejo Gray se hizo con ella. Una parte que me ha gustado muchísimo y que tiene algunos tintes góticos. En el último tercio conoceremos las consecuencias que tiene este objeto  para la familia con un desenlace que se desarrolla el día que precede al día de Navidad y en el que la historia se torna algo disparatada. Como veis una estructura clásica con su introducción, nudo y desenlace.

jueves, 5 de marzo de 2015

"La verdadera historia del Camello Xiangzi" en Cartagena Actualidad

El hecho de haber vivido en Inglaterra y Estados Unidos sirve para que La verdadera historia del Camello Xiangzi haya tenido diversas traducciones, convirtiéndose en una obra universal. La novela se publicó primero por entregas en una revista y no lo hizo como libro hasta 1939.

Xiangzi, el protagonista de esta novela y cuyo nombre significa “el afortunado”, es un joven fuerte e ingenuo que, después de perder todo –su familia, sus tierras-, se traslada del campo a la ciudad de Pekín con muchas esperanzas y un sueño de libertad e independencia que se materializa en un objeto: un rickshaw. Efectivamente, Xiangzi es tirador de rickshaw, y «el Camello» es su apodo. Lleno de buena voluntad y consciente de sus capacidades, trabaja duro por las calles del caótico, adverso y decadente Pekín de los años 20 para conseguir ser dueño de un rickshaw; sin embargo, las aventuras y adversidades por las que Xiangzi debe pasar para alcanzar su sueño lo enfrentan a la dura realidad y tiñen la novela de una amarga ironía, en un episodio más del eterno tema de la lucha entre el individuo y la sociedad.

Escrita en 1936 –adaptada al cine en 1982-, esta novela es sin duda una de las más importantes de la literatura china del siglo XX; interpretada como crítica al antiguo régimen, fue lectura obligatoria durante años en las escuelas de la República Popular China.

Especial atención hay que prestar a los diálogos; cuajados de coloquialismos y palabras procedentes del dialecto pequinés. El  traductor ha resuelto con maestría la dificultad de enfrentarse a una novela picaresca, con giros muy familiares y variedades del dialecto propias del habla popular de Pekín de comienzos del pasado siglo. Esta traducción es directa del chino… no teniendo como intermedio el inglés, como ocurre en otras traducciones –lo que resta frescura y espontaneidad-. La obra, por otra parte, tiene similitud con la mejor literatura picaresca española: El Lazarillo de Tormes o Historia de la vida del Buscón, llamado Don Pablo, de Quevedo. Y por algunas situaciones a las que se tiene que enfrentar el protagonista, se ha comparado con La familia de Pascual Duarte de Camilo José Cela.
En definitiva una novela de superación vital y política.

LEER MÁS

martes, 3 de marzo de 2015

Artículo de Arcadi Espada sobre "No hay dos iguales" en El Mundo

ACABA de publicarse en español un libro tremendo en una edición amorosa y bella: No hay dos iguales, de Judith Rich Harris (Editorial Funambulista). La edición lleva una pequeña nota mía, que confieso por dramático conflicto de intereses. En 1998 Rich Harris trastornó la psicología con El mito de la educación, uno de los libros más importantes que he leído nunca y el que más bien me ha hecho. Su tesis es sencilla de formular y difícil de asumir. La personalidad del adulto la deciden la biología y la influencia del grupo. Por grupo cabe entender los pares del niño: el niño de Rich Harris no quiere ser un adulto perfecto sino un niño de éxito. Y la educación, entendida tradicionalmente como la sagrada misión paterna, es irrelevante en la formación de la personalidad. La tesis, tan contraintuitiva y escandalosa, provocó un formidable debate en los países interesantes. Es cierto que reducir la educación a un mito alivia la frustración de tantos padres que observan cómo sus esfuerzos educacionales dan como resultado unos hijos imprevistos. Pero, por otra parte, el libro apunta al fragilísimo corazón del sentido humano: la evidencia de que para la abrumadora mayoría de hombres la obra de su vida son sus hijos. Es comprensible que privarles de esa autoría solo sume desolación a la experiencia; y explica la violencia intelectual y moral con que las tesis de Harris fueron recibidas.
El ensayo que ahora publica la editorial de Max Lacruz, quien añade, por cierto, una vibrante Nota del Editor para continuar la discusión hasta el mismo borde del libro, condensa la diatriba que durante años ha enfrentado a Rich Harris con sus críticos. La prosa de la psicóloga se exhibe en toda su limpidez de navaja, pero al mismo tiempo nunca deja de tener el calor y la sensibilidad del que abate árboles centenarios. Cualquiera que aprecie la discusión racional (lo que la vulgaridad del ambiente llama polémica y polémicos) quedará literal y paradójicamente hechizado por su encaramiento con Frank Sulloway, el autor de Rebeldes de nacimiento, un libro célebre que atribuye al orden de nacimiento las diferencias de personalidad de los hermanos.

LEER MÁS