martes, 27 de diciembre de 2011

laciega.com, de Félix Teira



laciega.comTítulo: laciega.com
Autor: Félix Teira
Editorial: Funambulista, 2011
Páginas: 419
ISBN: 9788496601970


Había leído ya algo de Félix Teira, que por cierto nació en Belchite, ¿y recuerdan que un día les conté que era una sinsustancia por haber leído “Los olivos de Belchite” tan solo porque el título me había parecido muy inquietante y la portada muy sugestiva?, pues hoy vengo a hablarles de un hombre que es de Belchite pero a su vez es más de Zaragoza que las torres del Pilar y más de ciudad que el asfalto.

Pero claro, yo no he llegado a este autor, como en otras ocasiones, por una de esas casualidades de la vida, y es que hasta este hombre han llegado montones de jóvenes aragoneses, pues sus lecturas suelen estar recomendadas para los chavales de enseñanzas medias, que no de “medias enseñanzas”…,  bueno, perdón por la broma, la tenía preparada para tiempos de recortes en educación.

Pero aquellos jóvenes tan majicos de los que nos hablaba Félix en sus otros libros, parece ser que han crecido, ya tienen más que adelantada la treintena y las patas de gallo afloran con crueldad en sus caritas, en sus almas y en su forma de vivir y relacionarse.

Eternos adolescentes.

Según como les contase de que va este libro es posible que lograse incluso arrancarles alguna sonrisa. Pero ni el libro es gracioso ni yo lo intentaré ni creo que Félix lo escribiese con esa intención.

laciega.com, como muchos otros libros que cada vez con mayor frecuencia llegan a mis manos, me transmiten una imagen descorazonadora de ese mundo que viene tras de mí, de ese futuro que viene empujando, pero que en realidad ya está aquí, y si como leí en la invitación a la presentación de laciega.com, que por cierto después se convirtió en un precioso marcapáginas, “el sabor del mundo lo da la mente colectiva de los menores de 35 años (Martin Amis)” les aseguro que lo que transmiten muchos de estos autores en la actualidad y en concreto Félix Teira con esta estupenda novela, es un sabor acidísimo, casi insoportable y difícil de digerir.


Es cierto que siempre hemos dicho que la gente mayor se hace pesimista respecto del futuro y la juventud, a la que siempre califica como dispersa, poco centrada, irrespetuosa, pero ya lo decía el mismo Sócrates “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”, ven, hay cosas que no cambian.

No hay comentarios: