jueves, 15 de diciembre de 2011

"Correspondencia" en el blog de Pilar Alberdi

CHEJOV/GORKI. Correspondencia



Reseña: Pilar Alberdi

Lo primero que debo decir de este libro de la Editorial Funambulista es que es una edición magnífica, muy cuidada y de una calidad insuperable, con traducción y postfacio de Rubén Pujante Corbalán. Lo segundo, que para aquellos que sientan respeto y admiración por las obras de Chejov y Gorki , será un placer pasar por estas páginas. Yo lo he hecho. y me he emocionado.

El libro nos muestra el acercamiento de Gorki (1868-1936) a Chejov(1860-1904), un autor ya consolidado. Ambos se llevan pocos años de diferencia, pero mientras que el primero es un escritor que se ha hecho a sí mismo y se considera un autodidacta; el segundo ha cursado estudios universitarios, es médico, además de escritor, tiene publicada gran parte de su obra, y lleva tiempo relacionándose con otros importantes escritores. Lo que los iguala, es que ambos obtienen sus ingresos, especialmente de la literatura, vendiendo sus cuentos a los periódicos.

Gorki en su primera carta, dice: «quisiera trasladarle mi entusiasmo por su admirable genio, amargo y conmovedor, a la vez trágico y tierno, siempre tan bello, tan delicado, Señor, tengo que estrechar, su mano de artista, su mano de hombre sincero y, no obstante, triste ¿no es cierto?» Esta última pregunta es representativa de todas las demás que hará en la correspondencia y muestra su profunda sensibilidad e inteligencia. Gorki intuye, admira, y siempre quiere saber más.

Las respuestas de Chejov, especialmente las primeras, son contenidas. No duda en preguntarle quién es, qué edad tiene, en recriminarle la utilización ampulosa de frases en la descripción que hace de los paisajes, pero aunque le reprende, lo felicita por su cuento «La estepa», y no duda en afirmar el sentimiento de que Gorki es un gran artista, alguien que «cuando describe algo, lo palpa con las manos». Y así, poco a poco, esta relación que es casi de discípulo a maestro irá igualándose.

No sólo tienen ambos escritores similar edad, sino que están enfermos, padecen tuberculosis. El ánimo que Chejov siente por el teatro acaba contagiando a Gorki; y éste anima a su amigo cuando aquél decae por los problemas de salud. LEER MÁS

No hay comentarios: