viernes, 5 de junio de 2015

"Los acontecimientos demuestran que la alianza no era descabellada" (Sosa Wagner en lasemana.es)

Sosa Wagner es más que el europarlamentario de UPyD que abrió el melón de las disputas en la dirección del partido. Es un enamorado de la profesión de la que ahora disfruta más que nunca: impartir clases como catedrático de Derecho Público. Desde la Universidad de León ve las cosas con perspectiva. Reflexiones que le han llevado a escribir el libro Memorias Europeas, donde refleja su paso por el Parlamento Europeo con la formación a la que, pese a todo, ve aún futuro. El tiempo le ha dado la razón: una alianza con Ciudadanos no hubiera estado mal. De momento, y por si acaso, avisa: no volverá a ejercer ningún cargo político.

 
¿Por qué renunció a su escaño en 2014 y a la vida política en general?
Renuncié a mi escaño tras una serie de enfrentamientos con el partido por el cual salí elegido diputado, en concreto por la dirección del partido no con el partido en sí. Enfrentamientos que al final desembocaron en algo ya un poco más grave, la dirección del partido me relevó de mi condición de jefe de la delegación de UPyD allí en el parlamento europeo. Aunque la dirección no podía hacerlo, sencillamente porque la dirección del partido no me había nombrado, designó a los demás de la lista pero yo fui elegido por los afiliados de UPyD. Sin embargo,  me encuentro con que soy apartado del puesto y este enfrentamiento parece que ni podía ni debía soportarlo. En primer lugar porque la dirección no tenía competencias para ello, en segundo lugar, yo soy un señor que tengo mi oficio, soy catedrático universitario y no tengo por qué estar aguantando este tipo de situaciones. No solamente tengo mi oficio, sino que además me encanta.

¿Qué le llevó a plantear en su partido una alianza con ciudadanos?
Los cinco años que he estado allí con UPyD, no he tenido ningún problema con la dirección del partido. Fue en mi segunda legislatura cuando los problemas se han presentado. Este planteamiento es el detonante un poco de los enfrentamientos con la dirección del partido. Se me ocurrió decir en el periódico El Mundo, en el año 2014, que a la dirección de UPyD a la que yo no pertenecía, debería intentar ponerse en contacto con la dirección de Ciudadanos para poder llegar algún acuerdo, precisamente para afrontar las elecciones de este año 2015. Aquello desencadenó una tormenta de insultos en mi contra, se contestó a una oferta o a una idea política de una manera personal y bastante incómoda. Esto fue lo que desencadenó el asunto, yo creo que la evolución de los acontecimientos del pasado mes de agosto  demuestran que por lo menos mi propuesta no era descabellada.

¿Qué le parece la decisión de no intentar si quiera esta alianza?
Intentarla sí la intentaron, se adoptó un acuerdo de empezar unas negociaciones, lo que pasa que UPyD fue a esas negociaciones con un documento de 42 folios poniéndolos a caldo a los otros y no solamente con ese documento, sino que ese documento antes de la reunión lo repartieron a sus compañeros, es decir, a los periodistas y a Ciudadanos no les gustó nada el asunto. En fin, aquello tenía la peor pinta de poder llegar a un acuerdo sensato, y naufragó.

¿Qué le llevó a escribir libros sobre su vida como político y europarlamentario?
Este libro es un diario, más bien un semanario, que he ido escribiendo semana a semana cuando volvía a España en mi época de parlamentario europeo. Aquí reflejo todas las vivencias en mi vida de diputado europeo, desde Estrasburgo a Bruselas, pasando por los muchos viajes que un parlamentario europeo está obligado a hacer. Hablo sobre la gente que conocí, los asuntos en los que tuve que intervenir, es decir, he ido tomando nota de todo eso. Pero además lo he completado con una visión cultural de Europa, gracias a mi afición a la lectura y a la música.

LEER MÁS

No hay comentarios: