lunes, 26 de noviembre de 2012

Artículo de Luis Fernando Moreno Claros en Babelia sobre "Rehenes", de Stefan Heym.

Estupenda novela de Stefan Heym



Stefan Heym
Funambulista publicó el pasado verano la hermosa novela del alemán Stefan Heym "Rehenes", en traducción de Cristina García Tornel. "Babelia" ha publicado hoy la reseña que escribí sobre ella. Como hay que leerla a través de la aplicación "Kiosko y más", dejo aquí el texto original que envié al diario.

Contra las mentiras y la brutalidad fascista
Stefan Heym
Rehenes
Traducción y postfacio de Cristina García-Tornel
Funambulista, Madrid, 2012, 448 páginas, 21 euros.
El escritor alemán de origen judío Stefan Heym —pseudónimo de Helmut Flieg (1913-2001)— es casi desconocido en España. Alfaguara publicó su novela Ahasver en 1990 con escaso eco. Pero Rehenes, distinta de la anterior, tiene cualidades para llamar la atención sobre la obra de este resistente, amante de la libertad y gran escritor que fue Heym. De espíritu rebelde ya en su juventud, los nazis le cobraron ojeriza y tuvo que exiliarse en Praga. Una beca le permitió estudiar en Norteamérica y en Nueva York se estableció como escritor independiente y periodista. Regresó a Europa en 1944, como miembro del ejército aliado.
Heym como combatiente aliado 
Rehenes (1942) fue escrita en inglés y nada más aparecer se convirtió en un éxito de ventas estadounidense. En 1943, el mismo año de “Por quién doblan las campanas”, se filmó con la hoy centenaria Luise Rainer y Arturo de Córdoba en los papeles estelares. Heym hubiera permanecido más allá del Atlántico, lejos de Europa, pero La “caza de brujas” de MacArthur lo conminó a regresar y establecerse en la RDA, donde residió hasta la caída del Muro; aunque nunca se plegó al régimen autoritario comunista, al que criticó sin empacho. Él mismo tradujo al alemán Rehenes bajo el título de El caso Glasenapp (1958); es en esta versión —revisada y aumentada— en la que se basa la excelente traducción castellana, que mantiene el título original.

Corre el mes de octubre del año 1941, Praga sufre bajo el poder de los nazis. Unos oficiales alemanes borrachos se divierten en un café. El teniente Glasenapp (un blandengue que se ha enamorado sin remedio de una checa: la joven, valiente y bella Milada) llora la desesperación de su amor entre vómitos; baja a los aseos y desaparece sin dejar rastro. ¿Rapto y asesinato? ¿Un golpe de la resistencia checa? Los camaradas del desparecido detienen a cuantos clientes se encuentran en el local, que terminan en las celdas de la Gestapo como rehenes. Al poco se proclama que se fusilará a veinte de ellos si no aparece el asesino. Este inicio da pie a una trama absorbente, con personajes tan singulares como el camaleónico Janoschik, el recio activista Breda y la mencionada Milada en el bando de los personajes nobles y valientes. Entre los rehenes, destacan el doctor Wallerstein, un sabelotodo preocupado sólo por que sus observaciones psicológicas pasen a la inmortalidad; el bombástico actor Prokosch, quien sin saberlo se encuentra encerrado con el amante de su esposa: Lobkowitz. Y un “pez gordo”, el judío Lev Preissinger, un poderoso traidor que ha vendido su patria a los nazis. En contra de todos ellos, los nazis: el gélido Heydrich, “protector de Bohemia y Moravia” (“El carnicero de Praga”), y su subalterno, el coronel Reinhardt, un mediocre pavo hinchado de uniforme que se cree listo y urde una trama letal para fusilar a los rehenes incluso sabiendo que Glassenapp se suicidó arrojándose al Moldava, un hecho que se revela al lector desde el principio de la novela.

LEER EN CIUDAD DE AZÓFAR, EL BLOG DE LUIS FERNANDO MORENO CLAROS

No hay comentarios: