viernes, 14 de octubre de 2011

Svengali, el inquietante personaje de la novela "Trilby" de Du Maurier, en sigueleyendo.es

Hay un personaje que me ha estado persiguiendo durante tiempo. Empezó mucho antes de que yo me iniciase en la lectura. No me pregunten cuándo. No me pregunten dónde. Pero él estaba ahí.
Y él es Svengali.
Pero ya que insisten, les diré que creo que el monstruo surgió de refilón, en una esquina en blanco y negro. Como las manos de Orlac, el gabinete del Doctor Caligari o el Fantasma de la Ópera… Y es que ahora que conozco el rostro de Svengali veo que tiene mucho de expresionismo alemán.
Momento de fumar.
Se puede hacer de muchas maneras.
Yo lo prefiero estirado.
Svengali es un personaje de Trilby. Es el villano. Trilby es una novela de George du Maurier. De éste, yo sólo conocía a su nieta, Dafne (Ya saben: “Anoche soñé que volvía a Manderley”), cuando cayó en mis manos su novela… Y la devoré.
Momento de servilleta.
Yo la prefiero oscura.
Que de esta novela se sepa que es uno de los grandes best seller del siglo XIX o que fue el primer gran best seller dela Historiaes para que se paren todos los tranvías del mundo y me dejen a mí pasar páginas, literalmente y en plural. Devorando.
Y ahí surgieron los colmillos.
O, aquí quiero yo que salgan.
Porque en Trilby aparecen tres ingleses que viven la bohemia acomodada en París. Uno es un delicado hijo de Coventry, el otro es fortachón y el tercero, un escocés, es el más difícil de clasificar. Y yo, que leo estirado y fumando, con una servilleta negra bajo la barbilla, vi que esos tres se parecían mucho a otros tres. Los tres pretendientes de Lucy en el Drácula de Bram Stocker.
Hay más. Hay un momento cumbre en Trilby que ocurre en un banco junto a un acantilado y en el que el bueno de Little Billee, el enfermizo inglés, le explica al perro del párroco por qué no cree en Dios. Pues bien, en Drácula también hay un famoso banco junto a un acantilado donde se sienta Mina a divagar. LEER MÁS

No hay comentarios: