miércoles, 21 de septiembre de 2011

Reseña de Sarah Manzano sobre "Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible" en Papel en blanco


'Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible', de Constance de Salm


Ha tardado, pero por fin llegó a mis manos. Descubrí Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible de Constance de Salm a primeros de agosto y desde entonces quise tenerlo. Lo pedí, no llegaba, lo volví a pedir, me dijeron que no tenían existencias en ese momento, que tendría que esperar. Un sinvivir, vamos. Como si no tuviera libros en casa por leer. Pero la semana pasada por fin llegaba a mi poder, para ser devorado en dos ratos libres que tuve con inmensa satisfacción.
‘Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible’ es una novelita corta, de esas que tanto me gustan a mí, publicada en 1824 y reeditada hace nada en Francia donde ha causado un furor imprevisto, vendiendo más de cien mil ejemplares en unas pocas semanas. Esto, y saber además que en esta obra se inspiraría Stefan Zweig para su célebre Veinticuatro horas en la vida de una mujer, pues fue lo que desató mi ansia.
Nos encontramos ante una novela epistolar. A través de cuarenta y seis cartas nos colaremos en la vida de esta mujer sensible, sin nombre, que ve como su amado se marcha con otra mujer a la salida de la ópera. A partir de aquí, la desolación, el amor, los celos y la humillación se darán cita en sucesión de cartas que escribirá sin obtener respuesta. Veinticuatro horas, sí, veinticuatro horas de desesperación…

Podéis imaginar el sufrimiento de la pobre mujer, creyendo que su amante se ha marchado con otra, sin poder hacer otra cosa que escribir cartas, una detrás de otra, que su fiel criado llevará sin recibir respuesta. La incertidumbre, la desesperación y los celos la llevarán a realizar actos en los que su honor quedará en entredicho, y sin embargo, no podemos sino compadecernos de ella… O si no, que levante la mano el que nunca haya sufrido por amor… LEER MÁS

No hay comentarios: