lunes, 26 de septiembre de 2011

Opiniones sobre el libro de Yoko Ogawa "La niña que iba en hipopótamo a la escuela"

La escritora nos sitúa en el Japón de los años sesenta y nos presenta a Tomoko, una niña en la recta final de su infancia que tras morir su padre, dado que su madre necesita poder formarse para tener un oficio y mantenerla y manternerse, se traslada a Ashya para vivir con su prima y sus tíos una temporada.
La niña está acostumbrada a una vida sencilla con su madre, y se encuentra con un hogar muy adinerado y con una enorme finca que en otra época había sido un zoo. Tomoko enseguida hace migas con su prima Mina, una niña que debido a su asma no puede hacer el esfuerzo de ir al colegio andando y se desplaza en el hipopótamo enano que tiene la familia, el último animal del zoo al que todos profesan un gran cariño.

Otros personajes que acompañan a Tomoko son la abuela Rosa, una alemana peculiar que aún no se maneja con el japonés a pesar de llevar décadas en el país y que descubre Europa a la niña. Aunque no sea un personaje en sí, la literatura, a la que es aficionada Mina y que descubre Tomoko gracias a ella, así como la biblioteca y el bibliotecario también tendrán una gran importancia para la protagonista.


Este libro nos muestra dos infancias muy diferentes que nos hacen llegar a la conclusión de que los niños, aunque el ambiente adulto que les rodea sea muy diferente, siempre son iguales en el fondo, inocentes, con gran capacidad de superación y de ilusionarse con lo más pequeño.

Con un estilo sencillo la autora logra, ayudada por una excelente traducción, tocarnos el corazón con su ternura, con la sencillez de unos personajes infantiles muy bien perfilados y construidos.
Se nos narra el día a día de una familia de lo más peculiar haciendo que ni siquiera el hecho de ir en hipopótamo al colegio lo veamos como un hecho extraño, todo va rodado, el lector se mete totalmente en el ambiente creado por la escritora.  LEER MÁS
 

No hay comentarios: