viernes, 1 de julio de 2011

Una buena excusa para volver a Balzac



A quienes hayan leído Los enamoramientos, de Javier Marías, no les pasará desapercibida la relación entre el libro que hoy reseñamos El Coronel Chabert, de Honoré de Balzac –Editorial Funambulista-, y el mencionado de Javier Marías.

Allí se nos resume y glosa la obra del genio francés dejándonos sin duda las ganas de conocer esa obrita de Balzac que tanto le gusta al personaje de Javier Marías.

Lo primero que hay que decir es que el madrileño sigue al pie de la letra el relato del francés, y con mucha idea nos deja sin conocer el colofón. ¿Qué pasa al final con ese Coronel Chabert dado por muerto, que realmente no ha muerto? ¿Cómo acaba su historia? Evidentemente, no vamos a desvelarlo, pero sí informamos de que el final merece la pena. Que el juego intertextual que propone Javier Marías sólo se puede disfrutar plenamente leyendo ambas obras.

La editorial Funambulista ha estado muy acertada con la reedición de la obra abriéndonos la posibilidad de esta lectura enriquecedora de la literatura que dialoga con otras literaturas.

En sí, la novela de El Coronel Chabert es entretenida, nos relata la vida del mundo de los abogados, de los pasantes y de los notarios en el siglo XIX, tiene curiosidades en lo relativo al vestuario, a la decoración, una especie de arqueología moderna de un mundo que ya ha desaparecido pese a estar relativamente próximo.

Al aparecer la referencia en la última novela de Javier Marías se abre una nueva perspectiva desde la óptica de la historia que nos está relatando el autor madrileño. De este modo, una novela que posiblemente no habría sido nuestra primera opción, se nos hace necesaria para completar el diálogo que quedaría en monólogo de no leer la obra de Balzac.

En el aspecto formal, se trata de un libro de auténtico bolsillo, manejable, de lenguaje ágil, casi periodístico y 181 páginas, que nos harán una compañía magnífica en el transporte público, en cualquier consulta, y con la que está cayendo, entre un baño y otro.

No hay comentarios: