martes, 22 de abril de 2014

Entrevista a Alfredo Escardino en Levante-EMV sobre su novela 'Una erasmus en Bruselas'

«Una erasmus en Bruselas» (Funambulista) es su primera novela. Vuelca en ella sus conocimientos sobre la ciudad belga en la que ha pasado parte de su vida (antes de volver a Valencia) y sobre el microcosmos alrededor de la UE. Pero todo es ficción, avisa.
 
¿Qué hace todo un funcionario de la UE y profesor metido a novelista?
Bueno, saqué una oposición y estuve 8 años en la UE, también he estado muchos años de profesor y, de hecho, sigo, pero no veo la incompatibilidad. Lo de inventar una historia y escribirla me rondaba desde hace tiempo, empecé a plasmarla en mis últimos años en la UE, hasta que identifiqué a la protagonista, una estudiante erasmus en los años 80. Todo es ficticio, lo único real es el marco, Bruselas.

Si no le gusta la entrevista, espero que no llame al duque de Alba...
No haga caso de todo. Algunas de las historias que cuento sobre la animadversión de los belgas a los españoles están exageradas. Lo de amenazar con llamar al duque de Alba si los niños no se comen la sopa tiene más de mito que de otra cosa.
La novela tiene algo de las películas turísticas de Woody Allen, por el protagonismo de Bruselas, ¿no?
No lo había pensado, pero quizá sí. Bruselas es coprotagonista de la novela, una ciudad a la que tengo mucho cariño. Bruselas sale todos los días en los telediarios, pero es una gran desconocida.

La fama que tiene es de ciudad fría y aburrida?
Aburrida no lo es nada, se lo aseguro. Lo que es difícil de llevar para alguien que llega de una ciudad tan luminosa como Valencia es el clima y la falta de luz. Pero toda esa población de 25 a 35 años de distintos países crea un microcosmos peculiar que no se olvida nunca.
Realiza un homenaje europeísta cuando más cuestionada esta la UE. ¿Le financia la Comisión?
¡No! [Ríe] Lo que pasa es que creo en el proceso de integración europea. Es la mejor opción que España pudo tomar en su día. No contemplo otra alternativa para el continente que este proceso pacífico de integración, independientemente de la crisis actual y de la percepción de que parte es por la política de austeridad de la UE.

En serio, ¿Europa es el futuro o fue una bonita aventura de cuando había dinero?
Me gustaría pensar que es un proyecto de futuro. Me da miedo mirar al pasado y ver lo que pasaba antes de la existencia de la UE: los siglos de guerra civil en Europa han sido constantes. El periodo de paz más largo es el conseguido a través de esta integración pacífica. No lo veo como una bella historia pasada. De la crisis saldremos reforzados. Se están dando pasos hacia la unión monetaria para evitar otras crisis financiera, solo que al ser 28 países todo se hace lentamente, pero el proceso no ha dejado de avanzar. Y menos mal, porque lo que se ve fuera no es ejemplarizante.

¿El invento de los erasmus ha sido el mayor hallazgo por la unión de Europa?
No sé si el mayor, pero ha contribuido mucho a transmitir el proyecto europeo. El programa Erasmus, al que se le acaba de dotar marco financiero hasta 2020, con lo que está asegurado, ha sido un acierto, porque ha transmitido la idea de Europa como otras iniciativas de más coste no han sabido. El éxito se debe más a permitir que universidades de distintos países se reconozcan los créditos.

LEER MÁS

No hay comentarios: