martes, 9 de abril de 2013

El amor de un hombre de cincuenta años, de Anthony Trollope, en elplacerdelalectura.com

el-amor-de-un-hombre-de-cincuenta-anos-9788494029387
La editorial Funambulista, en su colección de Grandes Clásicos envidiablemente encuadernados, nos presenta a un nuevo autor británico de novelas victorianas en la órbita del maestro Dickens. Contemporáneo de éste y de Wilkie Collins (también publicado en esta misma editorial), Anthony Trollope quizás sea el menos conocido en nuestro país de todos ellos, pese a gozar de cierta popularidad en Inglaterra, lo que supone un aliciente más para acercarse a su literatura. La novela es una sencilla historia de amor victoriano, en la que una joven, bella y huérfana dama adquiere un compromiso marital con un caballero de mediana edad (en aquella época de avanzada edad como sugiere el título original, “An Old Man’s Love”), por creer perdido a su verdadero amor. La obra gira en torno al dilema de en el que se encuentran los protagonistas a raíz de esta decisión, un dilema condicionado por la moral victoriana y capitalizado por el tremendo clasismo y machismo que la vertebraba.
A pesar de ser una historia bastante sencilla y con personajes claramente definidos por su conflicto, destaca el la figura del ama de llaves, la Señora Bagget, que condensa mucha de esa moral de la época bajo la piel de un personaje áspero, franco, contradictorio y revelador. Como dicen en la magnífica serie de televisión Downton Abbey, los criados son mucho más conservadores que sus señores, y la señora Bagget es el exponente superlativo de esta teoría, convirtiéndose en una Bernarda sajona que guarda celosamente las costumbres y apariencias de la casa, aún en contra de sus propios intereses.
Otro aspecto interesante que subyace de la novela es la exposición de una fórmula habitual de lograr una fortuna fuera del circuito hereditario al que permanentemente está adscrita la nobleza.  John Gordon, el pretendiente en discordia, se convierte en un hombre rico en tan sólo tres años en las minas de diamantes de Sudáfrica, uno de los muchos territorios explotados por los británicos, con prácticas comerciales y conductas morales que en Inglaterra hubiesen sido consideradas deplorables, pero que sin embargo eran de uso común en las colonias, pese al fingido  y remilgado estupor burgués.

No hay comentarios: