lunes, 27 de agosto de 2012

Alehop en el blog de Carmen y amig@s


La primera novela que he leído de José Antonio Fortuny, Alehop, ha resultado todo un descubrimiento. El libro comienza así,
"El anciano miró el árbol con el semblante lívido, desencajado."
pero bien podía haber empezado,  
"Erase una vez un anciano y una anciana que vivían en un pequeño pueblo..."
Y es que la historia se desarrolla en un principio como una especie de fábula en la que tenemos un anciano, una anciana, un pueblecito, el alcalde, el jefe de la oposición y un circo, cuya llegada supondrá toda una revolución y dará una vuelta de tuerca a la historia de los ancianos. Pero la fábula va adquiriendo, a medida que vamos leyendo, tintes cada vez más oscuros.
Los personajes no tienen nombres y representan tipos: el alcalde lleno de inseguridades que solo está interesado en mantenerse en el poder, el jefe de la oposición, que únicamente pretende ocupar el puesto del alcalde, el manager del circo, un hombre que ha perdido la confianza en el ser humano,... y los medios de comunicación, que todo lo manipulan, tergiversan y distorsionan en aras de una mayor audiencia.

José Antonio Fortuny (Menorca, 1972)
Y en el medio de todo se encuentran el anciano y la anciana y su aparentemente pequeño problema doméstico, que parece subsanable tan solo con cierta sensibilidad, concienciación y sentido común.  Pero la sociedad, los individuos se nos muestran como un masa voluble, caprichosa, hedonista, mentes no-pensantes llenas de egoísmo y fácilmente manipulables. La pareja de ancianos intenta permanecer ajena, sin entender nada y sin lograr hacerse comprender por nadie. La soledad les envuelve y todo a su alrededor, el equilibrio que habían creado parece irse resquebrajando sin remedio...
 

No hay comentarios: