miércoles, 9 de mayo de 2012

"El caso del bar Balto", de Faïza Guène, en Europapress



MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS)
    Después de sus dos novelas de gran éxito, Mañana será otro día y Sueños para marginados, la joven autora Faïza Guène (París, 1985) da un paso más en su carrera de narradora con El caso del bar Balto.
   El libro se sitúa en una población de mala muerte de Francia, el Balto (el bar-quiosco-estanco del pueblo) es el punto de encuentro de toda una serie de personajes maltratados por la vida, pero cada cual a su manera. Joël Morvier, el amo del Balto, aparece apuñalado  una mañana en el bar, pero no se puede decir que sea una tragedia para nadie, vistas las taras que acumulaba: racista, avaro, concupiscente con las clientas.
   Igual que el lector del libro, el policía encargado de resolver el asesinato se va percatando de que la mayoría de los clientes del Balto tenían buenas razones para haber matado a un tipo tan poco recomendable. Uno por uno, todos ellos van desfilando para dar su propia versión de los hechos.
   Con finura psicológica y humor negro a raudales, Faïza Guène se mete en la piel de cada uno de sus personajes, recrea polifónicamente el lenguaje de cada uno de ellos al tiempo que nos brinda una radiografía de la Francia más profunda, según informa la editorial Funambulista.

UN FINO ANÁLISIS

   En opinión de Marianne Payot, crítica de LExpress este libro es "un análisis finísimo, de ritmo sostenido: rara vez alguien habrá pintado la Francia de "abajo" con  tanto acierto como jovialidad".
   Faïza Guène nació en París en 1985, de padres argelinos que emigraron a Francia. De pequeña ya contaba historias a sus compañeros a cambio de caramelos. Más tarde, en el instituto, participó en cursos de lectura y escritura.
   Ha escrito diversos guiones y realizado cortos y mediometrajes. Mañana será otro día, su primera novela, que fue un best-seller mundial traducido a 27 idiomas, la catapultó a los platós de televisión y estudios de radio en 2004, pero Faïza Guène no ha desistido de su espontaneidad ni de su afán por dar otra imagen de la vida de los barrios franceses donde viven las clases menos favorecidas.

LEER MÁS

No hay comentarios: