jueves, 2 de junio de 2011

Sobre la presentación de "Amarga luz" en Barcelona



Poética, impactante la imagen del personaje de la niña buscando palabras en la tinta, o buscando sombras y espectros por los pasillos y habitaciones de su casa para hablar con ellos, esos seres fantasmagóricos, sus interlocutores nocturnos. Es un fragmento esencial de la infancia del personaje de "Amarga luz", la novela de Marga Clark (fotógrafo, poeta, narradora).
El personaje de la niña que duerme con los ojos abiertos y descubre palabras en la tinta, en el fondo del tintero, palabra escondidas en la tinta, palabras olvidadas que en cualquier momento pueden aparecer, surgir de la tinta como una revelación. Un día, olvidada la lección de geografía del colegio, la niña alza el tintero medio lleno de su padre y lo vacía en su boca para recordar las palabras de la lección, para invocar esas palabras que habitan en la tinta.
La niña en busca del nombre de su tía Marga (Marga Gil, la artista desaparecida, la escultora en busca del absoluto, autodestruida entre el arte y la vida). Esa niña, la sobrina, en busca también de su propio nombre, entre la luz y la sombra, entrará por fin en la "amarga luz" de un cuarto misterioso, prohibido, el despacho del padre, y comenzará a abrir los cajones del escritorio, todos excepto uno, que está cerrado, "el cajón secreto" ¿Qué contiene, qué misterio encierra ese cajón? ¿Podrá abrirlo algún día? La narración continúa y... LEER MÁS

No hay comentarios: