lunes, 20 de enero de 2020

"Entre hienas" en el Diario del Aire

 
Nieta de Pedro Urraca, el agente franquista que desde Francia condujo a la frontera al president de la Generalitat Lluís Companys para ser fusilado después por la dictadura, Loreto Urraca Luque (Madrid, 1964) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense, y se ha servido para escribir este libro de abundante e inédita documentación archivística y familiar.  Se trata de una indagación histórica en formato novelado que el lector seguirá con interés porque, además de sondear en la trayectoria biográfica de su antepasado, el libro refleja los años de ocupación vividos en Francia hasta la liberación del país por las fuerzas aliadas. 
Llegada esa liberación, Pedro Urraca Rendueles fue condenado a muerte en rebeldía por sentencia del 15 de octubre de 1947 dictada por el Estado francés por connivencia con el enemigo, cuando este oscuro policía ya residía en Bélgica y seguía trabajando para el Estado español hasta 1982. Los propósitos de la autora al escribir Entre hienas** quedan muy claros en la carta abierta a su abuelo con la que abre a modo de introducción necesaria esta indagación biográfica sobre su papel como espía franquista en la Francia ocupada por los nazis. 
Todo volvió a empezar, después del fallecimiento de Urraca Rendueles, cuando Loreto se interesó por su vida al leer en el diario El País, en 2008, una reseña de una tesis doctoral  bajo el título de "El cazador de rojos", de la que es autor el historiador Jordi Guixé Coromines, y cuyo protagonista es el abuelo de la autora de Entre hienas, jefe de la policía española establecida en París al ser invadido el vecino país por el ejército alemán. 
A él le corresponde la detención y traslado hasta la frontera española del presidente de la Generalitat Lluís Companys (del que se ofrece una fotografía en Hendaya),  junto a la del periodista y exministro del Interior del gobierno republicano Julián Zugazagoitia, director del diario El Socialista, y su compañero y exsecretario de Defensa, el también periodista Francisco Cruz Salido. Los tres fueron fusilados por la dictadura franquista, sin que corriesen la misma suerte Rivas Cherif, cuñado de Manuel Azaña, y el socialista asturiano Teodomiro Menéndez, también entregados, juanto al anarquista Joan Peiró, ejecutado en Paterna en 1942.  Gracias a la red policial montada por Urraca  se logró espiar los movimientos de estas y otras personalidades republicanas, como el propio Manuel Azaña o Federica Montseny, además de localizar cuentas corrientes y el patrimonio de los exiliados españoles.
 
LEER MÁS

No hay comentarios: