miércoles, 22 de enero de 2020

«Cuatro damas del misterio» en el blog Lecturas de Undine

Todos los que amamos la literatura sabemos que este campo estuvo reservado durante mucho tiempo a los varones en especial. Y no es que no se conozcan nombres de escritoras ilustres  de siglos pasados; a nadie se le escapa que Jane Austen, George Sand, las hermanas Brontë, o la propia Sor Juana Inés de la Cruz, que fue precursora en este campo y consiguió gran notoriedad allá por el siglo XVII, son nombres que lucen hoy con letras de oro junto a los de sus colegas masculinos; editándose hoy por hoy las obras de todas ellas tanto o más que las de  Dickens o Balzac, por ejemplo. Pero en sus respectivas épocas ninguna de ellas lo tuvo fácil, escribir se consideraba poco apropiado  y falto de decoro para la mujer. Eso les impidió disfrutar de su profesión como correspondería a personas de su categoría y profesionalidad.

Pero mediado el siglo XIX y, coincidiendo con la llegada del movimiento realista, fue surgiendo un nuevo tipo de escritoras que dedicaron sus vidas a la literatura y de la que hicieron además su sustento. Eran mujeres de clase media alta, educadas generalmente en casa, con una formación académica considerable y precoces en sus comienzos profesionales. Todas ellas arrojadas, liberales, valientes y autosuficientes, con la capacidad de sacar adelante sus vidas o la de sus familias. Mujeres que teniendo la capacidad de escribir literatura de la llamada seria, supieron adaptarse a las circunstancias de su época y dedicaron parte de su producción a redactar trabajos más comerciales que les permitía vivir de ellos con holgura y cierto éxito. ¿No es eso ingenio y modernidad?

Un ejemplo magnífico de este tipo de escritoras es el que encontramos en Cuatro damas del misterio, que publicó en noviembre de 2019 la editorial Funambulista. Una edición que recoge cuatro relatos inquietantes y misteriosos, firmados cada uno de ellos por sendas escritoras. Un cuarteto magnífico formado por: Louisa May Alcott, Vernon Lee, Amelia B. Edwars y Margaret Oliphant
 
LEER MÁS

No hay comentarios: