viernes, 29 de julio de 2016

"El enemigo en el espejo" en La Orilla de las Letras

Puedes cambiar de nombre, de país y hasta de aspecto; pero si tu pasado está lleno de actos criminales graves, lo más probable es que alguien acabe encontrándote. Pero, ¿y si el que te encuentra te ofrece un trato? ¿Crees que podrías redimirte de tus pecados realizando un puñado de buenas acciones? Este es el punto de partida de El enemigo en el espejo, la novela de Leif Davidsen de la que a continuación os voy a hablar.
Vuk es un serbocroata criado en Dinamarca con un importante pasado delictivo a sus espaldas. Intentando huir de sus crímenes, se instala en Estados Unidos con su familia. Nadie sospecha de él, nadie imagina que vive bajo un nombre falso. Hasta el atentado del 11 de septiembre. Tras esta fecha, la CIA le descubre. Lejos de entregarle a la Interpol, el gobierno de los Estados Unidos le brinda la posibilidad de trabajar bajo sus órdenes. Su misión será dar con un importante miembro de Al Qaeda. Lo que no sabe Vuk es que el comisario danés, Per Toftlund, su gran enemigo, también anda tras las pistas de nuevos posibles terroristas. ¿Qué pasará si Toftlund se entera de que Vuk está vivo?
El 11 de septiembre marcó un ante y un después en la vida de los norteamericanos y de todos los que comprobamos con horror lo que eran capaces de hacer los terroristas islámicos. A partir de ese día, todos los países extremaron sus medidas de seguridad, especialmente los Estados Unidos. El gobierno americano puso en marcha varios planes de acción. El enemigo en el espejo, esta obra de ficción, nos habla de uno de estos supuestos planes: la captación por parte de la CIA de un delincuente perseguido en Europa con el fin de, gracias a él, conseguir encontrar a importantes miembros de Al Qaeda en el mundo.
En esta novela nos encontramos con dos personajes fundamentales: Vuk y Per Toftlund. La historia comienza con Vuk, bajo el hombre de John, en Death Valley. Vuk es un serbiocroata criado en Dinamarca que conoce muy bien los horrores de la guerra. Como soldado, tuvo que hacer cosas de las que no se siente orgulloso. De hecho, en Dinamarca aún le persiguen por ello. Sus habilidades son precisamente las que hacen que la CIA lo capte. Como pronto comprobará el lector, Vuk es realmente bueno siguiendo pistas. Pero, ¿y si otros van tras la suya?


No hay comentarios: