lunes, 29 de febrero de 2016

Bailando con elefante y gato, de Yoko Ogawa, en Melibro


elefante


El protagonista de nuestra historia, el niño, entra en contacto con el ajedrez por un desgraciado accidente. Una muerte le llevará hasta la atípica residencia de un antiguo conductor de autobús, el Maestro. Él enseñará al niño el fascinante mundo del ajedrez y aceptará su inusual manera de jugar: bajo el tablero y acariciando al gato Peón. Así, el pequeño halla la concentración necesaria para sumergirse en el juego, sin ver las piezas ni a su oponente.
Del Maestro al Club de ajedrez de las profundidades oceánicas, la carrera del que empezará a ser conocido como Little Alekhine -por el famoso ajedrecista Alexander Alekhine-, irá ligada a partir de un momento, y para siempre, al autómata dentro del cual jugará al ajedrez y se enfrentará a adversarios de diversa índole. Siempre acompañado por el recuerdo del Maestro, por la elefanta Indira (que vivía en la azotea de un centro comercial), por la Momia, y por Peón.
‘Bailando con elefante y gato’, además de la pasión por el ajedrez, narra también el miedo a crecer del protagonista. La elefanta, cuyo tamaño le impidió salir de la azotea, el obeso Maestro que no podía ya conducir el autobús por su desorbitado tamaño, o la Momia -una joven atrapada entre dos paredes-, se convierten en la evidencia de la tragedia que es crecer. Para evitarlo, Little Alekhine inicia un proceso irreversible y doloroso, con el fin de adaptarse al tamaño del autómata para así detener ese proceso vital y mantener las dimensiones físicas de un niño siendo ya un adulto.

LEER MÁS

No hay comentarios: