Capítulo XIX de «LAS AVENTURAS DEL INGENIOSO DETECTIVE FRANK STAIN»


CAPÍTULO XIX

De cómo Frank Stain y Bartolo Andorga partieron en busca de sus respectivas aventuras

Tres días más tarde, a primera hora de la mañana, Frank y Bartolo separaron sus caminos, no sin considerable congoja por ambos lados.
Bartolo había recibido –tan solo cuarenta y ocho horas después del almuerzo en la mansión de Benamejí– una oferta de la agencia NIIDEA (Nuevo Instituto de Innovación y Desarrollo de Andalucía), con obligación de presentarse al día siguiente.
Frank estaba afligido por la idea de perder a su fiel escudero en la aventura más arriesgada y emocionante de su vida detectivesca, mas no quiso posponer el viaje a un futuro incierto. Macarena y Pepe, a los que Bartolo alertó inmediatamente sobre las intenciones de su jefe, intentaron disuadirle con todo tipo de argumentos, pero Frank no flaqueó en su propósito.
Ante lo inevitable, a escondidas de Frank, Macarena pidió a un primo suyo –que trabajaba en una editorial de Barcelona– que velase allí discretamente por el detective, a fin de evitar males mayores.
A las nueve de la mañana del día de autos Frank tomaba el AVE en dirección a Barcelona, mientras Bartolo entraba en la moderna sede de NIIDEA. En la recepción estaban sobre aviso:
-       ¿Bartolo Andorga? Te estábamos esperando. El compañero Julio te va a enseñar la agencia y te presentará a los demás compañeros. Después resolvemos el papeleo.
El compañero Julio era un ordenanza dado al desaliño indumentario, alto y desgarbado, que se movía con desgana y hablaba lo justo:
-       Sígame.
Bartolo le siguió por un largo pasillo hasta un hall espacioso rodeado de aulas vacías. En medio del hall se alzaba un gran tablón de anuncios.
-       Aquí se cuelgan las actividades de la semana.
Bartolo leyó rápidamente el programa que comenzaba ese viernes:

  • 10:00 - 13:00 hrs: seminario sobre Iniciativas Público-Privadas para el Desarrollo - La Experiencia Catalana, impartido por el experto y consultor don Roque Guinart.
  • Sábado (21:00hrs): aula práctica sobre Políticas de Género e Inmigración; lugar: Locura Tropical Ardiente (traslado en autobús).
  • Domingo: caso práctico sobre Deporte y Desarrollo (20:00 hrs, asistencia al partido Sevilla-Barcelona en el palco presidencial del Sánchez-Pizjuán).
  • Lunes (de 10:00 a 13:00 hrs): taller de preparación del viaje de prácticas de cooperación internacional al desarrollo a La Habana y Varadero.
  • Martes (de 10:00 a 13:00 hrs): curso sobre El Deber de Custodia de los Documentos Oficiales - Prácticas de uso de cajas fuertes y cámaras acorazadas (lugar: Palacio de San Telmo y Consejerías).
  • Miércoles (día completo): seminario sobre Pesca Sostenible; almuerzo de trabajo y clausura del seminario en Bajo de Guía (traslado en autobús).

  • Jueves (día completo): seminario sobre Ganadería Sostenible; almuerzo de trabajo y clausura del seminario en Jabugo (traslado en autobús).
  • Viernes (día completo): taller sobre La Lucha contra el Contrabando y la Evasión Fiscal - La Experiencia Gibraltareña. Lugar: Peñón de Gibraltar (té de clausura ofrecido por el Ministro Principal, don Fabián Picardo).

-       Cómo verá, las criaturas no paran. No les dan un minuto de respiro, ni en fines de semana.
Bartolo fue incapaz de hurgar en el rostro inabordable del compañero Julio. Caminó tras él por otro pasillo que desembocaba en un pequeño bar. Dos decenas de individuos cincuentones (Bartolo reparó en que no había ninguna mujer) desayunaban café con tostadas, leían el periódico y conversaban a voces. Julio apuntó hacia una de las mesas:
-       Esos son ex alcaldes y concejales de la Sierra Norte.
Y después a otra:
-       Y esos del Aljarafe.
Y a otra:
-       Y esos de la Sierra Sur.
-       ¿Y aquellos de la mesa del fondo?
-       Esos son los amigos del Tieso.
-       ¿El Tieso?
-       ¿No sabe quién es?
-       No.
-       Pues entérese rápido por la cuenta que le trae.
Una voz se impuso desde una de las mesas a las conversaciones y al ruido infernal de la máquina de café:
-       ¿Julio, ése es el nuevo?
-       Sí, don Ángel.
-       Tráelo para acá.
El ordenanza acompañó a un cohibido Bartolo a la mesa de la Sierra Norte, que don Ángel compartía con media docena de barrigudos ex ediles municipales.
-       Bienvenido, hombre. ¿Cómo te llamas?
-       Bartolo, Bartolo Andorga.
-       Tú vienes recomendado por Antonio Ortega, ¿no?
-       Creo que fue don Álvaro Benamejí.
-       Tanto monta monta tanto, Ortega que Benamejí. ¿Qué te parece la agencia?
-       Muy bien, pero yo pensaba que venía aquí a trabajar.
-       ¡No seas impaciente, hombre! Para reinsertarse en el mercado laboral primero hay que formarse. De aquí salimos todos con un pedasso de máster.
-       ¿Un máster de qué?
Don Ángel dio una elegante larga cambiada hacia un compañero de mesa:
-       ¿Máster de qué, Perico?
-       Máster en Alta Dirección de Instituciones Laborales y Sociales para el Desarrollo.
-       ¡Ahí es nada! –corroboró orgulloso don Ángel.
Bartolo dejó escapar una mueca de angustia:
-       ¿Y cuánto cuesta eso? Yo estoy en el paro y lo que necesito es un trabajo.

Don Ángel sonrió comprensivo:
-       ¡No te agobies, hijo! Aquí no sólo no tienes que pagar el máster sino que te van a pagar a ti por estudiar… e incluso por practicar (risas en la mesa). Así que relájate y disfruta.
-       ¿Pero quién paga?
-       ¿También te vas a preocupar por eso? Tú sólo tienes que saber que nosotros no dejamos a nadie tirado. Como en la guerra: no abandonas a los tuyos heridos en el campo de batalla. Guárdalo bien en la cabeza porque algún día tendrás que corresponder a esta generosidad.
La mirada de don Ángel se enroscó como una serpiente pitón en los ojos de Bartolo, que se sorprendió al oír la voz dócil que salía de su propia boca:
-       Sí, sí, claro. Por supuesto.

(Continuará...) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Por San Jorge!

Capítulo II de «LAS AVENTURAS DEL INGENIOSO DETECTIVE FRANK STAIN»